Primer escenario de competencia electoral para los partidos políticos de nueva creación

Primer escenario de competencia electoral para los partidos políticos de nueva creación

Muchas opiniones se vierten sobre el interés que diversas agrupaciones manifiestan en constituirse como partido político nacional. De acuerdo a las normas contenidas en la ley electoral, al año siguiente al de la elección presidencial de 2012 se inició su proceso de constitución, por lo que 53 organizaciones presentaron su escrito de intención al entonces IFE. El proceso no es fácil, al contrario, resulta complejo y costoso. Lo más relevante es reunir a personas (60 mil al menos) dispuestas a afiliarse en actos solemnes, llamados asambleas (20 estatales o 300 distritales). Adicionalmente, integrar más cédulas de afiliación (en forma individual) para reunir .26% del Padrón Electoral. Esto efectuaron a lo largo de 2013, periodo en que estuvieron obligados a rendir un informe mensual  de ingresos y egresos. Hecho lo anterior, en enero de 2014 presentaron solicitud formal a la autoridad electoral, junto a sus documentos básicos y cédulas de afiliación. En forma suscita este es el periplo al que se aventuraron quienes tuvieron la intención de formar un partido político. En el camino se quedó la inmensa mayoría, pocos intentaron, siquiera, realizar alguna asamblea. Tres llegan a la etapa final.

Debo decir que los requisitos se han hecho cada vez más exigentes; el sistema en sí es más rígido. Ubico dos momentos relevantes del proceso evolutivo de los PP en nuestro país a partir de los años 70. Primero hubo mayor facilidad para las agrupaciones políticas con el propósito de institucionalizar la disputa por el poder público, pero también para crear una vía pacífica, propiamente política, de canalización de las demandas sociales; la meta era construir y fortalecer un sistema real de partidos políticos. El segundo momento es a partir de los años noventa, cuando se regularizó o normalizó el sistema, con un número importante de PP (11 en la elección de 2000) y algunos de ellos obteniendo triunfos mayoritarios; se creía que estaba ya fortalecido y la doctrina política ubicaba el caso mexicano como un sistema de pluralismo moderado. Luego de ello, diversas reformas electorales hacían suponer que se buscaba instaurar un bipartidismo, al estilo norteamericano, pero nuestra historia y cultura no dio para eso, si acaso esa fue la intención.

Para mí resulta claro que se ha cuidado evitar el riesgo de un multipartidismo sin control o como se le llama en la ciencia política, atomizado. Creo que las reglas están hechas para mantenerlo manejable: los actores políticos han decidido que para garantizar la Gobernabilidad democrática en este país, las reglas de organización social deben acotar el número de partidos, sin establecer un tope máximo, ya que la pluralidad ideológica y cultural debe ser expresada, también y sobre todo, en los espacios de representación política.

En este escenario, resulta relevante avizorar las reglas que enfrentan los PP de reciente creación. En breve, el Consejo General del INE resolverá sobre la solicitud de registro que le presentaron tres organizaciones; pareciera que sólo falta la formalidad para que se integren al sistema los nuevos partidos políticos: Movimiento Regeneración Nacional, Encuentro Social y Frente Humanista. Estos deben insertarse en la lógica de una nueva regulación nacional. El 24 de mayo entró en vigor la Ley General de Partidos Políticos cuyo objeto es la regulación y distribución de competencias entre la Federación y los estados en materia de: constitución de PP; derechos y obligaciones de sus militantes; bases de organización interna; formas de participación en las elecciones; sistema de fiscalización; pérdida de registro y su liquidación.

Explico brevemente lo que considero sus principales retos o primeros obstáculos y los centro en temas específicos: tipo de elección; coaliciones, porcentaje de votación y la fiscalización. Ya desde el año 2007 se estableció que la formación de partidos iniciaría sólo después de una elección presidencial, por lo que la agrupación que logre este propósito tiene que enfrentar su primer reto electoral en comicios intermedios, es decir, cuando se eligen a los  diputados federales, en cuyo caso los niveles de participación ciudadana bajan sensiblemente, por lo que se tienen mayores dificultades para obtener la votación que les permita mantener su registro y que les de acceso a los cargos de representación proporcional. Más aún, dicho porcentaje se incrementó, ya que pasó de 2% a 3% de la votación válida emitida; si en el año 2012 la votación fue de 50,323,153, en números aproximados, se trata de que cada partido político obtenga alrededor de 1.5 millones de votos. En la elección de diputados los esfuerzos se disgregan en 300 distritos que individualmente tienen que disputarse los votos para alcanzar la meta nacional. Además, tiene que ser del PP en solitario, ya que no se le permite integrar una coalición. La fiscalización más que un obstáculo lo considero un tema complejo que representa para los nuevos partidos la integración inmediata de una estructura financiera que le permita enfrentar las exigencias de la nueva legislación.

No obstante lo anterior, el legislador permanente dejo una salida a la criba que representa la nueva reglamentación. Dispuso en la LGPP que si un PPN pierde su registro por no alcanzar la votación exigida, podrá optar por el registro local en las entidades en las que hubiese obtenido 3% en la elección inmediata anterior y hubiese postulado candidatos propios en al menos la mitad de municipios y distritos. En esta condición, se le tiene por acreditado el requisito del número mínimo de afiliados. Ya con registro como PP local, tendrá derecho al financiamiento y al acceso permanente en radio y televisión.

Finalmente, opino que aunque la legislación genera filtros y presiona para que el sistema de partidos no crezca exponencialmente, también concibe incentivos para que las diferentes corrientes ideológicas encuentren espacio de expresión (y de representación, por supuesto) en el ámbito local. Se perfila, para el futuro mediato, un sistema moderado de partidos políticos nacionales en coexistencia con un sistema de partidos políticos con presencia regional. ■

 

*Delegada del INE en Zacatecas

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70