16.4 C
Zacatecas
martes, 28 junio, 2022
spot_img

Académicos y funcionarios encabezan homenaje a Enrique Argüelles Robles

■ Fue reconocido por cumplir 70 años de servicio y por su contribución al servicio de la salud

■ “Es un honor celebrar su trayectoria y obra como universitario, médico y activista”: Rector

■ Firman la BUAZ y el Consejo Nacional de Bioética convenio para promover esta disciplina

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARTÍN CATALÁN LERMA •

Este jueves, autoridades de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ) y de Gobierno del Estado encabezaron un homenaje dedicado a Enrique Argüelles Robles, presidente del Consejo Estatal de Bioética, por cumplir 70 años de servicio y contribución al servicio de la salud y la educación en la entidad.

- Publicidad -

Rubén Ibarra Reyes, Rector de la BUAZ, comentó que el reconocimiento se otorga a “un hombre de época, un visionario con vocación de servicio humanista y de quien es un honor celebrar su trayectoria y obra como universitario, médico, activista, ex funcionario de varias dependencias, conferencista, ex director y docente por siete décadas”.

Afirmó que se trata de un ejemplo de compromiso por servir a la sociedad, especialmente a la juventud zacatecana durante tanto tiempo, de forma que “el doctor tiene más que ganado su lugar en la historia de la Universidad, tanto por haber acompañado el proceso de autonomía, como por su figura impulsora de las unidades académicas de Ciencias de la Salud”.

“Doctor, usted sembró la semilla del futuro de cientos de generaciones de zacatecanos desde 1953. Pero más aún, a través de las cinco emblemáticas unidades académicas que se destacan hasta nuestros días por egresar ciudadanos universitarios preparados con compromiso y pertinencia social”, expresó el Rector.

Sobre Argüelles Robles, el académico Rafael Herrera Esparza destacó que, a sus 94 años, sigue activo preparando clases e impartiendo conferencias, lo cual ha sido su labor cotidiana durante los últimos 70 años.

“Es Decano universitario, él continúa con una lúcida, incansable, apasionada y creativa actividad intelectual que ha sido poco reconocida. Enrique fue canónicamente formado bajo estrictas reglas de convivencia familiar. Después, en los claustros del saber, tuvo grandes maestros como Ignacio Chávez, Fernando Latapí y una pléyade de grandes médicos que lo hicieron un galeno genial”.

Según expuso, Argüelles Robles empapó su intelecto en las obras de Schopenhauer, Aristóteles, Tomás de Aquino, Platón, Juan Jacobo Rousseau, Emmanuel Kant, Erich Fromm, José Vasconcelos, entre otros.

De acuerdo con Herrera Esparza, “como hombre lúcido, su esencia intelectual le permite ser directo, su lenguaje es apropiado y lo usa como una herramienta implacable frente a la ignorancia”.

Por otra parte, antes del homenaje, la BUAZ y el Consejo Nacional de Bioética suscribieron un convenio de colaboración con el propósito de promover becas, premios y programas innovadores en la formación, enseñanza y difusión de esta materia.

Patricio Santillán Doherty, presidente de la Comisión Nacional de Bioética, expuso que la bioética es parte inherente de la vida humana, y “el comportamiento que debemos a nuestros conciudadanos, a nosotros mismos, debe ser evaluado, bajo principios y valores que se establecen en la bioética. El trabajo en hospitales, con pacientes, en la experimentación animal y otros tipos de investigación científica, son la base que sustenta lo que se hace en medicina”.

Subrayó la importancia de la bioética en el conocimiento científico, y expuso cómo la humanidad se beneficia de ello: “Estamos saliendo de una pandemia en la que llevamos dos años. Hace dos años y medio no sabíamos de qué se trataba. En menos de un mes se secuenció el virus y se iniciaron los trabajos para intentar hacer una vacuna, y se produjeron muchas. En 6 meses estaban aplicándose a nivel mundial. Esa es una maravilla, pues el poder de la ciencia es lo que hace avanzar a la sociedad”.

En ese sentido, indicó que “el poder de la ciencia sin guía no debe dejarse solo. Esa guía son todas las acciones humanísticas, y dentro de ellas, la evaluación bioética, lo que se está haciendo con el poder del conocimiento bioético y científico debe ponerse en revisión constante, de su pertinencia y validez. Si no tenemos eso, conforme a valores humanísticos, esa tecno-ciencia se debe de poner en duda. Y no queremos ponerla en duda, queremos que ayude a la sociedad”.

Por lo tanto, Santillán Doherty expuso que “este convenio con la BUAZ ayuda a la interacción de distintos grupos con intereses similares, desde puntos de vista distantes. Trabajo interdisciplinar y multidisciplinar… este convenio, sin duda, nos va a permitir hacer otros convenios que ya se están firmando entre otras comisiones y universidades del país, bajo la luz que significa la guía de la bioética, y el doctor Enrique Argüelles es un ejemplo de la luz que nos puede dar a todos”.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias