Pastoral Migrante: razones para el aplauso a la iniciativa

Pastoral Migrante: razones para el aplauso a la iniciativa

Hace unos días se realizó el cuarto Seminario de Pastoral Migrante, el evento (igual que los tres anteriores) fue organizado por una comisión de la diócesis de Zacatecas y un equipo del Doctorado en Estudios del Desarrollo de la UAZ.  Estas iniciativas generan esperanza porque emprenden proyectos con un sello que sintetiza una fórmula que puede traer buenos frutos para el desarrollo humano en el estado: la conjunción de la investigación de los académicos, la sensibilidad de la exigencia evangélica de la Iglesia, y la concreción de acciones con las organizaciones de la sociedad civil. Ante el Estado, que es más parte del problema (como la sistemática violación de los derechos humanos de los migrantes centroamericanos) que parte de la solución, son alentadoras estas iniciativas que rebasan ya la línea de declaraciones o publicaciones, y se pasa al emprendimiento de proyectos que intervienen en la realidad.

El evento tuvo tres componentes, y el anuncio de un fruto concreto: las investigaciones del tema migrante, las experiencias de la defensa de los derechos de los migrantes, y los talleres para delinear las líneas de acción de la pastoral migrante en Zacatecas; y la exposición del proyecto de un Centro Integral de Movilidad Humana y Desarrollo Comunitario. Debo reconocer la alta calidad de todos los componentes del evento, que incita a sumarse a dichas iniciativas. Los estudios sobre las estructuras económicas que provoca la migración forzada, generó la idea de que la acción debe articular una estructura solidaria alterna a la que llamaron Economía de la Muerte. La exposición de las experiencias fue francamente escalofriante; casas de migrantes atendidas por religiosos reportan la violencia inaudita a la que son sometidos los migrantes de paso por el territorio nacional: secuestros, torturas, desapariciones, asesinatos y trata. Violencias ejercidas por el crimen organizado y por el propio Instituto Nacional de Migración. Estado de terror hecho posible, en el fondo, por la visión de Seguridad Nacional del Estado Mexicano; en lugar de comprometerse con la visión de Seguridad Humana. Los centroamericanos salen forzados de sus pueblos forzados por las bandas de criminales (Maras), y son esperados por los criminales mexicanos en su tránsito, y además, acechados por la violencia de Gobierno Federal que los persigue, extorsiona y deporta. Y no sólo: la pobreza que los expulsa es una barbarie económica  que se profundiza aun más en México con las recientes reformas.

Pero lo más relevante del evento es la puesta en marcha de un compromiso por parte de la diócesis y los universitarios convocantes para emprender un proyecto que articule una red solidaria. Eso es realmente estimulante: el inicio de una Iglesia de Zacatecas que pasa de un modelo centrado sólo en la administración del culto a una Iglesia que toma compromiso concreto por las víctimas del neoliberalismo y el crimen organizado. Y además, de una universidad anémica alejada de la sociedad a una institución educativa con responsabilidad social. Y del mismo modo, con un llamado a participar. En uno de los talleres se llegó a la conclusión que las parroquias deberán iniciar trabajos dirigidos al Desarrollo Comunitario de sus territorios, para evitar que estos últimos se conviertan en lugares de expulsión. Para este objetivo se requerirá de la participación de muchos universitarios y organizaciones de la sociedad civil en coordinación con la Iglesia. En el evento se observó el entusiasmo de profesores y estudiantes de Psicología. Sin embargo,  espero que académicos y OSC’s que no saben aún de la iniciativa, al enterarse, hagan a un lado cálculos políticos y diferencias ideológicas, y asimismo sean invitados por los organizadores a sumarse a la red solidaria alrededor del proyecto ahí presentado. Para hacer confluir a toda la gente que se requiere, se  ocupa llamar a enfocar la participación desde la gratuidad y renunciar a toda actitud que rompa la unidad de acción.

A parte de este importante proyecto (el Centro Integral de Movilidad Humana y Desarrollo Comunitario), la Universidad y la Iglesia tienen muchas oportunidades de hacer sinergias para crear mejores escenarios de Desarrollo Humano en Zacatecas. Ya existe un Convenio-Marco que se firmó hace algunos años entre la UAZ y la Diócesis. Y ha habido procesos de colaboración con la Unidad de Historia y con el PEIDA. Sin embargo, hay mucho terreno que falta de cubrir: las posibilidades de colaboración rica en esperanza son enormes. La alianza de estas dos instituciones es de suma importancia porque puede detonar el ascenso de la sociedad civil en Zacatecas de manera significativa. Para terminar: da gusto escribir notas que deletrean la esperanza, y no sólo palabras que denuncian la ignominia. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70