11.8 C
Zacatecas
martes, 16 julio, 2024
spot_img

Los nuevos vientos sindicales

Más Leídas

- Publicidad -

Por: JORGE ADÁN HERNÁNDEZ LÓPEZ •

Por primera vez en la historia del Sindicato de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas (Spauaz), una mujer (Jenny González Arenas) ganó los comicios para renovar dicho sindicato. Lo anterior no es cualquier cosa, pues se trata de un triunfo de las mujeres universitarias que, gracias a la lucha de años, han logrado ganar espacios de relevancia dentro de la UAZ; además, se trata de un triunfo en contra de la mancuerna o la complicidad que hace la patronal, y los sindicatos, en este tipo de procesos, para cambiar la forma, pero no el fondo, y de esa manera que todo continúe igual.

- Publicidad -

Los nuevos vientos sindicales de la UAZ “alma mater” de muchos zacatecanos y zacatecanas, son una exigencia desde hace ya varios años, pues el reclamo de procesos democráticos, transparentes y, sobre todo, de la llegada de perfiles nuevos y sin que estén atados a los hilos que maneja el patrón, han sido una demanda constante de la clase trabajadora universitaria. Sin duda, este hecho histórico, aunque aún prende de un hilo, se convierte en un ejemplo para todos los sindicatos que están en proceso de lucha por lograr un cambio dentro de su estructura y organización.

El sindicalismo ha arreciado su lucha en este sexenio, definitivamente no podemos explicar la democratización de los sindicatos sin las distintas reformas en materia laboral que han sucedido en los últimos años. Del 2019, a la fecha, al menos ha habido 11 reformas importantes a la Ley Federal del Trabajo, dentro de las cuales se encuentra la reforma laboral en materia de sindicatos, la cual, como ya lo he referido en este mismo espacio de opinión, tiene como principal objetivo democratizar los procesos electivos en los sindicatos y empoderar a la clase trabajadora.

Para muestra, un botón: en el proceso de renovación del Spauaz es el claro ejemplo de una nueva dinámica en el sindicalismo, una dinámica en la que juegan un papel importante los personajes de lucha, así como la participación decidida de la mayoría de los agremiados, pues en este proceso hubo una participación del 74.99 por ciento del padrón; lo anterior, nos debe hacer entender de que, para que los cambios sucedan, debemos involucrarnos.

La lucha sindical no es lucha de un sólo día o una temporada, tuvieron que pasar años para que un hecho como el del Spauaz sucediera. Lo mismo ocurre en otros sindicatos, los cuales están en pleno proceso de democratización y cambio, el cual es un proceso que pareciera lento pero seguro. 

La clave del éxito sindical es la participación libre y activa de los agremiados, seguro estoy de que siempre serán más los que deseen un cambio en su gremio que los que quieren que las cosas sigan igual; pero desear que las cosas cambien no basta, sino que debemos involucrarnos y participar para hacerlas cambiar. No debemos negar que lo anterior tiene sus complicaciones, para nadie es desconocido que muchas veces la parte patronal no quiere o no le conviene que la clase trabajadora esté bien organizada y que esté al frente de los sindicatos alguien que verdaderamente representa a las y los trabajadores; por lo anterior, el patrón le apuesta a la desorganización y a la apatía de los trabajadores y trabajadoras.

Desde luego que los líderes sindicales tradicionales se resisten a los nuevos vientos del sindicalismo que demandan democracia, no es fácil decirle adiós a los privilegios y a las mieles del poder de las que disfrutan líderes y lideresas al estar frente a un sindicato; no solo es el salario, son el acomodo de plazas, las cuotas, los viajes, los viáticos, en fin, son muchos los motivos por los que siempre una parte del gremio de trabajadores se resistirán a que su sindicato cambie y se valdrán de todo lo posible por influir en los trabajadores e influir en los procesos. Tanta es la resistencia a los cambios que, aun y llevados los procesos democráticos, quienes ostentan el poder tratarán de que los nuevos vientos sindicales no lleguen, tal y como está sucediendo en el Spauaz, que aún después de la jornada, está en suspenso la decisión definitiva.

Uno de los gremios del que se espera pronto triunfe en la lucha del sindicalismo democrático, es el de las y los maestros; un gremio que ha estado secuestrado por un grupo político de prácticas antidemocráticas y poco transparentes. Recordemos cómo, en una asamblea de renovación de la dirigencia, las y los maestros fueron golpeados y amenazados con la finalidad de que dicha asamblea se no se llevara a cabo, pues los maestros democráticos que exigían un cambio superaban en número a los que querían que todo siguiera igual. Hoy ese sindicato, a cargo de Soralla Bañuelos, sigue teniendo prácticas poco democráticas, pues ni siquiera emite las convocatorias para renovar a sus representantes en tiempo y forma.

Los nuevos vientos sindicales soplan cada vez más fuerte. Ojalá que la voluntad de los agremiados al Spauaz se respete y que ese sindicato sea un ejemplo de lucha para todos esos sindicatos que están en proceso de democratización.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -