15.2 C
Zacatecas
martes, 7 diciembre, 2021

El debate sobre los esquemas para administrar la nómina educativa

Más Leídas

- Publicidad -

Por: La Jornada Zacatecas •

La discusión sobre la mejor forma de administrar la nómina educativa en la postura federalizada (donde cada estado se haga responsable de su nómina) o centralizada (donde Gobierno Federal la controle desde el centro) tiene pros y contras en ambas formas. Pensemos en ellas.

- Publicidad -

Una nómina debe responder a las necesidades que tenga una entidad de profesores y personal de apoyo, técnico y administrativo. Y un estado tiene necesidades distintas a otros estados, y formas de movimientos que es difícil de controlar con eficacia desde arriba y afuera. Una administración centralizada tiene dos rasgos necesarios: procedimientos estandarizados de la administración y asignación de techos presupuestales en función de algoritmos genéricos de reparto. En este último caso, se traduce en la negación de los procesos de diagnóstico y planeación. Esto es, la definición de presupuestos de capítulo mil con base en un diagnóstico de necesidades (de abajo hacia arriba), y opuesto a la definición del presupuesto por asignación de techos (de arriba hacia abajo). La enorme desventaja de este último es que se nulifica la necesidad de elaborar procesos de planeación sobre la base de las necesidades reales. Además, los procedimientos estandarizados en el país contravienen la posibilidad de adaptar la administración a las condiciones específicas de cada estado.

La idea de que la administración centralizada es más eficiente gana adeptos por las corruptelas locales como se muestra la asignación de plazas de ex funcionarios estatales. Por otro lado, la centralización hace que un simple permiso de movimientos de un profesor de Nieves o Pinos, pasa por un tortuoso camino que llega y regresa de México. Aunque es cierto que la centralización da para menos manejos arbitrarios, el riesgo es que pasemos de un arbitrio a otro, con la desventaja que el arbitrio centralista desconoce el terreno local.

Un elemento esencial es responder la pregunta, ¿puede gobierno central asumir el 100 por ciento de la nómina? Esta idea tiene serias dificultades jurídicas. Veamos la experiencia: cuando existía el FAEB (federalizado) Gobierno Federal trasladaba las aportaciones del ramo 33 y el estado administraba el recurso, con lo cual, realizaba ahorros importantes en nómina de administrativos, porque con el personal administrativo contratado con recurso federal se administraba también el sistema estatal de educación. La sinergia se traducía en ahorros por economías de escala. Cuando llegó el FONE (centralizado) es cuando inicia la crisis del déficit del gasto de nómina.

Así las cosas, es mejor el estado administre la nómina y se adopte el esquema federalizado (no el centralizado). Pero el compromiso de gobierno federal es reconocer la nómina que está debidamente justificada por diagnósticos precisos. Si gobierno central actúa con la lógica de techos que sube o baja sobre criterios distintos a las necesidades locales de educadores, el déficit será crónico. Como el Pacto de distribución fiscal centraliza la captación de impuestos, y los estados están fuera de eso, deben ser compensados a través de las participaciones y las aportaciones. No puede ser que otros estados no tengan este problema y Zacatecas tenga dos sexenios batallando con ello. El debate apenas comienza, incluye muchos intereses nocivos y por ello el diálogo debe ser abierto y transparente entre todos los involucrados. 

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias