Las + Recientes

¿Y ‘ora qué?

¿Y ‘ora qué?

La Gualdra 314 / Río de palabras

 

Para Miguel Ángel Aguilar Huerta

 

Lo que me trae bien enchilado es que ella sí pistea. La Chimex desde muy tempranito jala para el jardín Hidalgo a inflar con la broza. El puro cotorreo. Mientras, yo me tengo que ir a partir el lomo al mercado a cargar canastas, costales y rejas. La Jefa a puro pellizco me llevó a jurar por cinco años con el padrecito. En cuantito salí del hospital a puro pellizco como si fuera un mocoso me llevó a jurar a la iglesia. Los médicos del hospital le fueron con el cuento de que si seguía chupando mea cargaba el payaso. Que estuve así, pero así de que me calavereara. Que se me estaba picando el hígado. Y no sé qué más fregaderas. Y la Jefa se escamó todita. ¡Y vamos para jurar! Mientras mi vieja se la pasa todo el santo día de guaina. Y yo, firmes, aguantándome la recanija sed. Con la panza pegada al espinazo. Y los pinches retortijones. Y se me anuda la tripa gorda con la tripa flaca. Empecé a chupar desde muy mocoso. Mientras estaba en el equipo de beis de la cuadra. Jugábamos pelota en un llanito de a cartones de cheve. Ahí empecé y la mera neta pues me gustó entrarle a las amarillas. Lo que me pudre es que la Chimex anda bien peda. En el puro borlo. Talonea una feria, se va al jardín con la racita a entrarle con fe al guachacol. Luego, se jetea en una banca un rayo. Y luego va de nuez: a talonear una luca y a chupar. Mientras yo me la rifo en el mercado cargando unas canastas y unas rejas bien chonchas. Refinando gordas y tamales y chescos hasta ponerme bien tripón. Yo lo que necesito son unas buenas vitaminas ameriquequis, de las que traen del chuco. Bien perronas. Chidas de a madres. Pero la Jefa no, que traes los ojotes bien amarillotes, que los mareos, y las vascas, y los sudores, la temblorina… y no se qué tanta babosada y juímonos p’al hospital y de ahí a la jura. Y mientras, la Chimex bien contentota, que hasta le bailan los ojos, toda chamagosa, y el océano le apesta a purito dragón. Después de la jura, la Jefa me recetó dos cachetadotas de ida y vuelta que me sentaron de nalgas. Los cachetes nomás me quedaron ardiendo y me palpitaban pinche de gacho. ¿Y ‘ora qué? ¿Qué onda? ¿Qué pedo?

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_314

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ