24.2 C
Zacatecas
jueves, 18 abril, 2024
spot_img

Denuncian pobladores de La Colorada que empresa extractiva impide festejos populares

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA RÍOS •

■ Cierran templo a habitantes; transnacional alega motivos de seguridad y de invasión a propiedad privada

- Publicidad -

■ Señalan que compañía ha usurpado funciones de las autoridades y los han despojado de sus bienes y casas

Habitantes de La Colorada, Chalchihuites, fueron impedidos de realizar la fiesta patronal de la comunidad que habría cumplido el pasado viernes 90 años. Esto luego de que su iglesia fuera cerrada desde hace un año por órdenes de Juan Villegas González, gerente de la minera que se ubica en el lugar y es propiedad de la Panamerican Silver-Corp, Plata Panamericana SA de CV, denunciaron.

La misma persona les negó el permiso de acceso al templo construido en 1929 el pasado fin de semana, alegando motivos de “seguridad” y que invaden “propiedad privada”, un acceso que pretendían las personas de la comunidad por apenas dos horas, según se observa en un video enviado a La Jornada Zacatecas.

“-No hay permiso Moisés, entiéndanlo. No hay permiso.

-¿Por qué no, pues?

-Miren vayan con el licenciado. Aquí estamos ocupados tenemos una reunión muy importante de la empresa…”

Desde hace un año los habitantes de La Colorada iniciaron un proceso de éxodo forzado, al que todavía se resisten 46 familias, luego que la minera inició el derrumbe de viviendas sin aviso alguno de por medio y aun con sus pertenencias dentro, han expresado.

En este contexto la iglesia del lugar fue cerrada y las imágenes que veneran trasladas a una nueva construcción que no obstante es utilizada solo cuando los mismos empleados de la mina lo permiten, también comentaron.

El interés de los lugareños era realizar su fiesta en el antiguo templo, como es su costumbre, pues no sienten pertenencia al nuevo lugar. No obstante, Villegas González les señala en el mismo video:

“-Aquí tienen su iglesia.

-No ésa no es de nosotros.

-La empresa invirtió muchísimo dinero para hacerles sus instalaciones de acuerdo a lo que autorizó la Iglesia católica, lo que autorizó el obispo.

-No el obispo no nos ha dicho nada”.

Sobre el impedimento a ejercer sus usos y costumbres, en este caso religiosas, una mujer relató que habían ya contratado la música y la danza tradicionales para celebrar a su patrono, el Sagrado Corazón de Jesús. Tenían preparado asimismo, los alimentos que comparten cada año, no obstante, no obtuvieron “el permiso” del gerente minero para introducirse en el templo por dos horas, cuando antes hacían hasta un novenario, celebraciones consecutivas por nueve días, dijo.

Este es el más reciente episodio de una situación que dicen ya apareja su vida a hechos vistos en condiciones como el Apartheid sudafricano o el repartimiento colonial, luego de la conquista española en México.

La minera La Colorada tiene alrededor 30 o 40 años de explotación dijeron, pero es hasta hace 16, que la empresa que ahora la explota modificó drásticamente su relación con la comunidad, incluso usurpando las funciones de la autoridad, pues en el lugar no existe seguridad pública, sino son “resguardados” por elementos de seguridad privada, incluso durante la pasada jornada electoral, señalaron.

Por estos hechos, esto es, el despojo de sus bienes comunales y sus casas, expusieron entre otras secuelas, el deceso de varios adultos mayores por depresión, luego que vieron en escombros los lugares que habitaron.

Entre las víctimas cuentan dos mujeres, que eran hostigadas para que abandonaran la comunidad por no contar con “un trabajador”, esto es, un hombre a su lado que fungiera como minero dentro de la empresa de capital norteamericano.

Por ello a diferencia de otras familias, no se les otorgó a las sexagenarias el derecho a una vivienda en La Nueva Colorada, un fraccionamiento al que fueron trasladadas algunas de ellas para vivir en casas tipo Infonavit, pero en comodato, donde además se les impone silencio luego de las 9 de la noche y se les obliga a consumir en una tienda propiedad de la empresa extractiva.

Actualmente, los habitantes de la comunidad reclaman la posesión de estas tierras que han ocupado, comentaron a La Jornada Zacatecas, desde hace más de 100 años.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -