7.8 C
Zacatecas
viernes, 1 marzo, 2024
spot_img

Segundo piso, modernismo del siglo pasado

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ROGELIO CÁRDENAS VARGAS •

Priorizar lo individual sobre lo colectivo, la persona sobre la comunidad, el yo sobre el nosotros ha hecho que la humanidad se aproxime cada vez más a un punto de no retorno. No sólo se trata del riesgo del cambio climático, se trata de poner en riesgo el desarrollo, ya que seguir impulsando una mentalidad que ha socavado los recursos del planeta, recursos que son finitos y cada vez más difíciles de conseguir; el agua dulce, la energía, los minerales valiosos, todo se vuelve más costoso de obtener, conforme aumenta la demanda de bienes y servicios, muchas veces innecesarios, pero que estimulan el consumismo depredador.

- Publicidad -

El impulsar un proyecto como el segundo piso sobre la principal arteria de Zacatecas es justo eso, el yo sobre el nosotros, y no es que sea un proyecto inviable o innecesario (eso lo determinarán los estudios correspondientes), pero es el camino ya andado el siglo pasado en los países desarrollados y que han revertido el impulso de ese tipo de proyectos para impulsar lo colectivo. Mientras las tendencias están en incentivar el uso del transporte público, para disminuir el uso del coche particular, nuestro gobierno insiste en lo contrario, en lugar de impulsar decididamente el uso de transportes alternativos.

Y es que, al parecer, está fuera de vista la necesidad imperante, como país, de reducir el consumo de combustibles fósiles. Aún si los esfuerzos del gobierno federal por disminuir la dependencia energética del país, son un éxito, la realidad es que el ritmo de crecimiento esperado por el fenómeno del “nearshoring” en los próximos años, incrementarán la demanda energética y no habrá forma de satisfacerla, sin depender del extranjero, si no hacemos algo.

Uno de los caminos más convenientes, tanto ambiental como energéticamente, es que disminuyamos de forma importante el consumo de combustibles, para esto es imperante poner en operación políticas públicas que prioricen el trasporte colectivo y no el individual (eléctrico o de combustión interna). Y esa sería solo una de tantas políticas públicas de desarrollo urbano que permitirían disminuir la dependencia que tenemos de los combustibles fósiles. 

Algunas ciudades, buscando disminuir el uso del vehículo privado en ciertas zonas, han implementado políticas públicas para lograr esto, desde la disminución de los carriles de circulación en las calles, eliminar zonas de estacionamiento, hasta la peatonalización total de algunas calles. Otras ciudades como Londres, que cobra una tasa especial a los automovilistas que desean circular por ciertas zonas del centro de la ciudad, empleando la tasa de congestión (London congestion charge), cobrando 15 libras diarias (326 pesos al cambio), dan pasos firmes y polémicos a la disminución del coche privado. 

Es impensable el proponer medidas como las mencionadas, en cualquier ciudad, si antes no se fortalecen y otorgar opciones al ciudadano, que le permitan dejar su coche para trayectos en donde no está disponible alguna alternativa colectiva de transporte.

El gobierno del estado ha decido someter a consulta el proyecto, algo que es de aplaudirse si queremos transitar a una democracia participativa, es deseable que dicha consulta no se apresure para tomar una decisión y que los participantes de dichas consultas tengan una visión de futuro que merece Zacatecas.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img