1977. El movimiento universitario en defensa del acceso popular a la educación superior en la UAZ

1977. El movimiento universitario en defensa del acceso popular a la educación superior en la UAZ

El Mirador de Heródoto

(1/2)

“Pienso que no existe un solo hombre progresista que sea partidario de una universidad convulsionada, en perpetua confrontación con la sociedad o con parte de ella. No es éste el designio de los centros de enseñanza superior. Sin embargo, sostengo que cualquier institución con ese objetivo, que no esté íntima y directamente preocupada y ocupada de la sociedad en la que está inmersa, es todo, menos una universidad.”

Noé Beltrán, en: 1977 Autonomía y sociedad en Zacatecas. Una historia recuperada, 2011, p. 17.*

 

El propósito de abordar en esta columna periodística datos referentes al movimiento de 1977 en la Universidad Autónoma de Zacatecas que tuvo como motor la defensa de su autonomía y la democratización de la enseñanza y formas  de gobierno en su interior, reside en recordar, a 40 años de distancia, un acontecimiento que señala un antes y un después en el devenir institucional. Se trae a la memoria en función de que es importante para comprender analíticamente la propia identidad universitaria.

Al interrogar al Ing. Raymundo Cárdenas Hernández, -en aquella época docente investigador en la Escuela de Ciencias Químicas y secretario general del recién nacido SPAUAZ- al respecto, él hizo referencias del contexto mundial, nacional y local en el que surgió el mencionado movimiento universitario, respecto al cual, si bien ya se han escrito artículos y libros, aún faltan muchos aspectos por desentrañar que constituyen un desafío para los investigadores de la historia de la UAZ. También aludió a sus consecuencias y prospectiva. Sobre eso comentaremos.

En 1968 el Instituto de Ciencias Autónomo de Zacatecas, por decreto legislativo se transformó en la actual UAZ, la cual nació con marcadas propensiones elitistas y sin modificar sus métodos de enseñanza tradicionales.

En 1971 se llevó a efecto el Simposium de Reforma Universitaria, cuyos resolutivos mandataban la  democratización de sus órganos de gobierno y la modernización del proceso enseñanza aprendizaje para elevar el nivel académico. Se pugnaba por una educación “Democrática, Científica, Crítica y Popular”.

En los pasos encaminados al logro de las anteriores metas se encuentran las raíces del conflicto que se estaba gestando desde tiempo atrás. El pretexto que lo desencadenó fue la oposición al “pase automático” en la Escuela de Medicina.

Fue así que el grupo autodenominado “Alianza Universitaria” con apoyo de las fuerzas policiacas al mando de Miguel Ángel Hernández tomó por asalto la Rectoría de la UAZ, en función de que la Institución se había convertido en “cloaca dominada por agitadores y facciosos con sus consignas de preparar asaltantes, terroristas, asesinos y guerrilleros”, según un desplegado publicado en la prensa local.

Entre los integrantes de Alianza Universitaria estuvieron los siguientes directores de escuelas: Raúl Estrada Padrés (Medicina), Tarcicio Félix Serrano (Derecho), Rubén A. Prezza (Ingeniería), Gustavo Sánchez (Ciencias Químicas), Fernando Incháurregui (Comercio y Administración), Raymundo Orozco (Enfermería), Roberto Ramos Dávila (Secundaria), personas que en diferentes grados estaban ligadas con la extrema derecha local, esto es, con los latifundistas, ganaderos y comerciantes.

Cabe hacer notar que los grupos conservadores de la sociedad, que detentan el poder económico, ordinariamente condenan la protesta social, así sea ésta justa y pacífica, y la criminalizan considerándola atentatoria contra el orden público, lo que torna legítimo tanto el uso de la fuerza desproporcionada como de otros elementos coercitivos. Pues en esa ocasión fue la clase social más elevada de Zacatecas vinculada con la Alianza Universitaria  quien protestó

Antes de aludir a la participación de universitarios en el Frente Popular de Zacatecas, cabe hacer notar que los tres siglos de dominación española se caracterizaron por el despojo de la propiedad, la explotación de los indígenas y la concentración de tierras en manos de los peninsulares. Así surgieron los latifundios.

A partir de la Constitución Mexicana de 1917 y durante casi 8 décadas el reparto de tierras para los campesinos mantuvo su carácter constitucional.

En la década de 1970 distintas fuerzas campesinas en Zacatecas demandaban tierra, en tanto que los latifundistas estaban reacios a acatar las  leyes derivadas de la Reforma Agraria. Algunos docentes universitarios, miembros de Alianza Universitaria eran abogados de los latifundistas.

En aquel entonces, la organización más importante ocupada en defender la tierra a favor de los campesinos fue el Frente Popular de Zacatecas, conformado por campesinos y estudiantes. Su primer presidente, en 1974,  fue Juan Francisco Valerio Quintero y posteriormente el liderazgo fue asumido por Jesús Pérez Cuevas, director de la Escuela de Economía de la UAZ, y otros universitarios como Luis “El Oso” Medina Lizalde y Abel García Guízar,   quienes asesoraron a los campesinos para que bajo el amparo del artículo 27 Constitucional, obtuvieran tierras, hasta acabar con los latifundios. La tarea quedó inconclusa en función de que en 1992, Carlos Salinas de Gortari emitió una ley que frenó el reparto agrario.

Así las cosas, la afectación de los latifundios y la aspiración de convertir a la UAZ en una institución a la que tuvieran acceso jóvenes integrantes de las clases sociales populares desembocó en el atraco a la rectoría de la UAZ el 10 de enero de 1977.

En defensa de la UAZ surgió el grupo “Tendencia democrática”. En la próxima emisión continuaremos.

Así se observa el mundo desde El Mirador de Heródoto ■

 

*Docente investigador de la UAZ

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70