14.2 C
Zacatecas
domingo, 29 enero, 2023
spot_img

Encuentro Nacional de Poetas Jóvenes de Morelia -ENPJ- 2022

Más Leídas

- Publicidad -

Por: JÁNEA ESTRADA LAZARÍN •

La Gualdra 555 / ENPJ / Poesía

- Publicidad -

 

El Encuentro Nacional de Poetas Jóvenes Ciudad de Morelia -ENPJ- llevó a cabo su sexta edición del 8 al 10 de diciembre; se fundó en el año 2013, pero debido a la pandemia -como sucedió con algunas otras actividades- tuvo que parar y este 2022 retomó el rumbo gracias a un equipo maravilloso de escritores y gestores michoacanos que no han cedido en su afán de reunir en esa bella ciudad a un grupo de poetas jóvenes para hablar de su trabajo, para compartir con los demás qué es lo que se está haciendo en diferentes lugares del país, para hacer de la poesía el centro de todo.

Durante tres días tuvimos la oportunidad de asistir a presentaciones de libros, de proyectos culturales y de editoriales independientes, y de escuchar cómo los poetas de varias ciudades del país leyeron sus textos de una manera extraordinaria. Qué diferente es escuchar a estas nuevas generaciones, no solo por la energía de sus lecturas, sino por la frescura de los temas que abordan; estos artistas, la mayor parte menores de 30 años, tienen una concepción del mundo distinta a la de quienes nacimos en décadas anteriores y eso me llenó de esperanza. Se está haciendo poesía en el interior de la república, de calidad, diferente; seguramente en este encuentro moreliano se presentaron los poetas que serán el referente de la poesía mexicana en algunos años más.

La poeta más joven, de apenas 18 años, nos sorprendió a todos; Eclipse Román no solo forma parte del comité organizador del encuentro, sino que es una de las poetas cuyo trabajo fue uno de los más comentados entre los asistentes por su claridad y su conocimiento del lenguaje -podríamos decir que atípico-, pero sobre todo por su idea de los ritmos y pausas, de los silencios y la precisión de sus palabras. Ella habló de Orfeo, y algo muy peculiar ocurrió en estos días, porque no fue la única, dos poetas más hablaron del hijo de Apolo… los asistentes escuchamos esta especie de tributo a distintas voces y casi podíamos oír que el dios griego tocaba su lira mientras los escuchaba también. Martha Mega fue una de esos tres poetas, y su participación fue extraordinaria también, histriónica, potente y muy divertida, para nada en detrimento de su calidad narrativa y poética.

Lo lúdico, la alegría, la felicidad nos reunieron durante horas: a los poetas mientras leían y escuchaban a sus colegas; y a nosotros, los espectadores, que disfrutamos tanto como ellos o más. Quien piense que la poesía es aburrida debe replantearse lo que ha leído o lo que está leyendo en este momento, porque no es así.

Lo que escuchamos durante las mesas de diálogo y lecturas estos tres días confirman el poder sanador del arte. Doy el ejemplo de una sola de las mesas: Ivanhoe habló de las vacas e hizo como vaca; Pablo, de la Emulsión de Scott… Mariana dijo “una reunión de poetas es un asunto de resistencia”; Jorge hizo alusión a un lugar en el que se hacían y remendaban versos y recordó a José Cruz. Mercedes hizo un poema sobre su estancia en un lugar lejano y confirmó que las reuniones de poetas, la poesía en sí misma, los actos “alrededor de la palabra, no solo sirven para resistir, sino para vivir”. Marlene nos leyó sobre Lupina y, mientras eso ocurría, Pablo asentía, sonreía, disfrutaba de lo que sus compañeros hablaban; cuando fue su turno, concluyó: “Es tremendamente grato y hermoso reunirnos después de la pandemia”. Todos coincidimos. Las horas pasaron rápido, porque la diversidad de todas las mesas fue tal que no queríamos que eso acabara tan pronto (las actividades empezaban a las 10 de la mañana y concluían hasta que anochecía).

Además de las mesas de lectura, se presentaron productos culturales como el michoacano de “Poesía Volante”, que inició su segunda época en 2016. Se trata de la edición de plaquettes para difundir la poesía de autores morelianos de diferentes épocas. El encargado de producir estos objetos editoriales artesanales es Juan García Chávez; cada número -de periodicidad mensual- incluye por lo menos un grabado original que ellos mismos imprimen. En Poesía Volante se publica ensayo y poesía; el trabajo de difusión y promoción es colaborativo entre editor y autor, y de junio del 2016 a la fecha se han publicado 63 números diferentes, tienen 5 en preparación. Un auténtico ejemplo de amor al arte.

Otro de los proyectos presentados fue el de “Habitar las artes” de Santa María de Guido, una comunidad cercana a Morelia en la que un grupo de vecinos ubicaron una finca antigua y abandonada y decidieron unir esfuerzos para formar un centro cultural. América de la Torre, su coordinadora, nos compartió cómo fue que empezaron las gestiones para lograr que este centro cultural independiente funcione desde hace 2 años y medio. Actualmente se imparten cursos de música y literatura, a los que asisten primordialmente integrantes de los sectores más desfavorecidos de su comunidad -que tiene altos índices de desigualdad-. El éxito de “Habitar las artes” reside en que es la comunidad quien ha participado activamente en la conformación del proyecto; y ahora que funciona las autoridades se los quieren quitar. El grupo pidió el apoyo de los poetas para que esto no suceda.

En el encuentro se presentaron también dos proyectos editoriales independientes: la Editorial Espina Dorsal, de Gustavo Iñiguez; y la Editorial Los Libros del Perro, de Zel Cabrera. Dos editoriales de reciente creación, muy exitosas gracias a las labores de gestión que realizan sus talentosos directores. En esta mesa de diálogo se abordaron, entre otros temas, en qué consiste el trabajo que realizan actualmente, cómo realizan la curaduría de los textos a publicar, la asignación de costos por servicios editoriales y de precio de venta al público, de cómo realizan las actividades de venta, distribución y difusión, entre otros. Los asistentes interactuaron con Zel y Gustavo, hicieron preguntas, les felicitaron. ¿Conocen ustedes los libros de estas dos editoriales? Búsquelos en línea y cómprelos, no lo dude.

El encuentro tuvo como invitados especiales al poeta Daniel Mårs, de Suecia; Alejandro Tarrab, poeta, ensayista y artista visual mexicano, quien impartió la conferencia magistral el primer día. El poeta homenajeado este año fue José Mendoza Lara, promotor y editor en Jitanjáfora, de Michoacán; el homenaje se llevó a cabo en el Teatro Universitario José Rubén Romero con la participación de Raúl Eduardo González, Martha Parada, Marco Antonio López López, Sergio J. Monreal y Rafael Calderón.

El encuentro tuvo como sede principal el Museo de la Ciudad; haciendo un recuento, estos fueron los poetas que leyeron: Sabina Orozco, Juan Antonio Alfaro, Melissa del Mar, Mariana Pérez Villoro, Darío González Rodríguez, Mariana del Vergel, Jorge Aguilera López, Ivanhoe García Campos, Mercedes Alvarado, Marlene Zertuche, Moisés Ortega, Ángel Hernández Candelaria, Eunice Barrios, Zel Cabrera, Valeria List, Gustavo Iñiguez, Sebastián Díaz Barriga, Martha Mega, Gustavo Gargallo, Eunice Barrios, Mariana Pérez Villoro y Eclipse Román.

La Secretaría de Cultura del Estado de Michoacán, la Universidad Iberoamericana de Puebla y asociaciones civiles y particulares colaboraron en el patrocinio del encuentro. Nada de esto hubiera sido posible sin la atinada gestión y dirección de Leonarda Rivera y Daniel Wence, coordinadores del ENJP Morelia, quienes contaron con la ayuda de un gran comité de trabajo integrado por Miguel Fuentes Granados, Rafael Calderón, Cristina Bustamante, Eclipse Román y Darío. Muchas felicidades a todos quienes participaron en esta edición. Que viva la poesía.

 

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_555

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img