16.8 C
Zacatecas
lunes, 17 enero, 2022
spot_img

Carmen Salinas y el estigma de la Corcholata

Más Leídas

- Publicidad -

Por: CARLOS BELMONTE GREY •

La Gualdra 507 / Cine / Desayuno en Tiffany’s, mon ku

- Publicidad -

Estaba empezando a escribir sobre las nominaciones de los premios Lumières de la Prensa en Francia, cuando me enteré de la muerte de Carmen Salinas. Fue una actriz que se dedicó a una industria y un cine a las antípodas del tipo de cine que generalmente aquí se comenta y justamente del que abrevan los críticos culturales: el cine comercial y popular frente al cine llamado intelectual o de autor.

La Corcholata es el personaje que funcionó como calificativo por la prensa para identificar a Salinas. Salido de la película Bellas de noche (Miguel Delgado, 1975), este fue el arranque -como primera actriz- de su fructífera carrera en el género del cine ficheril y sexy-cómico.

Este personaje, lo mismo que sucedió con varios actores, quedó metido en conversaciones cotidianas del espectador siempre en tono burlesco y peyorativo. Un personaje y otros del estilo que llevaron a la actriz Carmen Salinas a ser continuamente denostada, insultada y pocas veces tomada con respeto por los sesudos comentarios de comentadores culturales y creadores artísticos.

El cine popular, populachero y de público masivo del que ella se hizo conocida y una de las principales actrices ha cargado igualmente estos peyorativos estigmas. Este estigma populachero lo llevó a cuestas cuando en 2015 fue diputada por el Partido Revolucionario Institucional. Las críticas le llovieron porque nadie la consideraba ni estudiada ni preparada para puestos políticos de envergadura y era tachada más como un mero movimiento populista del PRI. Como si la actuación profesional no requiriera formación y los actores fueran en realidad personajes de sus películas, o por el otro lado, como si los políticos fueran excelsos intelectuales y universitarios.

Salinas sufrió la extensión de sus personajes a la identidad personal. Como sucedía con los actores hollywoodenses desde la década de 1930 en que el público quería verlos en su vida personal dotados de la misma envergadura que en el fantástico mundo del cine. Solo que Salinas no estaba envuelta por la parafernalia del glamour.

Justo me preparaba para una serie de entrevistas con actores del cine de los años 1970 y 1980, entre cuyos actores tenía en cabeza de lista evidentemente Salinas, ahora esa lista la tengo que actualizar y debo darme prisa en hacerlas.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la-gualdra-507

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias