11.3 C
Zacatecas
jueves, 20 enero, 2022

Gracias, Uziel

En memoria de Uziel Gutiérrez de la Isla (1954-2020), cronista de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas

Más Leídas

Por: CELSO MOSQUEIRA OSUNA •

Uziel Gutiérrez de la Isla, un nombre que ha quedado grabado para siempre en mi memoria y mi afecto fraternal.

Lo conocí y traté primero como alumno, habiendo tenido el privilegio de dirigir su tesis profesional, misma que lo condujo a su titulación como Químico farmacéutico biólogo, mediante el trabajo denominado “Evaluación de la utilidad clínica de las determinaciones de insulina y péptido C por radioinmunoanálisis, simultáneas a la curva de tolerancia a la glucosa”. Tiempo después, tuve la fortuna de tenerlo de guía y maestro en el fabuloso deporte de la alta montaña.

En agradable convivencia, fuimos forjando una entrañable amistad que se extendió a nuestras familias a lo largo de toda una vida. Fue entonces mi alumno, colega, maestro, amigo, y providencialmente, mi hermano.

Uziel fue fundador del Museo activo de la Botica y del Universo Galénico-Cultura en Movimiento, organizaciones que han beneficiado culturalmente a innumerables zacatecanos y gente de otras latitudes.

Con el tiempo, habría de sumar a su acervo intelectual y creatividad su fructífera labor como cronista, historiador, impulsor de numerosos grupos afines a estas actividades, siendo actualmente reconocido y homenajeado a nivel internacional.

Como un ejemplo de febril y apasionado rescate de la historia, Uziel fue un notable defensor del indiscutible valor de las enseñanzas de la historia, promotor del sentido de identidad de los universitarios, organizador de homenajes a notables boticarios, ameno narrador y poseedor de un don de gentes ejemplar. Académicamente obtuvo el grado de maestro en Filosofía e Historia de las Ideas, uno más de sus notables logros.

Fui testigo de la vida y obra de un gran zacatecano, hombre sencillo que nunca tuvo el mínimo asomo de presunción por sus trascendentes obras, y cuyo sello de identidad fue la solidaridad con sus cercanos y con la humanidad misma. Agradezco a la vida su presencia en mi existir.

Uziel, mi gran amigo, mi hermano, descansa en paz, y desde tu nueva morada sé testigo de que tu obra terrenal perdura y trasciende positivamente en nuestras vidas. Sigues presente, no se te olvida, se atesora tu recuerdo.

*Director de Bioacademia

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias