26.8 C
Zacatecas
lunes, 17 junio, 2024
spot_img

La educación y la ciencia son pilares fundamentales para el desarrollo del país

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Ulises Mejía Haro •

El pasado 16 de mayo, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, llevó a cabo el foro “La Educación y la Ciencia en la Transformación”, en el cual participaron más de mil 200 académicos, investigadores, escritores, científicos y desarrolladores de tecnologías de instituciones de educación media superior y superior, así como de centros de investigación de todo el país; los ponentes participantes coincidieron en que la educación es el corazón de la transformación, y que la educación, en una relación simbiótica con la ciencia, las tecnologías y la innovación, son pilares fundamentales para el desarrollo del país. 

- Publicidad -

La científica y académica de la Universidad Autónoma de México (UNAM), y actual jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en su intervención, propuso construir la soberanía científica para impulsar el desarrollo del país: “Nosotros creemos profundamente en que el desarrollo científico, desde la ciencia básica, hasta la ciencia aplicada y también las humanidades y las ciencias sociales, son fundamentales en el desarrollo de la nación, así como hablamos de la soberanía alimentaria, de la soberanía energética, hay una parte fundamental que tenemos que construir en México en el marco del concierto de las naciones, la soberanía científica y el desarrollo educativo y tecnológico son parte del desarrollo nacional. Y eso es lo que hemos tratado hacer en el Gobierno de la Ciudad”.

Afirmó que, un país con justicia e igualdad debe sostenerse en una educación pública enfocada a disminuir desigualdades y que, a su vez, impulse el desarrollo científico. “México es un país que anhela la justicia en todos los sentidos, justicia social, justicia ambiental, justicia del poder judicial. Y que, en esa justicia, en la erradicación de la pobreza, en la disminución de las desigualdades, por supuesto, la educación pública y el desarrollo científico son fundamentales”.

La comunidad científica y académica coincide con la propuesta Claudia Sheinbaum en impulsar la educación y la ciencia, ya que un país en desarrollo como el nuestro debe invertir más en educación, ciencia y tecnología, es la mejor inversión para lograr la transformación, el desarrollo sostenible, abatir la pobreza, la desigualdad, la dependencia tecnológica y acceder con ello a mejores estadios de bienestar.

Desde el siglo V a. C. hasta los tiempos actuales, se ha destacado la importancia de la educación y la ciencia para el progreso de los pueblos y de las personas; el filósofo griego Platón escribió: “Si un hombre deja de lado la educación, camina cojo hasta el final de su vida”; más recientemente el economista Schultz sostuvo: “La inversión en educación explica el crecimiento”.

El científico e investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Luis Enrique Sucar, destacó que, al menos hay tres razones muy importantes para invertir en ciencia: (a) nos permite entender el mundo que nos rodea y es clave para la educación, (b) es fundamental para resolver los grandes problemas de la humanidad, y (c) es la base del desarrollo tecnológico, y por ende, del progreso económico y social. En tanto, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró: “invertir en educación es la forma más rentable de impulsar el desarrollo económico, así como de mejorar las capacidades y oportunidades para hombres y mujeres jóvenes”.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, y la aspirante a la sucesión presidencial mejor calificada en todas las encuestas, gobierna con los principios de la Cuarta Transformación y del proyecto de Nación que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador; su éxito radica en que sus políticas y acciones de gobierno se sustentan en una planeación basada en un diagnóstico preciso de los problemas de la ciudad, sin caer en improvisaciones y ocurrencias, hace uso de la ciencia, tecnología, innovación e inteligencia.

Por lo anterior, la Ciudad de México es ejemplo, a nivel nacional y mundial, en la reducción de un 50 por ciento de los delitos de alto impacto; convertir a la ciudad en la “ciudad de todos los derechos” (educación, salud, vivienda, agua potable, seguridad); en proyectos en materia de energías renovables y sustentabilidad para combatir el cambio climático y mejorar la movilidad mediante el uso de energías limpias que no liberan gases con efecto invernadero (Central Eléctrica Fotovoltaica en la Central de Abasto, la planta de Carbonización Hidrotermal con la basura orgánica, cablebús, trolebús elevado, metrobús, la línea 1 del metro, autobuses eléctricos); la conectividad con internet para todos, con más de 30 mil puntos con WiFi gratuito en espacios públicos, escuelas y colonias populares, entre otros. 

Como ejemplo de la aplicación del conocimiento científico para procurar bienestar en favor de la ciudadanía, Claudia Sheinbaum creó la Red ECOs de Educación Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México, la cual es un órgano interinstitucional colegiado de carácter técnico, de consulta, opinión, asesoría y análisis, que tiene como finalidad establecer la planeación para un mejoramiento de la educación media superior y superior, la ciencia, la tecnología y otros. Esta Red ECOs logró instrumentar un sistema que detecta, con mayor detalle, la información de los microsismos.

Otro ejemplo de apoyo a la educación pública es la beca universal para un millón 200 mil alumnos desde preescolar hasta secundaria; asimismo, la ampliación de la cobertura de la educación superior de la ciudad con la creación del Instituto de Estudios Superiores Rosario Castellanos (IESRC), que junto con la Universidad de la Salud (UNISA), les permite, a 40 mil alumnos, estudiar una carrera profesional.

- Publicidad -
Artículo anterior
Artículo siguiente

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -