11.3 C
Zacatecas
lunes, 6 diciembre, 2021

COP26: el acuerdo final de Glasgow

Más Leídas

Por: ÁLVARO GARCÍA HERNÁNDEZ •

Para Sarahí en nuestro aniversario.
Te amo.

Tal como lo esperábamos, la Cumbre de Cambio Climático (COP26) no ha tenido los resultados que la humanidad esperaba, por el contrario, las exigencias mundiales de consolidar una nueva estrategia global en materia de calentamiento global, van a tener que esperar a mejores tiempos que ya por el inminente incremento de la temperatura, no tendrán un mañana muy halagüeño. Tal como lo hemos reiterado durante mucho tiempo, el principal obstáculo que enfrenta el ambiente común es que desde la Cumbre de Estocolmo sobre el Medio Humano de 1972 hasta esta última a la que hacemos referencia, no ha existido la fuerza legalmente vinculante que motive que tantos principios y declaraciones pasen inadvertidos teniendo como pretexto el carácter soberano de los países, por lo que los famélicos acuerdos firmados ahora por 200 países asistentes a la COP26, son un cúmulo de buenas intenciones pese a la caótica situación que enfrenta el planeta en materia de cambio climático. Especial mención ha tenido el tema de que es el carbón la principal fuente de calentamiento global por lo que la intención es disminuir su uso, condición que la India y China reconocen y se han comprometido a que en 2070 prescindan de una economía basada en carbón, solo esperamos que esto no sea demasiado tarde pues las previsiones en la materia tienen un futuro incierto. Así las cosas, el sábado pasado se exhortó a las naciones para que el próximo año recorten sus emisiones y sus subsidios a los combustibles fósiles. En este contexto y, a dos semanas de iniciada la Cumbre de Glasgow en la que por cierto no acudió ni Xi Jinping (Presidente de China) ni Vladimir Putin (Presidente de Rusia), se encontraron coincidencias importantes respecto a las emisiones de metano, en el que 193 países encabezados por Estados Unidos y la Unión Europea, acordaron reducirlas al 30% y, en este rubro las ausencias más marcadas fueron las de China, Rusia y la India, si acaso, el más consiente fue el primero de los países citados, ya que sin firmar el acuerdo, presentará un programa de reducción del mencionado gas. Glasgow representó también, un concierto de manifestaciones de hartazgo a los compromisos serios respecto al clima, pues mientras los líderes son remilgosos a establecer parámetros firmes para disminuir o evitar la generación de los gases de efecto invernadero, otras organizaciones ambientalistas y su dirigentes, motivaron sendas manifestaciones públicas de rechazo a los raquíticos acuerdos que se obtuvieron después de varios días de discusiones. Lo más serio de todo esto es que vamos directo a los 2.4 grados de calentamiento, lo cual en términos concretos generará un desequilibrio de múltiples dimensiones pues incrementará el nivel del mar, motivará una inseguridad alimentaria, incendios forestales, sequías extremas en ciertas regiones e inundaciones en otras y, en general, un caos generalizado que pondrá en riesgo a la comunidad humana mundial. Sin duda, en las cuestiones de cambio climático, los intereses industrializados van por un lado mientras que las genuinas aspiraciones sociales de vivir en condiciones ambientalmente sostenibles van por otro; ya se había dicho que estamos al borde, que estamos cavando nuestra propia tumba y sin embargo, las grandes potencias no ceden o lo hacen muy poco, afectando los intereses de las presentes y futuras generaciones. En esta tesitura no nos extrañe ver al interior de cada país, compromisos internos similares, simuladores de la realidad ambiental que enfrentan pueblos y comunidades, ya que está visto que para muchos, el tema climático no es una prioridad pues simplemente los municipios de México muy poco han participado con estrategias, acciones o programas que conduzcan a su población a una mejor calidad de vida, por el contrario, muchos no tienen ni siquiera un departamento de protección al ambiente y, desde hace muchos años, reducen el tema ambiental a la simple siembra de arbolitos con todo y reconocimiento a quienes contribuyen en las jornadas de reforestación, menos aún tienen reglamentos de protección al ambiente o de acciones de mitigación y adaptación al cambio climático, con esto y otras estrategias fallidas pretenden solucionar el delicado problema que tenemos, no obstante, la principal puerta de entrada de los problemas ambientales son los municipios y sus comunidades que enfrentan a cómo pueden, los impactos del calentamiento global que ya se están presentando. En este sentido, considero que es fundamental la incidencia social en las políticas públicas ambientales, es necesarios caminar del lado de las autoridades para avanzar en estos temas tan importantes para la humanidad, no desistamos, sigamos avanzando.

[email protected]

 

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias