Sergio Flores gana el escapulario de plata en la primera corrida de feria

Sergio Flores gana el escapulario de  plata en la primera corrida de feria

■ La fiesta brava inició con un homenaje al ganadero don José Julián Llaguno

■ El evento fue clausurado con Ignacio Escobedo, quien tuvo en suerte al toro Chara

La fiesta más hermosa de todas dio inicio con el muy merecido homenaje al ganadero don José Julián Llaguno -por parte de la Peña Brava de Sol- quien dijo sentirse muy agradecido por este reconocimiento recibido en Zacatecas, tierra de su padre y su madre. Dos tercios de entrada en la Monumental y día soleado.

Alternaron el rejoneador Jorge Hernández Gárate, y los matadores Ignacio Garibay, Jorge Delijorge, Antonio Romero, Arturo Saldívar, Sergio Flores y Luis Ignacio Escobedo. Lidiaron 6 toros de Caparica y uno de Pilar Labastida.

El rejoneador Jorge Hernández Gárate (a la usanza portuguesa, de azul pizarra con bordados en plata). Recibió en un primer caballo tordillo porcelano, a “Sifive”, No. 76 de 510 kilos, negro  corniapretado, bragado, bonito de pinta. Dos rejones de castigo de inicio, de factura defectuosa. Luego en un alazán quemado deja 2 banderillas a una mano y una al violín al burel que desparramaba la vista y que fue tardo en la embestida durante la faena. Con su tercer caballo, un tordillo rodado, dejó un par de banderillas en buen sitio, luego con otro alazán dejó dos banderillas cortas. Muy voluntarioso pero el toro no se prestó al lucimiento. Dejó un rejón de castigo cruzado al tercer viaje. Silencio.

El primero de la línea ordinaria fue para Ignacio Garibay (de azul rey oro), de nombre “Chumite”, No. 65, de 582 Kg., un toro negro, enmorrillado, carifosco, acucharado, meano, al que Garibay lanceó a la verónica rematando con una media. Nacho Meléndez sufrió un tumbo y el toro quedó mal picado. Toreado magníficamente por derechazos templados en los medios, sobre todo la cuarta y quinta tanda, la que inició con molinete y bajando la mano hizo que “Chumite” embistiera con dulzura. Por naturales el toro se revolvió en un palmo de terreno mostrando complicaciones para la lidia. Bien toreado por Garibay, quien dejó una estocada delantera y ligeramente desprendida pero letal. Una oreja y arrastre lento para el toro.

El segundo de la tarde, para Jorge Delijorge (de palo de rosa y oro) quien recibió a “Ononoe”, No. 77, de 480 kg., un negro, enmorrillado, listón, apretado de cuerna y meano corrido. Lo toreó por verónicas brevemente y luego, con los caballos, el burel acometió con debilidad, apenas fue señalado. Bonito quite por navarras y remate por manguerazo. Puso banderillas, resultando espectacular el tercero, al violín. Con la muleta el zacatecano además de voluntarioso, se vio valiente y con sitio. El toro embistió con mucha calidad, humillado y con bravura, pero le faltó un punto de fuerza. Delijorge lo toreó por ambos lados, mejor por el derecho, porque por naturales fue muy parecido al anterior; terminó con tanda de lasernistas. Dejó un pinchazo soltando y se lesionó, por lo que Garibay tuvo que despacharlo (al primer viaje dejó un estoconazo perfecto).

Antonio Romero (de Burdeos y oro) tuvo en suerte a “Afortunadado”, No. 74, de 526 Kg. Un toro cárdeno, nevado de los cuartos traseros, listón, caribeño, sobaquero, meano corrido, cornidelantero. Breve labor con el capote y en los caballos recibió poco castigo. Romero brindó a su hermano el editor Juan José Romero. Inició su labor muleteril con pases por alto, dándole su tiempo al astado, continuó por derechazos, pisándole los terrenos para provocar la embestida. Luego tres martinetes al hilo, bien plantado, con sitio y decisión. Voluntarioso, también lo probó por naturales. Desafortunadamente falló con el estoque y despachó al segundo viaje con estocada defectuosa.

Arturo Saldívar (de azul marino y oro) recibió a “Don Gume”, un hermoso toro negro zaino, enmorrillado, que embistió con fuerza al inicio y recibió muy poca vara en los caballos. Al quite por chicuelinas. Saldívar toreó con voluntad y ganas de agradar pero el toro careció de calidad, salía con la cabeza arriba y desparramaba la vista. El torero hidrocálido a fuerza de mandar y pisarle los terrenos logró robarle pocos pases a este descastado y soso “Don Gume”. Con la espada de matar, Saldívar dejó una pésima estocada, trasera, tendida y cruzada y luego una media desprendida. Despachó al segundo golpe de descabello. Un aviso.

Sergio a Flores (de espuma de mar y oro) recibió a “Patrón”, No. 73, de 502 Kg., un toro negro zaino, cornidelantero, que fue toreado por verónicas pero desarmó al matador en el remate. Buen desempeño en los caballos donde recibió buena vara. En su labor muleteril, Sergio Flores estuvo magníficamente ante el mejor toro de la tarde, un toro bravo, que embistió con calidad por ambos lados, noble y humillado, que no fue reconocido con arrastre lento por el juez. Sergio Flores dio una cátedra de bien torear y esta tarde hizo que los tendidos lo ovacionaran por su talento y entrega. Tras dejar una estocada entera y un tanto trasera, despachó al primer golpe de descabello. Dos orejas.

Cerró plaza Ignacio Escobedo. Tuvo en suerte a “Chara”, No. 69, de 577 Kg., un toro negro, capacho, que toreó con decisión con el capote. En los caballos el toro embistió con fuerza y el picador lo aguantó muy bien con la primera vara aunque luego rectificó. Garibay hizo un quite y luego Escobedo hizo lo mismo. Mal el tercio de banderillas. Le brindó la muerte del toro al ganadero homenajeado esta tarde. Con la muleta Luis Ignacio fue desarmado en reiteradas ocasiones; el toro tuvo calidad pero se tornó violento. Mucha voluntad y disposición pero poco sitio. Dejó una estocada entera, ligeramente desprendida, pero letal.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70