19.7 C
Zacatecas
viernes, 20 mayo, 2022
spot_img

■ Filme & novela

El poder de un género literario

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Mauricio Flores •

La Gualdra 516 / Cine / Op. Cit.

- Publicidad -

Libra mi alma de la espada,

del poder del perro mi vida.

—Salmos

Creo que el western nunca pasará de moda. 

Ahora menos, cuando una película, años antes la novela que le dio origen, parece estar “en boca de todos”, y vienen a nuestra memoria muchas otras expresiones artísticas en dicho género. 

Género siempre refresco.

De tan presente en el imaginario colectivo, que cualquiera cita sus preferencias: una lista extensa.

Western que van y vienen que, como el arte, no tienen mayor función que ordenar lo trivial.

“¿Qué era Cézanne sino líneas y colores, qué era Chopin sino sonido, qué era el perfume sino aromas calculados, qué era el crujido del lino sino una tela?”.

Pues así es que miramos y leemos, en tiempos pandémicos y coronavíricos que se resisten a desaparecer, El poder del perro, filme de Jane Campion y novela de Thomas Savage, que data esta de finales de los 60.

Con mejor suerte el filme que la novela, no hay duda, nominada a varios premios Óscar en este 2022, a Mejor Película, Mejor Actor (Benedict Cumberbatch), Mejor Actriz de Reparto (Kirsten Dunst), Mejor Actor de Reparto (Kodi Smit-McPhee y Jesse Plemons), Mejor Director (Campion), Mejor Guion Adaptado (Campion), Mejor Banda Sonora (Jonny Greenwood), Mejor Fotografía (Ari Wegner), Mejor Diseño de Producción (Amber Richards) y Mejor Montaje (Peter Sciberras).

Es decir, la película con más nominaciones al importante reconocimiento de este año.

El arquetipo lo dicta y sí, la novela, “hacia dentro y hacia el pasado”, nos cuenta lo que acontece en los rincones humanos y cotidianos de una comunidad cerrada en la verde Montana norteamericana de la década de los veinte del siglo pasado.

Agreste panorama donde, inexorable principio natural, “los fuertes destruyen a los débiles” y donde también hacen presencia las figuras míticas y aún quedan “unos pocos indios malolientes, antes de que el Gobierno decidiera cambiar las cosas y los mandara a la reserva”.

¿Qué hay en el corazón de los otros?, parece ser la pregunta clave de El poder del perro del norteamericano Savage (1915-2003), novela que el posfacio de Annie Proulx sitúa en la tardía edad de oro de la ficción paisajista gringa.

¿Qué hay en el corazón de la joven viuda Rose, de marcada personalidad alcohólica?

¿O en los de Phil, al frente de un acaudalado rancho y quien junto a su hermano George parece llevar una vida tranquila hasta el matrimonio de este y Rose, y el consiguiente arribo de su joven hijo, Peter, huérfano que extraña el orden urbano?

La nueva realidad trastocará muchos de los supuestos que sostienen la aparente vida en calma, incluidos los “vínculos de sangre”, que en su mezcla se niegan a renunciar a su singularidad.

“¿Cómo hace un hombre, cómo puede un hombre lograr que los demás vean en sí mismos lo que él ve en ellos?”, parece ser la otra gran pregunta de El poder del perro.

Juzgue el lector

No deberán aportarse aquí más detalles de la trama. Las sorpresas de la novela (la película) deberán disfrutarse con todo lo que las mismas contienen.

Habría que anotarse que El poder del perro recibió grandes elogios en su ya lejano lanzamiento, si bien no tuvo una difusión destacada ni una lectura profusa.

Algo tendrá de autobiográfica, acota Proulx, ya que el propio Savage nació en Montana: un territorio de “caballos broncos desaparecidos ya hace tiempo, áspero y masculino en sus valores, separado de la época de los pioneros por apenas una o dos generaciones”.

Un “mundo de hombres, con vacas, ovejas, caballos, perros, armas, vallas y terrenos privados”, ahora revisitado en El poder del perro, también una manera de asomarse a las maneras en las que la economía norteamericana se apoyó en la ganancia rural para consolidarse sistémicamente.

Otras referencias destacarán las personalidades de Phil y Peter. Aquí la de la viuda Rose, “¡Borrachita-Briaguita-Rosita!”, que de alcohólica pasará a “borracha común y corriente”. “Llevaba semanas sin estar sobria del todo”, realidad que habrá de relacionarse con Her Side of It, una novela del mismo Savage de los 70 que cuenta la historia de una escritora alcohólica que lucha con sus propios demonios, y que como en El poder del perro se plantea ese antiguo dilema, el incontrolable beber.

Al arranque de la novela, Johnny, el primer esposo (muerto) de Rose entabla un diálogo con su futuro suegro, quien le reclama una primera visita oficial a su hija “un poco achispado”. “Es usted muy observador”, dice el novio, “tomé una copa para que me diera seguridad”. “El alcohol es algo nefasto” contestará el padre.

Pero el pretendiente, a la postre el padre ausente de Peter, reclamará: “no es más que una medicina, señor, si se utiliza correctamente”.

Nominaciones 94 edición de los Premios Óscar 2022

Mejor Película, El poder del perro.

Mejor Actor (Benedict Cumberbatch).

Mejor Actriz de Reparto (Kirsten Dunst).

Mejor Actor de Reparto (Kodi Smit-McPhee y Jesse Plemons).

Mejor Director (Campion).

Mejor Guion Adaptado (Campion).

Mejor Banda Sonora (Jonny Greenwood).

Mejor Fotografía (Ari Wegner).

Mejor Diseño de Producción (Amber Richards).

Mejor Montaje (Peter Sciberras).

***

Thomas Savage, El poder del perro, Alianza, México, 2021, 360 pp.

* @mauflos

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la-gualdra-516

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias