Historia y poder

Historia y poder

De nueva cuenta me impresiona una y otra vez cómo está ordenada de tal forma nuestra magnífica cartelera histórica  donde sus acontecimientos más importantes están ahí para ser entendidos, asimilados, muchos nunca más repetidos, otros valorados en su justa dimensión conciliadora.

Sucede que en los archivos y bibliotecas de nuestra ciudad tienen valiosos acervos que bien valdría fuesen consultados por miles de amas de casa, por miles de jubilados, mineros, empleados de comercios, estudiantes y maestros, porque de ellos se habla ahí, en centenas de libros, en miles de legajos, en los estantes donde se almacenan en espera de ser consultados por los curiosos en extremo y no sólo los doctos señoritos afines a unidades académicas de historia señorona que quién sabe dónde se reparte, se explica o justifica.

Pero no. Las bibliotecas y los archivos, en su mayoría, permanecen vacíos, empolvados y sus documentos, casi destruidos, sin ninguna reparación. Le dije a la señorita del Archivo Histórico del Estado, que seguido, con gran diligencia y presta a mi curiosidad, que los documentos están muy maltratados, sin ninguna cura, que quizás sea preferible primero restaurarlos antes de seguir así y uno mira planos a colores bien impresos de nuestras ciudades pero fatalmente destruidos.

El director del Instituto Zacatecano de Cultura, Gustavo Salinas Íñiguez, me dijo ayer: “Miguel, yo era candidato a diputado federal cuando hace 40 años se incendió el Archivo Histórico y ese mismo día andaba de campaña José López Portillo en nuestra ciudad y le pedí apoyo con un carro de bomberos, pues la ciudad carecía de un cuerpo de bomberos y lo logré, por eso, sé más que nadie lo que sucedió ese día” y la pena es que desde ese día, casi mil cajas siguen ahí abandonadas, con los acervos históricos desmantelados y semi quemados. Me sugirió hablar con la directora del Archivo. María Auxilio Maldonado, respecto a un plan urgente de rescate y reclasificación. Mas ahora que viene ya la ceremonia del Centenario de la Toma de Zacatecas.

Mientras tanto, leo con los ojos bien abiertos, apunto los detalles de una insólita historia que vivió nuestra población de 1904 a 1908: se trata del informe del gobernador  Eduardo G. Pankhurst y en donde revelan datos insólitos, en escasos  mil 300 días fueron detenidos 39 mil 597 personas por diversos delitos, dice: ingresados por orden de la autoridad Política a la Cárcel de la Ciudad de Zacatecas: 36 mil 198; ingresados por orden de la Autoridad Judicial: 2,532 personas, por  orden de la autoridad federal: 91, total: 39,597 detenidos; muchas causas criminales en abundancia en Nochistlán, Ojo Caliente, cero vagancia en fresnillo, Jerez, datos del estado en torno a milicias, seguridad social, avances de la época.

De nuevo me impactan los delitos: decenas de detenidas por infanticidio, aborto, peculado, calumnias, robo, lesiones, corrupción de menores, prisión arbitraria, homicidio, abandono de empleo, violación de correspondencia, usurpación de funciones, protección de fuga, mucho rapto, estafa y hasta un proceso contra el presidente municipal de Chalchihuites, Teodoro Miranda, por peculado. Claro que había muchos reincidentes, tales como Cecilio Sorona, Félix Zapatero, Sinforiano Fraustro, Margarito Pacheco, Sixta Flores, Heracleo Donlucas, Calixta Torres, Longino Candel, Nicomedes Iraburo y Zenadio Frias, entre muchos otros.

Fueron detenidas en ese lapso 5787 mujeres, además, en el rastro de la ciudad fueron sacrificados 16 mil 538 cerdos; 14 mil 298 ganado menor y 68 mil 990 de ganado menor, reportan que no había escasez de maíz ni frijol, que costaba cuatro centavos el hectolitro y 5 centavos el de la leguminosa.

Archivos zacatecanos, entre el asombro y el mas asombro. Hay que ir. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70