Signos de esperanza en el nuevo Consejo Universitario de la UAZ

Signos de esperanza en el nuevo Consejo Universitario de la UAZ

Después de ser un órgano muerto, el Consejo Universitario de la UAZ parece que regresa a la vida. La actual administración lo mantuvo inactivo y sólo dejó funcionando a la llamada Presidencia Colegiada que hizo las veces de consejo de gobierno porque prácticamente suplantó al pleno. Ya llegó a su fin el Consejo más irregular respecto al normal funcionamiento del Consejo Universitario y todos los órganos colegiados de la Universidad. Es, sin duda, una de las causas de la crisis institucional que se desató en la Alma Mater porque las decisiones estratégicas que debieron procesarse en esos lugares no ocurrieron, y vino la consecuencia irremediable: el gobierno universitario convertido en pantano. Esta falta de movilidad de las instancias decisorias generó que se materializara el nudo financiero. Es decir, la crisis institucional creó las condiciones para que el déficit financiero hiciera crisis. Y por ello vinieron las dos huelgas. Pero ni esa presión hizo que el Rector pusiera a funcionar al Consejo Universitario. Se requerían propuestas que pedían la Secretaría de Hacienda y el ISSSTE, y para eso debía el Consejo elaborarlas. Sólo se reunió dos ocasiones, pero el fruto que sacó una Comisión Especial no fue usado por nadie. Así que fue como si no hubiera ocurrido nada. En suma, el quebranto financiero se debió en mucho a la falta de movilidad de las autoridades, que a su vez, se debió a la inactividad de los órganos de decisión. Era la ciénaga de la no-decisión.

Ahora hay una renovada esperanza, que justo está sentada en la expectativa de que el Consejo Universitario se convertirá en el centro de las decisiones estratégicas de la UAZ, y además que debe ser una instancia muy dinámica. El lugar donde se construirán los acuerdos, la parlamentación y la negociación entre los grupos políticos y académicos que den conducción a la Universidad. El nuevo Rector cuando fue dirigente del Sindicato de Profesores realizó una conducción colectiva desde la Coordinadora de Delegados, y justo eso se espera ahora: que convierta al Consejo en una plataforma de conducción colectiva de la institución. Si eso ocurre será una administración exitosa. Todos los ciudadanos y la comunidad universitaria espera que el nuevo rector no repita ninguno de los vicios de Silva Cháirez, sobre todo el de ‘No-Decidir’, de empantanar o esperar que los problemas se pudran. Y para eso será importante no sólo la actitud proactiva de Guzmán, sino la vida dinámica y viva de los órganos colegiados productores de importantes acuerdos, que por supuesto se espera que el Rector acate y observe. El incumplimiento de los acuerdos es veneno puro para toda vida institucional. Ya empezaron bien: la sesión de instalación y nombramiento de comisiones se dio con un previo trabajo de convenios entre corrientes políticas y escuelas. Eso habla de buen inicio porque hubo trabajo de diálogo y voluntad de arreglo por la unidad. Y esto último es el origen de la fuerza. Ojalá y éste sea un signo para toda la próxima administración y no un comienzo efímero.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70