Las + Recientes

Campañas de miedo no están funcionando pero sí están generando polarización social

Campañas de miedo no están funcionando pero sí están generando polarización social
Los candidatos deberían ser quienes pusieran el ejemplo de cómo se debe reflexionar y analizar para tomar una decisión, indicó Juan Martell Muñoz FOTO: ALMA RÍOS

Los que les ha estado sirviendo a los candidatos es establecer un conjunto de creencias: Martell

El Tribunal “no regula estas formas de hacer política que a mí se me hacen muy bajas”: docente

 

Las campañas de miedo no están funcionando tanto en la decisión del electorado pero sí están generando polarización social. “Somos un país que no necesitamos eso”, dijo Juan Martell Muñoz, docente-investigador en la Unidad Académica de Psicología de la UAZ.

Independientemente de quien gane, las políticas, programas y entidades que se encargarán de regular las relaciones sociales, económicas, o la impartición de justicia en el país, parece que no se sustentarán “en el sentido común sino en el arrebato, como cortar manos o nombrar fiscales al contentillo; no actuarán de manera prudente”.

“Los que les ha estado funcionando es establecer un conjunto de creencias, los psicólogos les llamamos cogniciones, formas en las que aprendemos el mundo, que se van posicionando como diría un especialista en mercadotecnia. La creencia o el posicionamiento del producto cognitivo yo creo que ya está en el electorado”.

Y hay un árbitro, el Instituto Nacional Electoral (INE), que obedece a otro que se ha colocado por encima de él, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, “pero éste no regula estas formas de hacer política que a mí se me hacen muy bajas”.

Este conjunto de cogniciones nos llevarán a elegir “un producto un tanto menguado” porque lo que muchos partidos están haciendo es converger en un estilo de hacer política que periodistas e investigadores han señalado, “le hace más daño del que ya se ha hecho a la población, a la sociedad en pleno”.

El psicólogo social dijo respecto de si la tan nombrada decisión por un voto libre e informado con la que pretendidamente se construye una democracia será descarrillada otra vez mediante el recurso del miedo, que a partir de la década de los 80 el tránsito hacia la democracia se descarrilló por el fraude de 1988.

“Y se han seguido poniendo piedritas en el camino” a esa construcción democrática con la firma del Tratado de Libre Comercio cuya renegociación ahora también es un factor para abonar al miedo, pues se nos sigue vendiendo como “algo divino” que tiene que seguir en nuestra vida cotidiana y por tanto se amenaza al pueblo de México con que en caso de que sus socios comerciales no lo refrenden o de plano se retiren de él, se encarecerán las cosas.

Juan Martell Muñoz dijo que el miedo funciona, pero el que se encuentra en juego en este momento, “no es el miedo básico sino uno fantaseado”, inserto en nuestras creencias y esquemas mentales “y que nos hace responder de una manera arrebatada”, como lo han hecho los propios candidatos, quienes sin embargo, deberían ser quienes pusieran el ejemplo de cómo se debe reflexionar y analizar para tomar una decisión.

Un ser humano debe tomar decisiones informándose, documentándose o bien dependiendo de un sistema educativo donde se le forma en la tolerancia y la democracia que le permita aceptar y aun disfrutar de la diferencia, pero hay personas que influidas por la inmediatez o por las exigencias o por sus mismas condiciones que no le permiten siquiera solventar sus necesidades básicas que tomará una ruta periférica que no le implique la reflexión, dijo.

En ese concierto hay valores e intereses que a las oligarquías, quienes pueden pagar la publicidad abierta o soterrada, no le son convenientes. Para éstas el uso de la mentira es una exigencia, expuso, pero advirtió, que puede suceder que “les salga el tiro por la culata”, porque muchas personas ante el temor pueden abstenerse de votar si no ven una posibilidad real de elegir entre las cinco opciones que se proponen en el concierto electoral rumbo a la Presidencia.

En esta campaña de miedo, observó concretamente sobre el tratamiento que se ha dado al tema de la amnistía propuesta por Andrés Manuel López Obrador, que en su opinión sí hay niños y jóvenes que necesitan ser amnistiados, a diferencia de otros para los cuales no puede haber ni perdón ni olvido.

Los medios de comunicación se han sumado a la tergiversación de los hechos que se suma al miedo, “lo que entendemos por amnistía no se trata de no seguir un cauce jurídico sino de buscar estrategias para pacificar al país”.

Y lo que sí debería de dar miedo, opinó, es tener más víctimas cada día que países en guerra como Siria, Afganistán o Pakistán.

Hay cosas que no se informan, expuso, como los altos niveles de violencia en ciudades como Chicago, Detroit o Baltimore en los Estados Unidos, país que se presenta a los mexicanos como un ejemplo a seguir, y del que se ha rescatado por algunos candidatos la propuesta de la pena de muerte, abanderada en alguno momento por el Partido, Verde, Acción Nacional o el PRI, y que en el vecino país del norte, “no ha resuelto nada”.

Recuperó también la propuesta de El Bronco para “mochar manos” cómo un medio para desalentar la comisión del robo, y observó, “yo creo que al final nadie tendrá manos para cortar manos”.

El 85 por ciento de las personas capturadas y encarceladas por robo, son ladrones circunstanciales, es decir, que robaron por necesidad; así, se están haciendo propuestas sin analizar y fundamentar las políticas sociales, dijo.

Para atender el tema de la delincuencia y la violencia en el país, habría que ver por ejemplo, cómo hizo Portugal para pacificar al suyo mediante la legalización de las drogas pero apuntalando un sistema de salud público, universal, gratuito y de calidad, que hizo al consumidor ya no sentirse perseguido y acudir a los hospitales a atender su adicción y no llenar las cárceles.

Las oligarquías que según se ha expuesto en medios nacionales están alimentando una campaña “todos contra AMLO”, son quienes tiene el poder para publicitarla, pagar bots y hacer correr versiones en la red.

Ante la campaña de miedo que usa medias verdades y desinformación plena, Juan Martell Muñoz hizo un llamado a que la población distinga entre un sondeo y una encuesta, y sobre esta última ponga atención en si se obtuvo de una muestra representativa, si se tomó por estratos, conglomerados o al azar, si se hizo por ejemplo, por teléfono o personalmente, y otros aspectos que son importantes para tener claridad respecto de este tipo de ejercicios estadísticos.

Agregó una invitación a los profesionistas para que participen desde su ámbito de conocimiento en ofrecer orientación sustentada acerca de los temas de su competencia hoy en discusión. “Yo creo que un científico social debe valorar también, y participar e incidir en la educación de la población”.

Personalmente, no obstante la lectura ofrecida, se manifestó optimista porque no está funcionando el miedo para incidir en el electorado como se pretende, pero sí angustia a una sociedad más de lo que ya se encuentra.

“Somos un país que no necesitamos eso (…) hay personas muy conscientes, creo que somos la mayoría de nosotros, que se están sosteniendo –en sus convicciones- y que le tienen miedo a cosas que son más reales”.

Entre ellas enumeró el desgaste por el trabajo, ya que México sigue siendo el país que más trabaja pero que obtiene los más bajos salarios de los que se integran a la OCDE, no obstante esta realidad de los cinco candidatos solo López Obrador tiene un plan que toma en cuenta el necesario ocio y tiempo libre, expuso.

Los otros siguen “en su discurso trabajista, en su discurso de producir, producir, producir, y crecer, ¿pero qué chiste tiene si no lo distribuimos?”. Y si así mismo, opinó, no se hace una distribución de la justicia, la renta, “los espacios para disfrutar de la soledad o de un momento para estar con el otro”.

“Yo creo que ahí están fallando y además en las condiciones que guarda nuestro país, creo que no es necesario –infundir miedo- y lo único que está produciendo es esta nueva forma de interrelacionarnos donde el malo es el bueno, y a veces, el bueno es el malo o el tonto”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70