Junta de Monumentos e INAH no han recibido proyecto de Mercado González Ortega
Photo Credit To El Mercado González Ortega fue construido en 1861 ■ FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

Junta de Monumentos e INAH no han recibido proyecto de Mercado González Ortega

■ Ambos organismos esperan les presenten proyecto; sólo lo conocen por representantes de cervecera

■ Desconocen si el cabildo de la capital ya aprobó el plan de remodelación del inmueble

La Junta de Conservación de Monumentos Coloniales y la delegación del INAH en Zacatecas, ambas instancias normativas competentes para escuchar, deliberar, aprobar o negar intervenciones que tengan que ver con el patrimonio cultural e histórico edificado en el estado, respectivamente, no han recibido proyecto alguno por parte de autoridades municipales o estatales, que tenga que ver con lo anunciado el pasado 29 de octubre respecto al Mercado González Ortega, y que aseveró Pablo Jiménez, vicepresidente jurídico y de asuntos corporativos de Grupo Modelo, ya estaba en trámite para su aprobación ante estas dos instancias.

Los entrevistados, incluso desconocen si el cabildo de la capital ha aprobado el proyecto citado, un requisito indispensable para que pueda ser presentado por su medio ante ambos organismos.

Dijeron en entrevistas por separado, que la única notificación del tema la recibieron a través de la visita de personal de la cervecera el pasado mes de septiembre, que les expuso su interés en intervenir este monumento histórico que se encuentra dentro del polígono protegido por la Ley Estatal de Protección y Conservación desde 1965, misma que dio pie a que el Centro Histórico de Zacatecas se insertara en 1993 en la lista de Patrimonio Mundial por la Unesco, pero también, que es resguardado por la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos del INAH.

Al respecto de esta manera de proceder, esto es, que se anticipe un anuncio de intervención a un inmueble protegido por las leyes estatales, federales e internacionales como es el caso del Mercado González Ortega, a la entrega y aprobación del proyecto a las instancias normativas, el presidente de la Junta de Conservación de Monumentos Coloniales y Zonas Típicas, Rafael Sánchez Preza, observó que “nosotros como Junta de Monumentos somos una institución que respeta y pretende ser respetada, y creo que en ese sentido la Legislatura tendría que tomar cartas en el asunto”, esto, para hacer adecuaciones legales que eviten estas dinámicas.

Se refirió no sólo al caso de la instancia que representa, sino a todas las que tienen injerencia en este tipo de intervenciones, pues expuso, que cuando los proyectos les son presentados incluso se ha etiquetado ya el dinero, “o sea no tenemos mucho margen de maniobra o tenemos un margen de maniobra muy restringido para poder sancionar o valorar un proyecto, si se ejecuta o no”. Esto en el caso de la inversión de recursos públicos.

Por eso se dirigió al Congreso del estado como una de las instancias que tienen facultades en la aprobación y canalización de recursos a los ámbitos estatal o municipal para proyectos públicos. “Yo considero que primero tienen que obtener la aprobación del proyecto, y ya una vez aprobado, pues que les autoricen el dinero, no antes”.

Tal como se realizan los procedimientos ahora, se convierten en círculos tortuosos más que virtuosos, dijo, porque debe apegarse el ejercicio de los recursos a periodos fiscales que se agotan, por lo que se establece una urgencia por elaborar proyectos, y a la “luz de revisarlos primero, nos quedamos con los dedos en la puerta”.

En el caso del anuncio que involucra a Grupo Modelo, que según se ha expuesto cubriría los costos de intervención del Mercado González Ortega, observó que aunque se disponga del dinero para hacer una modificación al espacio, un locatario, ya sea en calidad de arrendatario o comodatario, -ambas situaciones legales que aún no ostenta la empresa belga-, “primero tiene que pedirle permiso al municipio”, y luego que éste presente como suyo el proyecto de intervención a la Junta de Monumentos, “yo le digo que sí o no, o sí, de esta manera, o no, definitivamente al ayuntamiento”, para éste haga del conocimiento del locatario el resolutivo en que deben intervenir ambas instancias.

Rafael Sánchez Preza agregó como otra observación para el caso concreto, que el Mercado González Ortega, edificado a finales del siglo 19, concretamente en 1861, es un Monumento Histórico y por tanto protegido por la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos del INAH, y lo es como patrimonio cultural de la humanidad por su ubicación en el polígono que resguarda la Ley Estatal de Protección y Conservación de Monumentos, luego de haber sido intervenido en el siglo 20, primero en 1901 tras haberse incendiado, y posteriormente en el periodo comprendido entre 1980 y 86, se inscribe asimismo como Monumento Artístico del país.

En sustento de estos argumentos, expuso su consideración de que el proyecto de intervención “que el municipio tenga considerado para el Mercado” debe ingresarse simultáneamente a tres instancias: La Junta de Monumentos Coloniales, la Delegación del INAH y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Luego de que esto ocurra, expuso, la entidad  que representa solicitará al ayuntamiento de la capital del estado que se establezcan mesas de trabajo “incluyentes” donde las instancias normativas involucradas trabajen de manera conjunta con el municipio y las secretarías de Economía, Campo y Turismo, estas últimas que se han expuesto como promotoras del proyecto.

Después de este análisis conjunto que permita que se colegien criterios, cada instancia por separado entregaría al municipio “nuestros considerandos finales a la propuesta de intervención”, propuso.

Sobre el tema de la participación ciudadana en la discusión de qué se hace con su patrimonio monumental histórico, artístico y cultural, agregó que a “este exhorto o invitación debería responder el municipio”.

Se refirió a los casos de la “inclusión ciudadana” respecto de los proyectos de intervención de la Alameda Trinidad García de la Cadena y la Plaza de Armas, para señalarla como una recomendación respetuosa de su parte al ayuntamiento de la capital, “porque así como nosotros buscamos ser incluidos teniendo facultades para decidir la intervención en el inmueble, también lo tengan las otras autoridades normativas, y la sociedad, pues claro, debiera ser incluida también”. Se refirió “más directamente a los locatarios o quien considera la administración municipal incluir”.

 

Sólo una visita de representantes cerveceros al INAH

El delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia en el estado, Carlos Augusto Torres Pérez, coincidió con la situación de Sánchez Preza, al indicar que “en realidad el proyecto no ha sido ingresado todavía al Centro INAH para su revisión”.

Agregó que en septiembre tuvo una reunión en su oficina con representantes de Grupo Modelo, a quienes en respuesta a su interés “en invertir en el Mercado González Ortega” les informó los “lineamientos del Instituto” para este efecto.

Igual que el presidente de la Junta de Monumentos precisó que antes del anuncio público del proyecto, no recibió notificación alguna por parte de las instancias gubernamentales sino sólo la visita de los empleados de la cervecera.

Torres Pérez expuso respecto al uso que se pretende dar al espacio, debe responder a las características del inmueble y en ningún momento ir en contra de su carácter arquitectónico, y asimismo, poner en riesgo su conservación.

Respecto a la necesidad de modificar la normatividad a fin de que primero se realicen los proyectos y se aprueben, e incluso se pongan a consideración de la sociedad antes de su anuncio como un hecho, difirió de las observaciones hechas por el presidente de la Junta de Monumentos, y negó que hubiera en su caso menos margen de maniobra respecto a la aprobación o no de los mismos, pues observó, “el que se haya anunciado previamente de ninguna manera significa que nosotros estemos restringidos o limitados. Nosotros vamos a aplicar lo que la ley nos mandata independientemente que ya el proyecto haya sido anunciado”.

Respecto a la necesidad de la intervención del Instituto Nacional de Bellas Artes para el caso del Mercado González Ortega, dijo que si bien el inmueble patrimonial fue intervenido durante el siglo 20 en dos ocasiones, es necesario además que se le declare de manera expresa como Monumento Artístico.

Pero agregó que “sí sería de alguna manera necesario que las instituciones que tenemos injerencia o jurisdicción sobre el monumento una vez que tengamos el proyecto podamos coordinarnos para unificar criterios y conocer la propuesta, y determinar las acciones a seguir sobre la propuesta presentada”.

Para el delegado del INAH el tema de la participación ciudadana en la decisión sobre este monumento patrimonial se remite a que se discuta el proyecto por los integrantes del ayuntamiento de la capital, donde ésta es representada, al respecto precisó, “habría que conocer si existe una autorización por parte del cabildo para que se le dé este uso al mercado González Ortega”.

Informó asimismo que para el caso de Ley Federal del INAH, se requiere que tanto el municipio como quien ejecute la obra, presenten el proyecto a consideración de esta instancia.

“Generalmente el formato de solicitud que se nos presenta a nosotros cuando se trata de la intervención a monumento histórico requiere de la firma tanto de quien va a ejecutar el proyecto como del propietario del inmueble, aquí tendría que ser el ayuntamiento en conjunto con Grupo Modelo, en este caso, si la inversión va a ser por parte de ellos”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70