310 Aniversario del Colegio de Propaganda Fide de Nuestra Señora de Guadalupe

310 Aniversario del Colegio de  Propaganda Fide de Nuestra Señora de Guadalupe
Coro del antiguo Colegio de Guadalupe actualmente en el Museo de Guadalupe. Secretaría de Cultura-INAH.

La Gualdra 276 / Arte / El Templo de las Musas

El pasado 12 de enero se celebró el 310 Aniversario de la fundación del antiguo Colegio Apostólico de Propaganda Fide de Nuestra Señora de Guadalupe, espacio que en su mayoría ocupa el Museo de Guadalupe. Por ello dedicamos el primer artículo de este año al enclave misional más importante del Septentrión Novohispano durante el siglo XVIII.

La Congregación de Propaganda Fide surgió en 1622 como una rama más de la Orden Franciscana y fue establecida por el papa Gregorio XV. En ese mismo siglo, para 1683, se decretó la fundación de colegios en el territorio español: en América y Filipinas. Los Colegios de Propaganda Fide se concibieron para desarrollar diversas tareas tales como: centros de aprendizaje de las lenguas nativas, seminario para novicios, estancias para los religiosos; en resumen, eran centros de educación y de evangelización.

En la década de 1680 se abrieron varios colegios franciscanos en España con la intención de preparar en no menos de dos años a los candidatos a la evangelización en América. Entre los colegios que se abrieron están: Escornalbou en Cataluña en 1688, Nuestra Señora de la Oliva en Castilla en 1689, San Antonio de Arcos de la Frontera en Andalucía en 1698, San Roque de Calamocha en Aragón en 1690, San Juan de Villaviciosa en 1692 y San Antonio de Herbón en 1702, ambos en Asturias, entre otros.

Para 1682 un grupo de veintidós franciscanos encabezados por fray Antonio Linás viajaron de España a América para fundar en total siete colegios: el Colegio de la Santa Cruz en Querétaro (1683), el Colegio del Cristo Crucificado en Guatemala (1701), el Colegio de San Fernando en la Ciudad de México (1733), el Colegio de San Francisco en Pachuca (1771), el Colegio de San José de Gracia en Orizaba (1799), el Colegio de Nuestra Señora de Zapopan en Jalisco (1816); y el Colegio de Nuestra Señora de Guadalupe en Zacatecas, fundado el 12 de enero de 1707 por fray Antonio Margil de Jesús quien se distinguió por su labor misional en la Sierra Gorda de Querétaro, Michoacán, Chiapas, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras.

El Colegio de Nuestra Señora de Guadalupe en Zacatecas tuvo como principal objetivo preparar a los frailes que partieron a fundar misiones hasta Texas y Nuevo México. Por lo que éste fue un bastión misional del que salieron numerosos grupos de frailes para evangelizar las tierras del norte de México y el actual sur de Estados Unidos, contribuyendo durante más de doscientos años a la fundación de ciudades a lo largo de la Ruta Histórica del Camino Real de Tierra Adentro.

En el siglo XIX derivado de la exclaustración, este recinto, al igual que otros tuvo varios usos. Una parte del inmueble fue escuela de artes y oficios, otra se convirtió en hospicio de niños, e incluso se adecuó como caballeriza. Sin embargo, siempre se conservó el templo como área de culto y una parte de la construcción para el uso de la orden franciscana, condición que perdura hasta nuestros días. Los colegios europeos y americanos fueron suprimidos por Bula Papal en 1908. En 1917 el inmueble abrió sus puertas como Museo de Antigüedades del ex Convento de Guadalupe y su primer director fue el pintor Manuel Pastrana.

El Colegio de Guadalupe se construyó en las Huertas de Melgar cuyo nombre deriva del quien donó la tierras, Jerónima de Castilla viuda de Melgar en 1674, ahí existía una antigua ermita dedicada a Nuestra Señora del Carmen. Dos años más tarde se otorgó el permiso eclesiástico para la construcción de un nuevo santuario dedicado a la Virgen de Guadalupe y una hospedería para los frailes que viajaban hacia el norte.

Los primeros trabajos iniciados en 1702 incluyeron la fábrica de la planta baja: el claustro de San Francisco, el templo y la sacristía, el atrio, el cementerio para bienhechores y el noviciado. Las labores continuaron y para 1797 ya se encontraban terminadas las catorce estaciones con los catorce nichos con cruces de piedra del vía crucis del atrio. A fines del siglo XVIII el colegio contaba con dormitorios, capillas, área de enfermería, Escalera de San Miguel o Regia, iglesia y coro. En 1832 se comenzó la edificación de la Capilla de Nápoles, finalizando la labor con la adecuación de los aljibes.

Resulta por demás importante anotar que este antiguo colegio es el único que conserva en su lugar original la obra que se hizo exprofeso para espacios tales como la Escalera Regia, los Claustros de San Francisco y de la Pasión de Cristo o el Coro. De ahí que en 1939 además de que el Museo de Guadalupe quedó bajo custodia del Instituto Nacional de Antropología e Historia, también fue nombrado Monumento Nacional.

 

*Curadora.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70