La persistencia del Dinosaurio: la izquierda atrapada en la singularidad

La persistencia del Dinosaurio: la izquierda atrapada en la singularidad

Los votantes de izquierda están ahora mismos decepcionados de los partidos por los cuales votan, especialmente el PRD y Morena. Es histórico que en el Estado de México hubiera un cúmulo de votos para la izquierda que rebasa el 60 %, y  que el voto priista haya bajado de 65 a 32%. Esto es, nos encontramos con una estructura de electores orientados por dos consignas: contra la corrupción y contra la desigualdad. Sin embargo, las dirigencias de los partidos de la llamada izquierda, el PRD y Morena, no actuaron conforme a la expectativa de los ciudadanos que los soportan, sino de acuerdo a sus intereses políticos inmediatos. No cuidaron atender el llamado de la población harta de la corrupción en el estado que en el 2015 presentó más irregularidades que el Veracruz de Duarte. Quitar al grupo Atlacomulco del poder estatal era esencial para limpiar al espectro completo de la clase política. Es el núcleo territorial del grupo político que ha hecho del gobierno una manera de sacar ventajas privadas. Al interior del PRI hay diversos grupos, y el grupo del Estado de México es donde se concentra la piratería gubernamental. Así las cosas, para los ciudadanos era el signo de la esperanza de que ese cáncer podía ser extirpado. Pero la corta visión, ambición política y cálculos cortoplacistas de los dirigentes partidarios de los dos partidos que mencionamos, provocó que no se asegurara este triunfo estratégico para la izquierda. Ahora mismo, estamos ante la posibilidad de que el PRI se alce con el triunfo y la continuidad en esa entidad.

El PRD pudo hacer alianza con el PAN y no lo hizo con Morena. Pusieron como pretexto las expresiones poco afortunadas de AMLO (lo cual es cierto); pero ante la gravedad del tema, eso no justifica que no hayan podido lograr un acuerdo para asegurar la derrota del dinosaurio. Si hubieran querido, y aceptado que Juan Zepeda a pesar de tener mejor perfil que Delfina, estaba abajo en las intenciones de voto, y por tanto realizar una negociación que asegurara el triunfo electoral y, al mismo tiempo, un buen posicionamiento para el 2018. ¿Por qué no lo hicieron? No lo sé, pero es posible pensar en la decisión de preferir una alianza con el PAN y algunos grupos priistas para la contienda madre sea la expresión de una decisión de alianzas para el año que entra.

Por el lado de Morena, igualmente, no hubo ese esfuerzo: sentarse a ofrecer ventajas comparativas para el aliado. Aquí el problema es distinto, lo que ocurre en este partido es la intención de no soltar el control centralizado de las decisiones políticas. Una alianza horizontal crea una descentralización del control de la alianza, por ello, llaman no a una alianza normal, sino ‘a sumarse’; de esta manera podrían tener mayor fuerza sin renunciar a la hegemonía central de la conducción. Por ello, en Morena no se cuenta con una vida institucional funcional, porque  todo depende de las consignas que emita el jefe máximo. Aunque esta conducta le puede costar la presidencia de la República.

Pues bien, ambos partidos abandonaron las aspiraciones populares de darle prioridad a la derrota del reptil priísta que asfixia a la nación en un pantano de corrupción. Las élites partidarias son insensibles e incapaces de poner las aspiraciones populares por encima de sus cálculos posicionales de corto plazo. Es la forma de explicar por qué, a pesar de la importancia de esta elección, la ausencia de votantes fue del 50%. Esta elección sirvió para observar todos los factores que deben superarse a fin de lograr un bloque electoral ganador en el 2018. Tengo claro que es mayor el problema del lado del PRD porque es un partido del Pacto, que hizo alianzas no sólo con el PAN, sino con el propio Peña Nieto. Pero en el caso del Estado de México, la corriente que llevaba la elección no era de los Chuchos (Pactistas), sino de una corriente que se reivindica a favor de un bloque entre las izquierdas, por ello había esperanzas de acuerdo. Con este panorama, me parece que debe entrar con determinación el grupo que forma Cuauhtémoc Cárdenas llamado ‘Por México Hoy’ con la misión expresa de convertirse en mediador-posibilitador del bloque electoral que arriba mencionamos.

Sin embargo NO hay mucho espacio por donde tener esperanzas: los actores políticos están atrapados en la singularidad. Sólo ven y justifican su acción para cumplir posibilidades particulares concretas. Lo demás les parece una sombra de irrealidad, ‘ingenuidades’ y cosas así. Lo ‘real’ (para estos hombres) no tiene que ver con el futuro. Pero la única manera de superar este ‘estar atrapado’ en la singularidad es una narrativa como proyecto de futuro que pase a valores asumidos como deberes. Es decir, mientras no haya cierta ética de la universalidad, el cinismo le ganará la partida a la esperanza. Y la fragmentación de los singulares hará imposible la narrativa de futuro que haga posible la unificación de los singulares bajo un objetivo común o ‘universal’. Por ello, el reptil priista seguirá coronado mientras la izquierda esté atrapada en la singularidad.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ