17.8 C
Zacatecas
jueves, 1 diciembre, 2022
spot_img

Imágenes: el Grupo Plural de Delegaciones frente a su espejo

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALBERTO VÉLEZ RODRÍGUEZ • ROLANDO ALVARADO FLORES •

Si bien la fecha límite para la conclusión del proceso de legitimación de los contratos colectivos es hasta mayo 1 de 2023, el Sindicato de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas (SPAUAZ) ya inició los trabajos al respecto. Al menos es lo que afirma el Comité Ejecutivo del SPAUAZ y aduce una captura de pantalla en la que, al parecer, desde la Subdirección de Control de Verificación se le notifica que puede proceder a registrar la consulta debido a que se aprobó la logística. Incluso está ya definida la fecha para preguntar a las bases: 9 de noviembre de 2022. Más aún, si se consulta la página del Centro Federal de Conciliación y Registro laboral (CFCRL) se puede verificar que, en la programación de consultas, aparece el SPAUAZ para el día 9 de noviembre. Por su lado, el Grupo Plural de Delegaciones (GPD), desestimando la respuesta del CFCRL a la solicitud hecha el 12 de septiembre de 2022, a través de la plataforma del Sistema de Solicitudes de Acceso a la Información (véase “El marqués de Valdegamas y una toma sin razones” La Jornada Zacatecas, 2022/10/12), mandó una inconformidad. Lo hizo por vía electrónica a la Coordinación General de Verificación (CGV) el día 13 de octubre de 2022. De la respuesta que les ofrece la CGV se deduce que se hicieron, al menos, tres solicitudes. La primera es conocer el estado en el que se encuentra la solicitud de legitimación; la segunda, que se muestre la evidencia del registro del Contrato Colectivo de Trabajo UAZ-SPAUAZ (CCT), y la tercera exige se invalide la comisión nombrada por el Comité Ejecutivo para realizar el proceso de legitimación. Ninguna de estas tres cuestiones es respondida por la CGV porque se declara “incompetente para conocer de la solicitud planteada”. Lo que hace es dar vista a la Coordinación General de Contratos Colectivos y a la Dirección de Legitimación para no dejar en estado de indefensión a los promoventes. Se deducen varias conclusiones de lo anterior. En primer lugar, el GPD rechaza la respuesta ofrecida por el CFCRL a la solicitud hecha el 9 de noviembre; en segundo lugar, interpone una nueva inconformidad el 13 de octubre y no obtiene respuesta alguna; en tercer lugar, no logra demostrar que no haya sido registrado el CCT, tampoco que el certificado de registro mostrado por el secretario general del SPAUAZ sea una falsificación. Quizá porque no hay tal, acaso un error en la asignación del número. De la misma manera tampoco se demuestra que el secretario general no haya iniciado el proceso de legitimación y falsificado otro documento. Jenny González Arenas, en su artículo “Continúa el conflicto en el SPAUAZ” (NTR, 21/10/22) comenta: “Toda la información recibida del Centro Federal apunta a que nada se ha hecho”. La pregunta es: ¿cuál información? Porque en la respuesta de la solicitud del 13 de octubre sólo hay la declaración de incompetencia. También aduce que “lo que no se publica es información oficial entregada por el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral al Comité Ejecutivo del SPAUAZ sobre dicho trámite”. Esto es falso. Ya se señaló que el Comité Ejecutivo mostró una captura de pantalla en la que la Subdirección de Control de Verificación aprueba la logística e indica que ya puede registrar la consulta. Otra cosa es que algunos duden y crean falso ese documento. Ahora bien, de acuerdo con González Arenas, la respuesta a la solicitud del 12 de septiembre la induce a creer que “el contrato del SPAUAZ puede encontrarse en dos expedientes 48/1994, 40/2001”. Respecto a este punto remitimos al análisis del artículo “El marqués de Valdegamas”. Bien dice que esa información genera dudas, pero sobre el actuar de todos los secretarios generales electos en el siglo XXI, desde Burnes Ortíz hasta Martínez Pardo. E incluso desarticula el discurso del GPD. Bien, tras una demostración de ausencia de crítica, González Arenas sostiene que la respuesta de la CGV, la declaración de incompetencia, ratifica los asertos del GPD porque “dada la relevancia de las manifestaciones señaladas por un importante número de sindicalizadas y sindicalizados del SPAUAZ, la inconformidad se ha turnado a la Coordinación General de Contratos Colectivos, así como a la Dirección de Legitimación, a fin de que se analice el documento que se ha presentado y no se deje en estado de indefensión a todas y todos los sindicalizados del SPAUAZ que tienen serias preocupaciones sobre la información presentada por el Ing. Martínez Pardo”. Si se lee con atención la respuesta se notará que la supuesta “relevancia de las manifestaciones” es un trámite burocrático: se da vista a otras instancias porque eso es lo que mandata la ley, no porque exista alguna alarma. Incluso, en nota a pie de página, se indica que quejarse en todo momento por cualquier cosa es en perjuicio de la ciudadanía. González Arenas concluye con un dilema: “la colección de imágenes del Ing. Martínez Pardo, frente a documentos oficiales emitidos y firmados por las autoridades laborales”. Que es falso: el GDP ha sido, como se debe ser, muy crítico, pero no ha demostrado nada. Aduce imágenes dramáticas, poco más. El hecho irrevocable es que el proceso de legitimación está en curso.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img