8.6 C
Zacatecas
sábado, 27 noviembre, 2021

Finanzas estatales, continúa la agonía

Más Leídas

- Publicidad -

Por: LUCÍA MEDINA SUÁREZ DEL REAL •

Ya se acerca la quincena y once mil familias aún permanecen en espera del pago de la pasada. 

- Publicidad -

La situación es inédita a pesar de que la insuficiencia presupuestaria en Zacatecas es cotidiana, porque la respuesta es atípica, no sólo en términos de acción, sino también en el plano comunicativo. 

Contrario a lo acostumbrado, el nuevo gobierno no intenta ocultarlo, ni convencer que el recurso llegará pronto, sino al contrario. 

El mandatario estatal lo advirtió desde la toma de protesta, las finanzas del estado se encuentran en agonía, y ese día 12 dijo que no había dinero para pagar la siguiente quincena. 

En el mismo tenor de pronunció una legisladora federal por su partido, advirtiendo que poco a poco se acabaría el dinero para pagar en otras áreas del servicio público (además de la magisterial o la del ISSSTEZAC, ambas, hoy sin pago) e incluso ofreció su apoyo legal para quienes se atrevieran a tomar carreteras. 

De hecho, fue ella misma la primera en advertir que el tamaño del boquete era de mil 600 millones de pesos, y difundió una infografía que sería parte de una tarjeta informativa de Gobierno del Estado que se emitiría dos días después. 

De acuerdo a la información oficial, pronto no sólo serán sólo once mil, sino muchos más, pues no hay lo suficiente para pagar la nómina gubernamental, por lo que se depositará de abajo hacia arriba hasta donde sea posible, previendo que cuando menos Secretarios, subsecretarios, y directores se queden sin pago. 

El ahorro no parece sustantivo, sobre todo porque buena parte de esos cargos permanecen vacantes, así es que de cualquier modo no había a quien retribuir. 

De acuerdo a un vídeo mensaje del gobernador en el que se explicaba este plan, se priorizará a los jubilados, para que reciban “lo que vaya cayendo” en las recaudaciones. 

Este anuncio está muy lejos de tranquilizar, sobre todo porque contrasta con las declaraciones del último director del ISSSTEZAC, quién asegura que dejó recursos suficientes para el pago de dichas jubilaciones, además del pago de septiembre de los trabajadores. 

Esto refuerza lo dicho ya por el jefe de oficina del gobernador, quién a manifestantes en la inauguración de la nueva tienda City Club de grupo Soriana, les esbozó que la falta de pago de ese sector se debía a qué no se constituye la mesa directiva (que requiere Secretario de Economía) para poder autorizar el pago.

Es decir, al menos en ese caso la limitante es un asunto burocrático de fácil solución que de cualquier forma no llega. 

Si ese tema menor no se arregla, preocupa más el problema estructural que por años ha cargado la nómina magisterial, por no haber sido absorbida por entero por la Federación debido a las prestaciones extralegales que ningún gobierno federal ha querido asumir. 

Es en ese punto donde está la discrepancia porque éste, el cuarto gobernador en arrastrar el problema, advierte que quiere dejar de patear el bote y resolverlo de raíz.  

Pide para ello, tanto él, como su hermano, y su equipo político, la comprensión de los actuales afectados, y el apoyo social de ellos, y en general de la ciudadanía para que la desesperación, la incertidumbre y el enojo se conviertan en presión social cuyo destinatario sea la federación, para que ante ello, se apresure la regularización definitiva de la nómina magisterial y el incremento del presupuesto para el estado. 

De ocurrir ello, se tendría un ejército difícil de ignorar porque está dispuesto, como han demostrado hasta ahora, a tomar calles, edificios, y arruinar eventos gubernamentales por la exigencia de su justo pago. 

El asunto es que tanto los docentes, como los trabajadores y jubilados del ISSSTEZAC no reaccionan con espíritu de cuerpo arropando al gobernador como solicita su hermano, asumiéndose sus compañeros de lucha, sino en todo caso según sus declaraciones se consideran sus rehenes.

Nadie niega que el problema es mucho más añejo que los 12 o 15 días del actual gobierno. Y tampoco se espera, por consecuencia, que se solucione en un periodo similar. 

Es justamente por ello que predomina la impaciencia, porque si de verdad se apuesta por la resolución de fondo, esta implica quizá meses e incluso años de negociaciones. No hay estómago que aguante ese vacío. Tampoco ciudad, estado o gobierno. Ni ejército, ni rehenes. 

Bien dicen que en largos caminos se conocen a los buenos amigos. Para ello es fundamental mantenerlos vivos. 

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias