Niños, niñas y adolescentes: Asignaturas pendientes

Niños, niñas y adolescentes: Asignaturas pendientes

No puede haber una revelación más intensa del alma
de una sociedad que la forma en que se trata a sus niños.
Nelson Mandela

Es muy lamentable que esta sociedad ubicada en ciertos grados de descomposición, no se cuente con estrategias firmes para garantizar a los niños, niñas y adolescentes el acceso a sus Derechos Humanos Fundamentales; simplemente y como consecuencia de la pandemia del COVID-19, muchos de ellos que viven en condiciones de pobreza y marginación y desde el punto de vista educativo, han tenido que desertar ante la imposibilidad de contar con internet y computadoras o, simplemente, una televisión que sirva para llevar las clases a distancia. La deserción escolar está afectando en todos los ámbitos de la educación y la Universidad Autónoma de Zacatecas no es la excepción, todo a consecuencia de los cursos que son en línea y que obligan a contar con equipos y aditamentos óptimos para llevar a cabo esta nueva normalidad en materia educativa. Retomando el tema central de esta entrega y, de acuerdo con la UNICEF, en México las niñas, niños y adolescentes enfrentan varios problemas relacionados con la pobreza, la violencia, la explotación y el abuso. Según la UNICEF, 6 de cada 10 niños ha experimentado algún tipo de violencia en su hogar sumando al grado de marginación y pobreza que padecen, pues casi 21 millones de menores se encuentran en pobreza extrema, de tal suerte, es urgente y necesario que desde todos los ámbitos se esté trabajando para garantizar una calidad de vida más digna para este sector fundamental de la sociedad. Desafortunadamente el rosario de calamidades no termina ahí, de acuerdo con el citado organismo internacional, es impostergable disminuir o erradicar las brechas económicas, demográficas, sociales y de género, aunado a lo anterior, se sentencia que 12 millones de niños entre cero y cinco años, tiene el nivel de desarrollo humano más bajo. Otra asignatura pendiente es la relacionada con los niños y niñas que emigran de sus lugares de origen y que se irán incrementando en número en la medida que la pandemia del COVID-19 se amplíe con todo y sus efectos económicos y sociales, factores que provocarán que muchas familias decidan buscar un mejor futuro en otras latitudes, sin embargo, muchos de los menores según la UNICEF transitan solos por México hacia la frontera con Estados Unidos para reunirse con sus familiares que viven en aquel país o en búsqueda de una vida mejor; se reconoce que estos menores son muy vulnerables y son expuestos a la trasgresión de sus Derechos Humanos Fundamentales ya que son detenidos, expuestos al crimen organizado, al tráfico de personas a parte de sufrir hambre, frío, discriminación y no tener acceso a servicios de salud. Según datos recientes llegaron a Estados unidos más de 9000 niños, niñas y adolescentes a Estados Unidos sin documentos y sin la compañía de un adulto, dejados a su suerte y padeciendo la repatriación muchas veces a lugares donde no radican y en los cuales, nadie los espere. Otras cifras que incluyen a los niños de Centroamérica describen que son 115 mil detenido en la región. Especial atención hay que tener con los menores indígenas que padecen graves situaciones de acoso y violencia, especialmente las niñas, condición que recientemente fue visibilizada por el Movimiento Marea Verde sobre varias niñas que fueron violadas y cuyos agresores están en libertad, algunos casos se relacionan con la ineficacia de las autoridades para integrar adecuadamente una carpeta de investigación o simplemente, dichas instancias pasan por alto las acusaciones. Lamentamos que muchos casos queden en la oscuridad, en el silencio de la complicidad familiar pues existen situaciones donde el padre o el tío ha violado a la hija o la sobrina y la autoridad recomienda una reconciliación, otra más, una chica dice acudir a escondidas a consultas de planificación familiar pues a diario convive con su agresor, una niña de 8 años violada por su maestro que prefirió salirse de la escuela pues no le creyeron, a otra niña la vendieron con un señor que la violó, la embarazó y cuando escapó, la autoridad la regresó con el mismo agresor. Sin duda hay mucho trecho por avanzar y más empatía institucional por tratar de superar estos grandes rezagos que afectan a la población más vulnerable y a la más importante de nuestra sociedad.

*Docente-investigador de la Unidad
Académica de Derecho de la UAZ
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ