Impuesto Ecológico: Peña no es amigo de Zacatecas

Impuesto Ecológico: Peña no es amigo de Zacatecas

Cuando se tocan los intereses no hay amistades. En el ámbito de la política se usa en forma desgastada la palabra “amigo”. Se usa para denotar algunas relaciones de complicidad y empatía en las ideas o en las coyunturas, nada que ver con la amistad en sentido clásico. En otras palabras: es para indicar algún tipo de filiación, o  una forma de mostrar alianza. Así, la ‘filia’ de la amistad a la que se refieren en el argot político es una manera de indicar que son aliados en algo. Alianza significa que mantienen algún tipo de intereses o provechos comunes. En el caso de los que se declaran “amigos del presidente” son ilusos que no toman en cuenta una característica de la política: la veleidad. De un momento a otro la red de “amistades” (o aliados) cambian radicalmente porque las coyunturas modifican el escenario del poder: la ‘amistad’ depende de la escenografía. Y en ella hay personajes principales y secundarios. Y extras en tramoya. Y en el escenario de la política nacional aquellos que reivindiquen los intereses públicos nacionales son, en el mayor de los casos, antagonistas de aquellos que ejercen el poder.

En un gobierno entregado a los poderes fácticos, un personaje que intenta afectar a dichos poderes queda fuera de escena. En este caso, y por efecto de la contingencia propia de la vida institucional, Zacatecas ‘se vio obligado’ a tomar el único camino que quedaba: voltear a las enormes fortunas que siguen incólumes en un país precario. No hay bolsas en el petróleo, todas las posibles formas impositivas a las clases medias ya fueron aprobadas, y la deuda también ya fue explotada hasta el extremo. Así que la afectación de los muy ricos fue la última opción para no caer en la franca disfuncionalidad del Gobierno estatal. Es decir, no fue una decisión producto de alguna convicción igualitaria o de una bandera por la justicia. Por ello lo “precipitado” de la solución.  Y los montos que imponen hablan de una medida tibia. Sin embargo, se tomó la decisión y se llevó adelante. Pero el Gobierno Federal dominado por los poderes fácticos (lejano de Zacatecas) vio en esa medida una ficha de dominó que podía caer encima de otras y generar un tren de fichas cayendo por gravedad. Estados e instituciones volteando a los mega-ricos que se aprovechan de los recursos y mercados nacionales y no aportan nada. Pero dichos ricos inciden de forma determinante en el gobierno de México: realmente ellos gobiernan. Las reformas estructurales que desmontaron y destruyeron la constitución producto de la revolución mexicana lo demuestran. En cuanto alguna institución o estado propone afectar sus intereses, deja de ser su aliado, es decir, deja de ser su ‘amigo’. Por ello apelar la amistad en estas circunstancias es ingenuo.

El efecto social y nacional del llamado Impuesto Ecológico ha abierto una puerta para explorar una clave en la solución de los problemas nacionales: el impuesto al capital. Y aun cuando el gobierno de Peña logre revertirlo, ya no podrá detener la intención de muchos más actores de la vida política nacional de explorar otras rutas para este mismo objetivo. Un epílogo hay en este litigio: en Zacatecas no somos amigos de Peña Nieto.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70