10.2 C
Zacatecas
lunes, 6 diciembre, 2021

Diputado del PT pide todo el peso de la ley contra porros que destruyeron el Teatro Calderón

■ Agresiones a mineros no pasaron a mayores, pero pudo haber corrido sangre ante la complicidad y omisión abierta de Godezac y autoridades municipales: Figueroa

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALEJANDRO ORTEGA NERI •

En el apartado de asuntos generales de la sesión ordinaria de la 64 Legislatura de este martes, el diputado local por el PT, José Luis Figueroa Rangel, señaló que no se puede sucumbir ante los actos criminales como los de la semana pasada, cuando un grupo de “esquiroles” atentó contra trabajadores mineros y el Teatro Fernando Calderón, en repudio a la visita del senador Napoleón Gómez Urrutia por la presentación de su libro “El triunfo de la dignidad”, por lo que pidió todo el peso de la ley para los provocadores.

- Publicidad -

Los hechos violentos y vandálicos contra un edificio histórico, emblemático que es patrimonio cultural de la humanidad; me refiero al Teatro Fernando Calderón, cometido por un grupo de porros y gánsteres provenientes de Fresnillo y pagados por el empresario Alberto Bailleres González son condenables. Sin embargo, pudo haber sido peor; por fortuna las agresiones a trabajadores mineros no pasaron a mayores, pero pudo haber corrido sangre ante la complicidad y omisión abierta del Gobierno del Estado y autoridades municipales”, dijo desde la máxima tribuna el legislador.

Figueroa Rangel consideró que sin duda todo esto es inadmisible y debe ser investigado para castigar de manera ejemplar a los responsables materiales e intelectuales de los destrozos por la vistita de Gómez Urrutia, que además de ser presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara Alta, es el secretario general del Sindicato de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana.

“¿A qué se debe este odio a la figura del compañero Senador Napoleón Gómez Urrutia y contra el sindicato minero que él dirige? Se debe a que, cuando asume la dirigencia del Sindicato Nacional de Mineros, el compañero Gómez Urrutia exige el cumplimiento cabal de los contratos colectivos de trabajo, en todas sus cláusulas; pero hay algunas de ellas que le preocupan más, aparte de los bajos salarios, la sobreexplotación, la subcontratación, y el incumplimiento de pago de prestaciones y otras cosas más. A qué me refiero, a las condiciones de seguridad e higiene, las cuales en la práctica no existen en las minas concesionadas a los Bailleres, a Carlos Slim y a Germán Larrea”, continuó.

A decir del legislador petista, un sindicato que se atreve a exigir condiciones mínimas de seguridad e higiene laboral, mejores salarios y prestaciones a este tipo de empresarios, es considerado como un “enemigo peligroso”, porque según los empresarios cometen una osadía y una falta de respeto y “se vuelven contra él de manera rabiosa echando mano de todo su poderío”.

“Sin embargo, al sindicato le asiste la razón, porque hay que recordar que, ante la falta de condiciones de seguridad e higiene, el 19 de febrero de 2006, sucedió el homicidio industrial cometido en la mina de Pasta de Conchos, donde murieron 65 trabajadores mineros, 63 de ellos permanecen aún en las entrañas de la mina. Ante esta irresponsabilidad de Germán Larrea que no quiso cumplir con el Contrato Colectivo en materia de seguridad e higiene y previniendo que no sucediera otra tragedia más, el 31 de julio de 2007 estallaron tres huelgas, que aún permanecen sin solución: en Taxco, Guerrero; Cananea, Sonora; y en Sombrerete, Zacatecas”, recordó.

Por esta razón, dijo, tanto Bailleres, Slim y Larrea ha recurrido a todos los métodos inimaginables para doblegar a este sindicato, y a su dirigente Gómez Urrutia, desde inventar que se robó 55 millones de dólares, cuestión que se ha demostrado una y otra vez que es falso; de hacer varios intentos por imponer sindicatos blancos; intentar “burdas maniobras” para calificar de inexistentes las tres huelgas, que sin embargo, continúan vigentes gracias a los amparos promovidos y ganados por el sindicato; y la orden de extradición, por parte de la PGR, de Napoleón Gómez Urrutia, quien tuvo que exiliarse en Canadá ante las amenazas de muerte contra él y su familia, operada siempre por los gobiernos “neoliberales” de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con Figueroa Rangel, los empresarios no han podido, por un lado, doblegar la lucha de este sindicato que mantiene heroicamente tres huelgas y que el próximo año cumplirán quince años de existencia, y por otro lado, son quienes pese a todas las adversidades, han roto con los llamados topes salariales, y es el que mayores aumentos en salario y prestaciones consigue en nuestro país. Por tanto, aseveró, es un sindicato con una dirigencia que merece todo el respeto y solidaridad.

“En suma, no podemos sucumbir ante actos criminales como los que vivimos la semana pasada en un claro atentado a un recinto cultural e histórico como lo es el Teatro Fernando Calderón, en el que la impunidad se paseó haciendo gala de sus perversas formas para servir como brazo gansteril de la parte patronal neoliberal, que aún piensan que estamos inmersos en la época de la Colonia, en la que podían disponer de la vida y la dignidad a su antojo”.

“Es un acto ruin e indeseable de la más burda bajeza, una absurda provocación que pinta de cuerpo entero la intolerancia y el odio infundado de esquiroles que reprimen, golpean, enemistan, dividen, criminalizan y que en sus antecedentes, se muestran como acérrimos enemigos de la clase trabajadora a través de sus personeros liderados por Carlos Pavón Campos, por ello, nada de impunidad y sí todo el peso de la ley”, concluyó.

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias