Punto & Aparte

Punto & Aparte

“Ni los muertos pueden descansar en paz en un país oprimido”: Fidel Castro
Un abrazo fraternal y sincero a mi amigo Ricardo Reyes.

La prepotencia, la soberbia, corrupción e inmunidad, son fuerzas que se han apoderado ya de México, todo se enfoca a un desmedido y caótico control de la riqueza, que se la distribuyen unos cuantos que tienen ya hundido al país en la miseria y desesperación, al campo le destinan recursos a cuentagotas y esos pocos recursos son todavía sometidos al riguroso recorte de funcionarios que se preocupan más por el aseguramiento de dos o tres generaciones (de ellos) que de los objetivos de impulsar la producción en el sector primario.

Las lluvias aún no han hecho acto de presencia, lo han hecho pero de manera estrepitosa, ya lo sintieron los viticultores de la región de Villa Hidalgo, a donde ayer acudió el gobernador Alejandro Tello Cristerna y su secretario del ramo, Adolfo Bonilla Gómez; tal vez recursos no se tengan para reparar los daños, porque se pierde en buena parte la cosecha de este año, específicamente de vid, es entonces cuando se requiere del pleno respaldo gubernamental y de las ideas y propuestas, tanto de ellos mismos como de la autoridad federal y estatal, porque eso de que el campo está devastado o en el abandono, pudiera ser, claro, pero los gobiernos y las instituciones tienen la gran responsabilidad de echar abajo esos dichos, de otra manera, los estarían fortaleciendo.

El campo y los campesinos, requieren y merecen un trato especial, un trato (aquí sí cabe) diferente, sin mentiras y sin demagogias, mucho menos simulaciones, sobre todo cuando ya están las maquinarias político-electorales en marcha, la partidocracia tiene que invertir esos miles de millones de pesos que se les entrega en cada proceso electoral y de todos es sabido que en Zacatecas, principalmente en esta entidad, quienes acuden a votar con mayor necesidad, son los campesinos y los adultos mayores, porque la chaviza o se abstiene o acude a votar pero no en gran número, porque a su modo razonan su voto y eso es bueno, es un factor que se une al de la escasa credibilidad de la sociedad en los partidos.

El partido revolucionario institucional está trabajando a marchas forzadas en la creación e implementación de estrategias, casi todas como lazos de cochino, el ejemplo está en el estado de México, entidad en la que nunca como ahora se han llevado recursos en especie y en dinero, aunque en otras entidades federativas se queden sin caldo ni sopa. Las posibilidades de triunfo para el joven partido son mayores que para aquél que abandera el grupo que nació con Hank González, aunque no hay que dejar de lado ese dicho, del plato a la boca se cae la sopa, aunque no se daría tal cosa, porque de hacerlo así, se estaría generando un estallido social de grandes proporciones y Don Enrique Peña Nieto lo sabe, o usted qué opina?

La prepotencia y las indiferencias, las encontramos en ese comportamiento de algunos alcaldes y alcaldesas que han disfrutado de los recursos del pueblo en grandes cantidades, hay quienes se refieren a este punto como “las mieles del poder”, porque hacen lo que quieren y deshacen lo que no saben hacer y no hay nadie que les diga o les reclame. La famosa auditoría superior  del estado es un velo fino, un manto creado para cubrir aquello que “obviamente es necesario cubrir” para que aquél que esté involucrado y en peligro de llegar al enrejado, busque, con el respaldo del padrino un lugar en donde pueda guarecerse mientras pasa la tormenta, que “al fin y al cabo, el pueblo no tiene memoria y si la tiene, con medio kilo de clavos y un formón, un kilito de arroz, otro de azúcar y la infaltable bolsita de jabón de polvo entre otras pequeñeces, le aplican el clásico borrón y cuenta nueva”, una de las tantas frases acuñadas por el profesor.

Será el sereno, pero en Zacatecas hace falta mano dura y hacen falta los recursos para contrarrestar acciones como las que surgen del proceder de las empresas mineras, de una planta cervecera que se acaba, dicen, el agua y de analizar a fondo esas declaraciones del titular de la junta intermunicipal de agua potable y alcantarillado. Que dentro de unos diez años ya no habrá agua ni pa’ la macetas. La construcción de una presa, esa ya famosa de Milpillas, es competencia casi única de la Comisión Nacional del Agua, nada tiene qué ver ese organismo que tiene responsabilidades solamente en cuatro  municipios (Morelos, Vetagrande, Zacatecas y Guadalupe), el licenciado tal vez sepa o conozca de abrazaderas, tubos, tuercas y coditos, pero para estar en ese lugar se necesita más que eso.

Y mientras llegan las aguas, aquellos que tienen fe aún en sembrar, ya deben de tener sus tierras preparadas y la semilla lista, porque el ciclo agrícola está ya por iniciar aunque este año, a diferencia de otros, no se ha mencionado por los representantes de las dependencias relacionadas con el campo, qué tantos recursos han sido destinados para el desarrollo  y cumplimiento de los programas que se han establecido para lograr una buena producción de frijol maíz, semilla de calabaza, frutales y hortalizas, las hectáreas cultivables, eso sí hay que decirlo, cada vez disminuyen.

Nos veremos en la próxima entrega

 

[email protected]

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ