18.6 C
Zacatecas
viernes, 27 mayo, 2022
spot_img

La polémica del Tren Maya

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MBA ULISES MEJÍA HARO •

En estos días en medios de comunicación y redes sociales se han hecho fuertes críticas al proyecto de construcción del Tren Maya por parte de algunos artistas, músicos, académicos, comunicadores, ambientalistas y militantes de partidos políticos de oposición; algunos de ellos se han distinguido por estar en contra del Presidente Andrés Manuel López Obrador; quienes critican los impactos ambientales por el cambio en el trazo en su tramo 5 entre Cancún y Tulum. En esta nueva ruta ya no se afectará el área urbana de Playa del Carmen, ni tampoco será una obra elevada, será a ras de tierra para garantizar que la construcción concluya en el 2023 y bajar su costo.

- Publicidad -

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) manifiesta que los 22 mil árboles removidos del camellón de la autopista de tramo 5 original (cancelado) fueron rescatados y trasplantados en espacios públicos, avenidas y parques, y además manifiesta que tienen más de 500 millones de árboles sembrados para mitigar las afectaciones de la obra. Asimismo, asegura, que se está impulsando la conservación del territorio a través de la creación y ampliación de Áreas Naturales Protegidas, arguye “Las personas de la región quieren y ven en el Tren Maya un camino de esperanza para su bienestar y felicidad en sus propias comunidades, a diferencia de lo que en administraciones anteriores se hacía para el beneficio de unos cuantos”. El Presidente López Obrador destaca la creación de un parque de 1000 hectáreas para la protección del jaguar en Tulum y dice que las obras no afectarán los cenotes de la región.

Al consultar el proyecto del Tren Maya, nos queda claro que, con la construcción de esta obra del pueblo, insignia del gobierno de Amlo, se pagará una deuda histórica en la región sur-sureste de México, región olvidada durante décadas por los gobiernos de sexenios anteriores; no obstante, que contribuye notablemente a la economía y desarrollo del país por los ingresos obtenidos por la extracción de petróleo de Veracruz, Chiapas, Campeche y Tabasco. De 1988 hasta 2012, durante cuatro sexenios, el 33% del presupuesto se sustentó en los ingresos por la venta del petróleo en el extranjero; sin embargo, su desarrollo no ha llegado de la misma forma que a los estados del norte y centro del país, en gran parte por la falta de infraestructura de transporte y conectividad, lo cual limita el aprovechamiento del gran potencial de la región y las oportunidades para sus habitantes.

El Tren Maya implica la construcción de 1,500 kilómetros de vías férreas y 42 trenes rápidos y modernos que buscarán introducir turistas que llegan de Cancún, Playa del Carmen y Tulum hacia el sur de Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Chiapas y Tabasco. Conectará las antiguas ciudades mayas con las modernas metrópolis, ampliando las oportunidades para los turistas de conocer más tesoros de la Península. Asimismo, permitirá aprovechar del gran potencial de la región al mejorar la conectividad y movilidad, con menos tiempo de traslados y de costos de centros urbanos con importante concentración de actividades económicas que se encuentran distantes entre sí (en promedio 320 km) y distantes de las principales regiones productivas del país.

En esta región hay 7.3 millones de personas en situación de pobreza, de los cuales el 30% se encuentra en pobreza extrema. Uno de los objetivos del Tren Maya es detonar la economía de la región y el bienestar de la gente, esta obra traerá prosperidad y certidumbre a las familias del sureste; tan solo en la construcción de los siete tramos del Tren Maya se generarán medio millón de empleos. Además, la operación del tren traerá diversas oportunidades de empleo y los nuevos negocios que genere traerán otras formas de acceder a un mejor nivel de vida. La inversión pública de este proyecto de infraestructura de transporte más ambicioso de la historia del sureste tendrá un impacto profundo en la economía de la región y del país. Los 150 mil millones de pesos de inversión pública tendrán un efecto multiplicador en la economía. Esto significa que, por cada peso de inversión, resultará en una mayor derrama económica e ingresos en la región.

El Tren Maya también fortalecerá al sector agroalimentario de la región y del país, al integrar este sector estratégico al transporte de carga del Tren Maya, a fin de fomentar la competitividad y la economía de las familias campesinas. El proyecto contempla la creación de nodos logísticos que conecten con puertos, aeropuertos, aduanas y zonas de consumo para incrementar la participación del sector agroalimentario local en mercados regionales, nacionales e internacionales.

En síntesis, el Tren Maya, significa para la región sur-sureste -que también existe y es parte de México- un impulso sin precedente a la infraestructura de comunicaciones y conectividad que impulsará el turismo, la cultura, el empleo, la educación, la salud, el campo y, sobre todo, el combate de la pobreza extrema y el bienestar de las familias campesinas.

Por lo anterior, no compartimos las críticas de los opositores a la construcción del Tren Maya, algunas quizás bien intencionadas, pero sin fundamentos sólidos y otras malintencionadas con propósitos meramente ideológicos y partidarios de cara al actual proceso electoral y a la contienda de la sucesión presidencial de 2024.

Toda obra de infraestructura carretera, hidráulica y ferroviaria causa un daño ambiental; en este caso se busca el menor daño posible y el mayor beneficio y se realizan acciones remediales y de mitigación, derivadas de las afectaciones y de los estudios de impacto ambiental. En la construcción de esta obra se mantiene un dialogo permanente, circular y transparente con las comunidades, gobiernos estatales y municipales; el proceso de consulta indígena fue el más grande de la historia de un proyecto de infraestructura. Se busca detonar una nueva responsabilidad compartida entre las ciudades, comunidades rurales y sus actividades productivas a través de la rehabilitación y conservación y mejoramiento de los recursos naturales, como son el agua, flora y fauna silvestres.

- Publicidad -
Artículo anteriorLa violencia NO es el camino
Artículo siguienteMirar al sur
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias