18.6 C
Zacatecas
viernes, 27 mayo, 2022
spot_img

Rafael Catana, todo puede suceder

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MIGUEL ÁNGEL AGUILAR • admin-zenda • Admin •

■ Historia y Poder

- Publicidad -

Cantor extremo, leyenda espectacular en la osadía, Rafael Catana es de la casta de los juglares inolvidables que hicieron posible una hermandad en la comunidad de los músicos mexicanos y con otros como un punto de arranque que conformó el exitoso y vulnerable movimiento rupestre a ser, sin exagerar nada, un deleite y una denuncia artera de lo que vivió el país en las décadas recientes.

A los siete días Dios creo al mundo y los rupestres lo recrearon con sus guitarras y Rafael Catana lo estuvo cantando con esmerada atención y profusa solidaridad con los movimientos populares de oposición a las arteras politiquerías que dañaron gravemente adrede las estabilidades emocionales de las embarazosas muchedumbres y una guitarra, un poema, un buen grupo, una estación de radio, así de sencillo, ha sido bálsamo de abierta reflexión, de noticia, de buena suerte ya que Catana proviene de la senda gitana psicopompo.

El famoso movimiento cultural de los rupestres no sólo fue la música, la literatura descarada y descarnada, ni la actitud desenfadada, sino un rescate verídico de un sentimiento que arrasó procesos culturales y les enseñó a los otros a definirse cuál era su meta, su medio y su estatus real de enseñarle a la audiencia que existen pruebas de que el mismísimo dios anduvo de incognito entre sus cuerdas y motivos.

Y aunque dicho movimiento se extinguió, dejó huella de famas pulqueras y de tertulias inacabables que mermó la salud de toda una generación que anhelaba los incendios y los vidrios rotos pero con productos artísticos de inmensa buena y singular calidad, ya Bolaños, Rockdrigo, Mario Santiago y el mismo Rafita nos enseñorearon el antidiscurso, no la simplonería, sí la rebeldía de lo difuso, lo entrañable, lo urgente.

Rafael Catana Cruz, 16 letras en su nombre: su vida estuvo sujeta a contratiempos y casi siempre  empezará de la nada, es pacificador natural, tiene tacto, diplomacia y suele intervenir para solucionar conflictos ajenos, es capaz de pedir para otros antes que para sí mismo, prefiere trabajar en equipo antes que dirigirlos, es práctico, analítico, confiable, ama la lealtad y la honestidad y tiene decisión y seguridad para sus propósitos.

Se le ve como amistoso y sociable, muy creíble y confiable, que sabe disfrutar de la belleza y la comodidad, convincente, que luce bien con cualquier moda y color, tiene como destino ser el gran hermano de la humanidad, estar siempre listo para el requerimiento de los otros y es de los más difíciles de cumplir ya que la apelación es sentirse bien en el dar, sin esperar recompensa alguna.

Que no debe aferrarse a las posiciones materiales ni tampoco a los amores personales, que se ha esperado  que sepa prodigarse aprovechando las oportunidades que la vida le ha puesto para ayudar a los demás, aprendiendo eso y llenándose de bendiciones .

Y lo ha hecho, recibiendo la constancia de la mayoría en los tribunales de la justicia humana que le bendice a ser ese cantor, ese juglar mexicano que replantea todo es posible a pesar de los nubarrones, todo puede suceder en un instante, siguiendo la corazonada, el orgullo de esa generación de la banda del CCH Vallejo, del Cleta y de Radio Educación, de los recuerdos insólitos en el Foro Isabelino y Mario Santiago Papasquiaro, el inefable infrarrealista, de las giras con el Macondo, la Abigail,  El Luis Cisneros y el rizos y todo un derrumbe, un insólito hallazgo, un reconocimiento a su empatía con todo, y permitiéndole -exigiéndole- al auditorio no ser de piedra, sino  tales, actuales, insumisos y por qué no, llenos de sus canciones sorprendentemente legales e irrefutables y amorosas hasta el carajo!.

¡¡¡Catana!!! ■

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias