Soberanía mexicana vs muro Trump

Soberanía mexicana vs muro Trump

■ Comentarios Libres

Presidente Trump: su muro nos agrede

y deja la estatua de la libertad como

leyenda. Iremos a tribunales internacionales.

viva la fraternidad.

Andrés Manuel López Obrador

México, sufre hoy una amenaza anunciada con la construcción de un muro fronterizo por parte de los Estados Unidos, cuyo costo económico total será a cargo de nuestro país. El actual ocupante de la Casa Blanca, Donald Trump quien justamente cumple 8 días en el cargo, ya ordenó esa determinación que fue una de sus propuestas de campaña.

Bajo estas condiciones, es importante la unión de todos los mexicanos en defensa de la soberanía nacional, para contrarrestar semejante atentado. Esa actuación urgente, involucra a todos los empresarios; campesinos; a la clase política incluyendo a los partidos; productores; universidades públicas y privadas; obreros; académicos; intelectuales;  estudiantes y pueblo en general. Con un frente común, se dará respaldo y fortaleza a nuestro débil Presidente, cuya mínima capacidad en estos momentos de preocupación, sólo le permite anunciar un encuentro con Trump el próximo 31 del mes actual.

Seguramente Peña, desea acudir de rodillas a implorar a ese hombre, que no atente contra nuestro país en aras de la amistad y construya puentes en lugar de muros.  Conociendo al personaje, como respuesta, tal vez le aseste un portazo en la cara,  o un puntapié en el trasero.

Dada la gravedad de los hechos, no obsta para formular comentarios que considero obligados.

El concepto soberanía puede definirse: primero, soberanía en sentido positivo, también llamada interna o nacional. Implica la superioridad del poder del Estado; existe un grado de superioridad que se ejerce sobre el elemento población que lo conforma dentro del territorio nacional. Soberanía en sentido negativo, también llamada externa o internacional, se entiende la no sumisión ni subordinación a un poder distinto al del Estado; así cada uno de los estados, en calidad de soberanos gozan de un ámbito de igualdad jurídica. Bajo este último concepto, podemos decir que todos los países son soberanos. México es soberano. Puedo pensar que ni Peña ni Trump conocen tal concepto. El primero, por su falta de preparación académica como licenciado en derecho y el segundo, cegado por su ira  en contra de todo el planeta.

Peña como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, tiene elementos para defender enérgicamente la soberanía de nuestro país:

1.- Suspender concesiones y acuerdos a norteamericanos, sobre explotación de nuestros recursos, promulgados en 2014 como consecuencia de la reforma energética de 2013 que revirtió negativamente las disposiciones del artículo 27, uno de cuyas disposiciones sociales, les dio gloria mundial a los Constituyentes de 1917. 2.- Dejar de efectuar compras a Ford y General Motors.

3.- Antes de que Trump amenace, Peña ya debió adelantarse y retirarse inmediatamente del TLCAN y tomar la iniciativa de emprender políticas comerciales con otros países como China, América Latina, Corea y otros.

Constitucionalmente, Peña como Presidente de nuestro país, tiene facultades para dirigir la política exterior. Nada menos que el artículo 89 en la fracción X textualmente le indica: “…Las facultades y obligaciones del Presidente son las siguientes: …X.- Dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, así como terminar, denunciar, suspender, modificar, enmendar, retirar reservas y formular declaraciones interpretativas sobre los mismos, sometiéndolos a la aprobación del Senado. En la conducción de tal política, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales…”

Igualmente, el Senado tiene facultad constitucional para aprobar la política exterior emprendida por el Ejecutivo. En la fracción I del artículo 76 se lee: “…Son facultades exclusivas del Senado: Analizar la política exterior desarrollada por el Ejecutivo Federal con base en los informes anuales que el Presidente de la República y el Secretario del Despacho correspondiente rindan al Congreso.

Además, aprobar los tratados internacionales y convenciones diplomáticas que el Ejecutivo Federal suscriba, así como su decisión de terminar, denunciar, suspender, modificar, enmendar, retirar reservas y formular declaraciones interpretativas sobre los mismos…”

Ha sido muy generalizada la opinión de que Peña no debe acudir a reunirse con Trump. Coincido. Por dignidad, no debería ir. Dada su bajísima popularidad que a la fecha tiene según las estadísticas, no le conviene. Hace más daño a su persona, lesiona a México y debilita más aún a su propio partido.

Y, eso es justamente lo que hace. Debilitar más a su partido en pleno proceso electoral local de algunas entidades, entre ellas, una muy importante la del Estado de México. Si tuviera un poco de sentido común… el tiempo no está para “lucimiento”.

Andrés Manuel López Obrador le pide algo que me parece lógico y congruente. Que demande a Estados unidos ante la ONU por violar derechos humanos, y el día 31 del actual, presentarse con Trump para entregarle copia de la demanda interpuesta. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70