Buscan vecinos de la Díaz Ordaz cambiarle el nombre a la colonia

Buscan vecinos de la Díaz Ordaz cambiarle el nombre a la colonia
El historiador José Enciso Contreras FOTO: ALMA RÍOS

Muy pocas manos podrían levantarse a favor de que conserve dicho nombre: Enciso

“Nunca más que el pueblo mexicano sea víctima de crímenes de Estado”, expresan habitantes en campaña en redes sociales

Diputado Javier Calzada propone eliminar de la nomenclatura de las ciudades y pueblos de Zacatecas a Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez

 

Ayer 2 de octubre, en el contexto de la conmemoración del 50 aniversario de la Matanza de Tlatelolco, un grupo de vecinos y ciudadanos de Zacatecas bajo la rúbrica “No Más Díaz Ordaz”, inició una campaña de difusión de su propuesta de cambiar el nombre a la colonia y quizás a otros espacios públicos que en la capital del estado aludan al Presidente de México a quien se atribuye la muerte todavía no cuantificada de la población asistente aquel día al mitin en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco.

A la iniciativa que corre en redes sociales a través de una página también nombrada “No Más Díaz Ordaz”, se adhirió a través de un video en que ofrece su opinión al respecto, el historiador José Enciso Contreras, quien expuso dos razones para ello, la primera, “que causa realmente comezón que ciertas colonias, calles, estadios, plazas, escuelas…lleven nombres digamos, no del todo gratos para la memoria de los mexicanos”; y el que la decisión de imponerlos “es algo que ha estado muy a la deriva, y muy sin ninguna regulación”. De tal manera que ponerlos y quitarlos “se ha dejado muy al arbitrio de la autoridad”.

El licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Zacatecas y doctor en Historia del Derecho por la Universidad de Alicante, España, recordó también que la colonia Gustavo Díaz Ordaz lleva ese nombre porque en épocas “del priísmo duro y autoritario” los gobernadores estatales buscaban “quedar bien con el Presidente en turno”, mismo que por añadidura también observó riendo a la par, “había sido el causante de que fueran gobernadores”.

Refirió que fue hasta el mandato de Luis Echeverría Álvarez, sucesor de Díaz Ordaz, cuando se legisló acerca de los nombres de lugares públicos para que no fuera posible imponer los de los gobernantes en funciones.

Debe haber una ley reglamentaria dijo, y observó, “por eso creo que se han contenido mucho los abusos de lambisconería tradicional del México viejo”.

Sobre Gustavo Díaz Ordaz dijo que si no hubiera sido por el 2 de octubre “poco recordaríamos de ese sexenio”, que aunque tuvo cosas interesantes, por ejemplo, compartir junto con Luis Echeverría Álvarez el sitio destacado de los dos presidentes de le República Mexicana que más tierra repartieron a los ejidos, “ese dato socialmente se viene abajo con los acontecimientos de la Plaza de las Tres Culturas que revelan, materializan, hacen presente en la realidad de los hechos, lo más ruin y lo más descarnado del ejercicio autoritario del poder”.

Enciso Contreras sostuvo que muy pocas manos podrían levantarse a favor de que la colonia Gustavo Díaz Ordaz de la capital del estado de Zacatecas mantuviera ese nombre, y de aquellas que lo hicieran “pocas serían porque estuvieran realmente convencidas de que hubiera sido la labor de ese sexenio algo encomiable”.

Agregó a la reflexión de los nombres que se imponen desde el poder a los lugares públicos, que “nadie o muy pocas manos” estarían de acuerdo en poner a una escuela o colonia el de “Antonio López de Santa Anna, por ejemplo”, aunque “de haber las habrá”, añadió, para luego agregar, que tampoco son muchos los espacios públicos que se llaman “Luis Echeverría Álvarez”.

Sobre la manera arbitraria en que se ha ejercido este poder desde el gobierno, también comentó, “lo más lamentable es que lo poco bueno que tenemos y que nos hace recordar épocas gloriosas de cuando gana el pueblo, llegan las autoridades y lo quitan. Por ejemplo, el caso del estadio ‘Francisco Villa’, un nombre que nadie cuestionaba, más que la nueva aristocracia neoporfiriana en el poder”.

“Creo yo que en buen uso de razón próximamente recuperaremos ese título que –se retiró- porque Francisco Villa no jugaba al futbol, no; al igual que Benito Juárez tampoco hacia deporte; le gustaba el baile (…) o sea, lo que sigue es que nos quiten el nombre a la Unidad Deportiva ‘Benito Juárez’, o demás inconsistencias de ese estilo”.

“Entonces yo siento –volvió al tema de la propuesta No más Díaz Ordaz-, que es una iniciativa del todo loable de ser apoyada…buscarle un nombre bonito –a la colonia-. No sé, ya estaría sujeto a que los mismos autores de la iniciativa aporten una propuesta”.

No Más Díaz Ordaz
Los integrantes de No Más Díaz Ordaz manifestaron en una carta abierta sus argumentos para cambiarle el nombre a la colonia y por extensión al paseo o tramo del periférico que también lo lleva, señalando que la coyuntura de la conmemoración por el 50 aniversario de la Matanza de Tlatelolco es una “oportunidad para decirnos como sociedad y decirle al poder, que no queremos nunca más que el pueblo mexicano sea víctima de crímenes de Estado”.

Consideran que nombrar Gustavo Díaz Ordaz “a cualquier cosa en México, es celebrar la mentira, el autoritarismo, la violencia y la injusticia”, y validar socialmente el uso excesivo de la fuerza por parte del Estado contra la población inerme.

Añaden que aquel episodio del 2 de octubre de 1968, no sólo no significó un hecho lamentable que quedó atrás en la historia sino que sin obtenerse justicia al respecto durante estos años, ha seguido manifestándose hasta generalizarse, de manera que se verifican diariamente el asesinato y las desapariciones forzadas en las que participan o colaboran agentes del Estado, principalmente “policías municipales, estatales, ministeriales, Marina y Ejército”.

El texto agrega la invitación a la población en general, y especialmente a los vecinos de la colonia, a quienes propone que “nombren al mundo” aludiendo a su entorno, que se haga una consulta al respecto, para “honrar” con los nombres que “demos” a los espacios públicos, “otros valores individuales y colectivos, a otros referentes, a otro destino para México y para Zacatecas”. Pues observa que “nombrar también es construir lo que queremos a futuro o lo que legítimamente deseamos conservar de nuestro pasado”.

Posicionamiento
en la 63 Legislatura
Durante la sesión ordinaria de este martes, en asuntos generales, el diputado local, Javier Calzada, del PES, subió a tribuna para hablar sobre la conmemoración de los 50 años de la masacre ocurrida en Tlatelolco.

En intervención propuso “eliminar de la nomenclatura de las ciudades y pueblos de Zacatecas, y en donde sea necesario, los nombres de Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez y todos cuanto tuvieron que ver con ellos”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70