11.8 C
Zacatecas
jueves, 18 agosto, 2022
spot_img

Pobreza franciscana

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RICARDO ARTEAGA ANAYA •

La política empleada por el Presidente López Obrador, en materia de administración de los recursos públicos, ocasionó fuertes críticas y una fuerte campaña para demeritarla por parte de medios de comunicación, opositores y por quienes lograron amasar fortunas gracias al despilfarro y corrupción en las licitaciones para compras y contratación de bienes y servicios por parte de gobierno federal, se juraba que el recorte en el gasto público ocasionaría el colapso de nuestras instituciones y por ende del gobierno mexicano, la parálisis de la administración federal y que ésta caería en picada hacia los estados y los municipios por los recortes a los presupuestos. 

- Publicidad -

El colapso institucional, gubernamental y de la administración pública federal, estatales y municipales nunca llegó, por el contrario el gobierno federal logró el ahorro de cientos de millones de pesos de forma anual, aunado al combate a la corrupción, el ahorro logrado gracias a la política de austeridad republicana ha permitido avanzar y fortalecer programas sociales para logar una mayor cantidad de personas beneficiadas, la pensión para adultos mayores incrementó y además se ha alcanzado la universalidad del mismo, el programa de jóvenes construyendo el futuro también ha permitido que millones de jóvenes tengan la posibilidad de capacitarse en algún oficio u profesión para prepararse para la vida laboral y evitar que se encuentren desempleados por la falta de oportunidades, de igual forma cientos de miles de mujeres y familias reciben apoyos económicos durante una crisis mundial que afecta económicamente también a nuestro país. 

La política de austeridad republicana no solo ha combatido la corrupción que implantó el modelo neoliberal para enriquecer a políticos y allegados a través de licitaciones irregulares o mediante el aumento en muchas veces el costo real de las compras y obras públicas, era común escuchar que familiares o amigos de políticos con encargos públicos, se convertían en proveedores y prestanombres de estos frente a las administraciones, desde proveedores de productos de oficina, hasta constructoras fueron los negocios millonarios que utilizaron los políticos del viejo sistema para enriquecerse. 

Los recortes al presupuesto público federal, estatales y municipales, fueron pensados y propuestos por el gobierno de la cuarta transformación no sólo para combatir la corrupción a través de las licitaciones, sino también para acabar con las bolsas millonarias con las que contaban servidores públicos y funcionarios de primer nivel, diputados, senadores y representantes populares para destinar en su beneficio, conocido era que el salario de estos era guardado y realizaban sus gastos (onerosos) con recursos disfrazados de viáticos y gastos de representación, regalos caros como bolsas, relojes y alhajas eran compradas con recurso público sin ningún problema, cientos de millones de pesos eran destinados para ofrecer una vida de lujos a nuestros políticos. 

El despilfarro en la administración federal ha terminado gracias a la política de austeridad aplicada por el Presidente López Obrador, ya no se compran regalos ni se financian estilos de vida millonarios desde la administración pública, se combate la corrupción y se busca que termine sepultado el sistema de desvío y triangulación de recursos a familiares y amigos a través de contratos públicos. 

Los últimos dos años han sido críticos para la economía mundial y por ende para México, sin embargo, en comparación con otros países, incluso las potencias como Estados Unidos, la economía mexicana ha tenido menor impacto, la clave ha sido el ahorro logado y con ello la inversión en obras clave como la compra de una refinería, la construcción de otra más, el rescate del sector energético del país y el destino de programas sociales para los que menos tienen en el país. 

Un nuevo anuncio del presidente sobre más ahorro en la administración federal, pobreza franciscana como ha sido llamada, nos permite reconocer que por primera vez en la historia de México y de las crisis económicas que hemos atravesado, se aprieta el cinturón a la clase gobernante, se reducen y eliminan beneficios de nuestros políticos y no se pasa la factura a los mexicanos, los números y resultados son públicos y reales, los mexicanos recibimos con gusto la política de ahorro, de combate a la corrupción y de apoyo a los que durante años fueron abandonados. 

La pobreza franciscana no afectará a los mexicanos, afectará a políticos como Felipe Calderón que recibían 54 millones de pesos al año como pensión y que durante años han lucrado con las riquezas de nuestro país. 

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias