Las + Recientes

Diabetes: signo del proyecto civilizatorio

Diabetes: signo del proyecto civilizatorio

Hay enfermedades que no se deben a virus o bacterias que invaden el cuerpo y lo hacen decaer. Existen padecimientos que son efecto de la forma y estilo de vida. Al mismo proyecto civilizatorio. Por ello las enfermedades a las que nos referimos son inéditas. ¿Por qué los niños de las zonas rurales padecen obesidad? ¿A qué se debe que adultos e infantes estén gordos? Jamás había ocurrido que porcentajes tan altos de la población estuvieran en dicha circunstancia. Una civilización que pone como estrella polar de la vida de sus miembros el confort y el consumo, necesariamente produce morbilidad. Todos los esfuerzos creativos-formativos-económicos-políticos-familiares son vistos como medios para conseguir dos fines: confort y alto consumo. Todo mundo quiere ganar el mayor dinero posible para poder consumir lo más posible. Y en cuenta a la inventiva igualmente: se hace ciencia y se produce tecnología, ¿para qué? Para inventar el control remoto y cambiar canales de televisión desde el sofá. Ese es uno de los signos vivos de la cultura contemporánea: geniales medios para fines estúpidos. Como toda la tecnología fantástica que se usaba para producir las tontas telenovelas de Televisa. Es el signo mismo de toda esta civilización que está enferma. Y el producto visible es la silueta gorda de los miles de niños que se agitan por correr.

Por ello, a la diabetes tipo dos, la que llega por la obesidad y la falta de actividad física, la califican con toda razón, como una enfermedad cultural. No es un dato aislado, es un síntoma de todo un sistema de valores y formas de vida. Ya no curarla, sino mantenerla a raya tiene costos incosteables. El presupuesto que el sistema de salud tendría que desembolsar para atender las enfermedades crónicas es, sencillamente, insostenible. Por ello mismo el modelo de la atención a la salud en México debe cambiar, no puede seguir siendo un modelo basado en la clínica, en la atención individual de padecimientos en la geografía del cuerpo.

En el año 2016, en Zacatecas la diabetes fue la tercera causa de muerte; este 2017 logró ubicarse en la segunda causa.

Por el costo en vidas y monetario es urgente transitar hacia el higienismo que previene comportamientos. Igual que los sistemas económicos deben transitar a formas sustentables. ¿Hay alguna relación entre la proliferación de enfermedades crónicas como la diabetes tipo dos con el desastre ecológico del planeta o por el descontento ante tanta desigualdad? Si lo hay: tienen la misma causa. En suma, debemos cuestionar los cimientos de la modernidad. Aspiraciones que enferman nuestros cuerpos, a nuestra sociedad y al planeta.

Pero mientras eso pasa, el Estado debe implementar medidas urgentes que atemperen los efectos: políticas de prevención para evitar que los niños estén obesos y los adultos diabéticos e hipertensos. Desde la escuela enseñar saberes para la vida, no sólo sepan de historia o matemáticas, sino que sepan alimentarse y cultivar su cuerpo. La escuela debe recuperar el interés por la vida y guiar a los niños por el camino del plato del buen comer y la activación física. Se debe, de una vez por todas, evitar que nuestros niños tomen ese veneno llamado “refresco” y consuman basura conocida como “papitas” o “gansitos”. El arcoíris de la vida sale en la orilla de un parque y se sienta a comer sin sal, azucares y harinas blancas. Y disfruta de la calidad de vida cerrándole la entrada a la diabetes.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ