20.8 C
Zacatecas
sábado, 1 octubre, 2022
spot_img

Mujeres universitarias, orgullo institucional

Más Leídas

- Publicidad -

Por: UZIEL GUTIÉRREZ DE LA ISLA* • Admin •

■ El Mirador de Heródoto

- Publicidad -

“Queremos, como quería el poeta Octavio Paz, un hombre sol desposeído de su autoritarismo y una mujer luna liberada de su esclavitud. Aspiramos a una verdadera democracia que es una forma de vida con el reparto equitativo del poder y de la riqueza, ciertamente es una utopía, pero son las utopías las que mueven al mundo, empeñemos nuestro esfuerzo para alcanzarlo.”

Federación Mexicana de Universitarias AC.

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer instituido por la ONU hace 31 años, es una fecha propicia para la reflexión, el debate y la buena confrontación de las ideas respecto a los avances logrados en la equidad de géneros en la sociedad y los desafíos pendientes en ese rubro. Norberto Bobbio apunta que el mejor termómetro para medir el grado de desarrollo de un pueblo es ver la situación de sus mujeres.

Es bien sabido que para ellas, abrirse paso en una sociedad socialmente dominada por los varones ha sido toda una odisea. Y aunque la situación ha mejorado a lo largo de los años, todavía queda un largo camino por recorrer. El llamado “techo de cristal” sigue estando presente en los diversos contextos, incluyendo en universitario.

Según definición de diccionario, en estudios de género se denomina “techo de cristal” – término ideado por Mabel Burín- “a la limitación encubierta del ascenso laboral de las mujeres al interior de las organizaciones. Se trata de un techo que limita sus carreras profesionales, difícil de traspasar y que les impide seguir avanzando. Es invisible porque no existen leyes o dispositivos sociales establecidos y oficiales que impongan una limitación explicita en la carrera laboral de las mujeres.”

Una gran parte de la sociedad está acostumbrada a que los altos mandos estén destinados a los hombres. Las causas son múltiples. Las mujeres poderosas son pocas. En iguales condiciones de preparación y eficiencia, la mujer ve el cielo al alcance de su mano, casi lo alcanza, pero no lo llega a tocar, porque hay un techo de cristal que se lo impide, está a un paso, pero no llega.

Resulta obvio que las mujeres que han roto el techo de cristal, y han logrado destacar socialmente por su talento, previamente tuvieron acceso a la educación superior.

A lo largo de su devenir,  en el seno de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), se han forjado mujeres que han roto los moldes en los patrones tradicionales respecto al rol social de la mujer.

Cabe recordar que a finales del siglo XIX, las primeras mujeres que se inscribieron como alumnas en la institución que hoy en día es la UAZ egresaron con el título de  Profesoras en Obstetricia y Partos, carrera que evolucionó hasta convertirse en la carrera de enfermería actual.

El Doctor en Historia José Enciso Contreras, en su obra “Diccionario biográfico universitario de Zacatecas (siglos XVIII-XXI)”, incluye semblanzas de universitarias que son un orgullo para la UAZ. Recomiendo su lectura.

Como evidencia de lo anterior menciono tan sólo unos ejemplos. En el campo del Derecho a Julieta Franco, primera mujer que obtuvo la licenciatura en Derecho en el ICZ. Su competencia profesional fue sobresaliente. Otras abogadas cuyo desempeño ha dado brillo a la UAZ son Leonor Varela Parga -primera presidente mujer en la Comisión Estatal de Derechos Humanos del estado de Zacatecas-, e Yrene Ramos Dávila, de cuyo denso currículum profesional entresacamos que fue docente de la UA Derecho, tres veces magistrada del Tribunal Superior de Justicia, diputada federal. En 2014 se le honró con la presea nacional al Mérito Judicial. Es muy apreciada por sus allegados.

En el campo de la Historia una pléyade de investigadoras iluminan el cielo del orgullo universitario: Laura Gemma Flores García, Olivia Hernández Aguilar, Emilia Guerrero Recéndez, Ma. Isabel Terán Elizondo, Norma Gutiérrez Hernández, Marisol García Sandoval, Diana Arauz Mercado, Mariana Terán Sifuentes, entre otras.

En el campo de las Ciencias de la Salud, en estos momentos evoco a la enfermera especialista, Agripina Gutiérrez de la Isla (q.e.p.d.), una apasionada de su profesión. En 1992 participó en la elección para ocupar la dirección de la entonces Escuela de Enfermería de la UAZ. Fue candidata independiente, es decir postulante al margen de los partidos políticos universitarios oficiales, y ganó el puesto al que aspiró.

De la Unidad Académica de Ciencias Químicas, es grato evocar a primera alumna de la carrera de QFB,  Irene de Haro Arteaga, y a la primera mujer directora de la Institución, Juana María Valadez Castrejón.

Al grupo de pioneras pertenece María Eugenia Legaspi, primera anestesióloga egresada de la generación puntera de la Escuela de Medicina UAZ. En tanto que la inicialmente graduada en Ingeniaría Minera y Metalurgia UAZ, Maricela Valverde Ramírez, ahora doctorada, es reconocida como autora de importantes libros. La doctora en filosofía María Rita Vega Baeza ha destacado en el campo de la docencia.

Al campo de las artes le ha dado lustre la soprano Sonia Medrano Ruiz, así como Jaél Alvarado Jáquez quien se distingue en el área de la comunicación social.

El avance de los derechos de la mujer es garantía de un mundo mejor. Felicitaciones  al sector femenino de la UAZ, cuyo  talento, creatividad y sentido del compromiso constituyen un orgullo institucional. ■

 

Así se observa el mundo desde El Mirador de Heródoto.

*Cronista de la UAZ

[email protected]

cró[email protected]

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias