Bordando ideas sobre las alternativas para erradicar la pobreza extrema y el hambre

Bordando ideas sobre las alternativas para erradicar la pobreza extrema y el hambre

Me interesa abordar la serie de objetivos denominados Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), acordados  -en el año 2000- por 189 países, en la organización de las Naciones Unidas (ONU), y, que se deben cumplir para 2015. En el título, hago referencia al primero  (ODM 1) cuyo propósito declarado es: erradicar la pobreza extrema y el hambre,  reduciendo a la mitad, entre 1990 y 2015, el número de seres humanos subalimentados, así como reducir a la mitad las personas que viven con menos de un dólar diario,  junto con una tercera meta –dentro de este objetivo-, la de conseguir empleo digno y productivo para todos, incluyendo mujeres y jóvenes. Según datos de la ONU/FAO, se estima en 842 millones de personas en el mundo, las personas que padecen hambre.

Los demás objetivos: lograr la enseñanza primaria universal; promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad ambiental; y, fomentar una asociación mundial para el desarrollo. Los ocho, relacionados con problemas que se consideran  graves, y que aquejan a una parte (¿creciente?) de la humanidad.

José Graziano da Silva, director de la FAO, recuerda que quedan (menos de) dos años, para cumplir con los Objetivos del Milenio. Sólo 62 países han alcanzado la meta de reducir a la mitad el número de quienes padecen hambre. De ahí qué “para que ese logro se extienda a todo el mundo, se requerirá una acción sostenida y urgente”.

Entre las críticas formuladas a los ODM señalemos: una política que no es sostenible en la medida en que después de 2015 se reducirán los recursos canalizados a darles cumplimiento; sus efectos serian contraproducentes, en la medida en que fija la atención sobre las consecuencias y no sobre las causas que están produciendo la pobreza y el subdesarrollo. Junto a otras, que tienen que ver, con los nuevos esquemas de gobernanza global, nacional y local, propuestos como parte de las políticas dirigidas a lograr los ODM, que siguen una “lógica de consensos”, terminando -con esa vía- por eliminar la política,  es decir, el desacuerdo, que permite abrir -y dar su-  parte en el espacio público-político, democráticamente, a los sin-parte, figuras emergentes (contestarías) que generan –así- un nuevo modo de organizar lo común, venciendo lo establecido.

En México, de acuerdo con las estadísticas oficialmente reconocidas, el número de personas que viven por debajo de la línea del bienestar mínimo, se incrementó en los últimos dos años, en un millón de personas, hasta alcanzar 60.6 millones de mexicanos (CEPAL, 03/12/2013).  No obstante esas cifras, el gobierno mexicano, ha reportado un avance de 75% en el cumplimiento de las metas vinculadas a los ODM. Se trata de un dato que ha sido tema de debate, como luego se dice, los datos empíricos son cabrones.

A pesar del reconocimiento directo del problema de la pobreza -y el hambre-, por parte del gobierno actual, tanto en el Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018, y especialmente, con la Cruzada Nacional Contra el Hambre (CNCH). Estrategia central para dar cumplimiento al compromiso asumido con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. No pienso que estemos cerca -aún- de lograrlo, (oficialmente: 75% de avance). El gobierno de México sería cuestionado –aun más- sí, a diferencia de países como Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Chile, (entre otros), que han alcanzado ya esas metas, no logra cumplir con esos objetivos para 2015.

Así, si revisamos los objetivos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, estos se han concretado en un catálogo de acciones en función de carencias, donde encontramos: rezago educativo; acceso a los servicios de salud; acceso a la Seguridad Social; calidad y espacios de la vivienda; servicios básicos de la vivienda; acceso a la alimentación;  ingreso inferior a la línea de bienestar mínimo; y participación social. Cada una con sus respectivos indicadores, que servirán para focalizar las acciones. El debate está abierto.

En Zacatecas, la situación es -también- crítica,  en 2010, en pobreza extrema, estarían 155 mil personas,  (16 mil más que en 2008), en pobreza 899.0 mil; mientras las personas por debajo de la línea de bienestar alcanza 66.0% de la población (Coneval).

Ese sector es el blanco de la Cruzada (agregando, Sumar). La gestión gubernamental -apoyada notablemente desde Sedesol federal- destino este año recursos a 14 municipios, (otros, distribuidos en las Zonas de Atención Prioritarias). Coadyuvar a su eficaz empleo, requeriría habilitar una contraloría social efectiva. Ir más allá de lo dado…construir un mundo común, contra un horizonte de crisis global  -civilizatoria-, es una tarea poli-ética (ciudadana) que nos atañe a todos y a todas. Si queremos, podemos. Hacernos cargo… reinventar la política. ■

 

https://www.facebook.com/

coordinadorazacatecana.caravananacional

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70