12.8 C
Zacatecas
miércoles, 28 septiembre, 2022
spot_img

Mantener o cambiar el rumbo; esa es la disyuntiva

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAYMUNDO CÁRDENAS HERNÁNDEZ •

El anunciado proyecto de promover a Zacatecas en el mundo como capital mundial de la cerveza, acompañado de la entrega del mercado Jesús González Ortega, ubicado en el corazón del Centro Histórico de la ciudad capital, al consorcio cervecero de propiedad belga que produce la cerveza Corona en el municipio de Calera, es el último botón de muestra del tipo de desarrollo económico que la élite del poder desea para México y para Zacatecas, y por ello, será motivo de discusión entre los candidatos a gobernador que representarán a los distintos partidos en el proceso electoral que culminará con la renovación de los poderes del estado y los 58 ayuntamientos.

- Publicidad -

La existencia de varios partidos políticos y sus correspondientes discursos electorales no debe confundirnos acerca de que en materia de desarrollo sólo existen dos proyectos. El vigente en el plano nacional y estatal que implica mantener la prioridad en atraer y apoyar fundamentalmente empresas mineras y ensambladoras extranjeras de partes importadas; financiar únicamente a los productores agropecuarios prósperos olvidando a los cientos de miles de habitantes del medio rural empobrecido, que no cuentan con los recursos necesarios para ser tomado en cuenta en los programas oficiales; concentrar la inversión pública en la zona conurbada Zacatecas Guadalupe, marginando al resto del estado; mantener en la miseria a la inmensa mayoría de las escuelas del estado y contener el crecimiento de las instituciones públicas de educación media superior y superior, manteniéndolas a “pan y agua” para propiciar el crecimiento de la educación privada; orientar la obra pública en función de intereses particulares y no del bienestar general; desnaturalizar los eventos culturales masivos y las ferias regionales, transformándolos en pasarelas de artistas comerciales y en oportunidad para obtener jugosas mochadas, y mantener la concentración del poder para impedir el funcionamiento de los frenos y contrapesos contenidos en el diseño de las estructuras republicanas y, con ello, propiciar la corrupción, la impunidad y demás vicios del viejo régimen, y la violencia e inseguridad inherentes a este modelo de desarrollo.

En contrapartida, el proyecto alternativo potenciará las condiciones endógenas del crecimiento, priorizará el fomento de las empresas sociales, rescatará la economía campesina y dignificará la vida del mundo rural invirtiendo en él los recursos que generen nuevos impuestos a la actividad minera; invertirá los recursos necesarios para que la educación, la investigación científica, la innovación y el impulso a las actividades culturales sean las palancas fundamentales del desarrollo sustentable, propiciando el uso adecuado de las energías solar y eólica, así como los recursos hídricos de la entidad; reformará el régimen político para que la vida republicana y la fórmula de que el poder controle al poder sean una realidad y no una simulación, y la participación social será el factor que garantice que las instituciones del estado cumplan con su función de trabajar por el bienestar de toda la población. Todo lo anterior redundará en una disminución drástica de la inseguridad y la violencia.

Para cualquier observador medianamente informado no cabe ninguna duda que las fuerzas políticas que han sostenido el proyecto vigente desde 1982, son el PAN, el PRI y sus aliados, así como el PRD en los últimos años, y que el proyecto alternativo será posible si se configura un nuevo polo político y social comprometido con sus principales ejes y principios. En el caso de Zacatecas es de llamar la atención el esfuerzo de varios diputados locales y un equipo de académicos, orientado a elaborar un proyecto alternativo concreto que, en su momento, pueda servir como elemento de cohesión de distintas fuerzas políticas y sociales interesadas en constituir el polo político indispensable para hacer posible un cambio de rumbo en la entidad.

Si varios partidos y fuerzas sociales lograran unirse en torno al proyecto alternativo tendrían la obligación de postular como sus candidatos a personas cuya trayectoria y perfil garantice la aplicación práctica del mencionado proyecto alternativo, de manera que los electores puedan superar la desconfianza que hoy existe en los partidos políticos y participar masivamente para lograr un triunfo electoral inobjetable. El hecho de que ninguno de los auto destapados aspirantes al cargo de gobernador en el campo de los opositores aparece como claro favorito en las encuestas levantadas en las últimas semanas, puede permitir que sea el perfil y la idoneidad de cada persona considerada el factor decisivo en la deliberación de los órganos dirigentes. Ello también abonaría a que la selección del candidato del polo político alternativo no dañe la cohesión y disminuya el entusiasmo indispensable si en verdad desean ganar el Gobierno del Estado. Hacer posible lo anterior implica que las fuerzas progresistas abandonen el sectarismo y el comportamiento tribal que los ha alejado de una ciudadanía que hoy manifiesta de múltiples maneras que no se siente representada en el sistema de partidos. Pronto lo veremos.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias