Seguro de desempleo, otro atraco a la nación

Seguro de desempleo, otro atraco a la nación

La implementación en nuestro país de un seguro de desempleo, que vendría en los titulares de importantes diarios y noticieros a sumar a nuestro país a la larga lista de naciones que cuentan con esta protección a los trabajadores, en la práctica sólo representa otro más de los botines que trasnacionales se están repartiendo, entre los despojos en que está quedando nuestro México, de las aportaciones patronales al Infonavit, equivalentes a 5 por ciento del salario del trabajador, se tomará 3 por ciento para ese seguro de desempleo, quedando únicamente 2 por ciento para la subcuenta de vivienda, y una gran parte de este 3 por ciento es simplemente ganancia para la operadoras de las Afores.

Es decir, fuera del ininteligible lenguaje de tecnócratas, hablando en palabras llanas significa que en primera instancia se complicaran las posibilidades de los trabajadores para conseguir una vivienda, ya que 60 por ciento de esta aportación destinada al Infonavit, será canalizada a la empresas financieras, en su mayoría extranjeras que manejan las cuentas de las afores, de por si cuestionadas por las pérdidas que sufren los patrimonios de millones, lo que les aportaría mayores ganancias en detrimento de los trabajadores mexicanos, y consecuentemente habrá menos y más caros créditos de vivienda para los trabajadores, y sólo tendrían acceso quienes ganen a partir de 3.5 salarios mínimos.

Para quienes pagan una vivienda del Infonavit, una menor cuota patronal elevará la mensualidad a cubrir, y con ello también viene aunado el alargamiento en los plazos para cotizar lo suficiente, haciéndose prácticamente inalcanzable la posibilidad de adquirir una casa para una inmensa mayoría de asalariados que ganan cantidades mínimas.

Habrá una considerable disminución de recursos al Infonavit, el ingreso del instituto, programado para este año en 59 mil 399 millones de pesos, se reducirá a 22 mil 960 millones, y en 2015 a 23 mil 498 millones, cantidades que representan una reducción de más de 60 por ciento, por lo que lo dejarían prácticamente inoperante y listo para convertirse en botín extra con este pretexto, para alguna trasnacional que faltase de recibir su rebanada del pastel de los despojos que quedan de la nación mexicana.

Lo peor es que no se justifica el supuesto beneficio, para acceder al seguro se requerirá haber cotizado por lo menos 24 meses en los últimos 36 meses previos al desempleo, y el monto de la prestación será de 6 pagos mensuales sobre el último salario: el primer mes 60 por ciento, el segundo 50 por ciento, y los restantes 40 por ciento. Para que un trabajador con ingresos de un salario mínimo pueda financiar con sus propios recursos hasta 6 meses en condición de desempleado, recibiendo alrededor de mil 200 pesos mensuales, (a todas luces insuficientes para cualquier efecto) tendría que cotizar 200 meses (16 años trabajando aproximadamente). Mientras que quienes reciben ingresos mayores a 2 salarios mínimos requerirían cotizar 90 meses (alrededor de 7 años) para autofinanciar el seguro, obviamente sin hacer uso de los recursos del gobierno, sin olvidar que solo será por un periodo de 6 meses, y además, sólo puede suceder cada 5 años, y aunque nunca necesitase utilizar ese dinero, al llegar su retiro no se le reintegraría lo restante de este monto, como ahora sucede con el fondo del Infonavit, se lo quedará la financiera, entonces, ¿Cuál es el beneficio?

Por otra parte, el novedoso seguro de desempleo que se implementa, de ninguna manera emana de impuestos generales o de recursos gubernamentales provenientes de una mayor captación hacendaria, por supuesto que no, Gobierno Federal priísta aportara sólo un monto simbólico, prácticamente nada. Lo que se aprobó en la Cámara de Diputados es un simple mecanismo que le permite al trabajador acceder con muchas restricciones y mucha suerte, a una pequeña parte de sus propios recursos, destinados en un principio a la adquisición de una vivienda digna para la clase trabajadora del país, ese es el espíritu inicial de la creación del instituto de vivienda (Infonavit), y que ahora representa un jugoso negocio a las financieras que lo operaran y se quedarán con la mayor parte, en su mayoría extranjeras.

Es significativo que esta propuesta se hizo llegar al congreso de manera que se votase en un solo paquete, junto con la Ley de Pensión Universal y otras reformas en materia de seguridad social, con la clara intencionalidad de que se mayoriteara durante la votación y pasara sin problemas, y previamente habiendo sido elaborada al margen de organizaciones de obreros y trabajadores como el Congreso del Trabajo y la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) además de sindicatos y organizaciones independientes, que han venido expresando su desacuerdo con este seguro.

Esta acción, está en armonía con la intención del gobierno priísta de Enrique Peña Nieto de transferir a manos de extranjeros a cambio de algún beneficio las riquezas de la nación, a esto llego al poder el PRI, a perpetrar el peor atraco a la nación del que se tenga memoria, y esta acción de meter mano a uno de los rubros más sentidos del ingreso de los trabajadores, el de la vivienda, da fe de ello, ¿hasta cuando seguirán lastimando a la sociedad mexicana de esta manera? La gente tiene la última palabra. ■

 

[email protected]

*Coordinador Estatal de Movimiento

Ciudadano en Zacatecas

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ