10.8 C
Zacatecas
domingo, 3 marzo, 2024
spot_img

■ “Las mujeres no somos cifras, somos personas con derechos que hemos ganado leyes que están sobre la mesa, pero no se cumplen solas”

México está pintado de rojo por la sangre de víctimas de feminicidio: Buendía

■ “Estamos en una emergencia nacional; México está a punto de arder y autoridades y sociedad civil lo sabemos”

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALEJANDRO ORTEGA NERI •

Cuánta importancia tiene para la memoria nombrar y no dejar de hacerlo. Nombrar a las personas, con apellido completo, es extraerlas de la abstracción nebulosa, de la ambigüedad, de la fría cifra estadística, de lo no concreto, de la desmemoria. Nombrar, ya sea para recordar con amor u odiar con la justa razón, es necesario para colocarles y la dimensión que eso conlleva, en la vida. Eso puede pensarse cuando se escuchan voces que parece que se han endurecido a fuerza de golpes, como es el caso de la voz de la señora Irinea, quien recuerda, siempre de memoria, el nombre completo de todos los actores que le han pavimentado el calvario en la lucha por la justicia ante el feminicidio de su hija, Mariana Lima Buendía, acaecido en 2010 en el Estado de México. 

- Publicidad -

Su voz, cuando la levanta, resuena fuerte, pero el tono cambia con facilidad cuando pasa de nombrar a su hija Mariana a su asesino, Julio César Hernández. La voz pierde la ternura y adquiere la dureza necesaria para nombrar una y mil veces a quien le arrebató la vida a esa joven abogada. Irinea Buendía, con su rostro inmarcesible y su cabello blanco no se guarda las palabras y nombra, con todas sus letras, cada vez que pueda, para no olvidar a nadie. Su voz impone como sólo puede hacerlo la de quienes han tocado el fondo para luego levantarse a luchar por la justicia. 

En su tercer día de actividades en Zacatecas, donde, en compañía de la también activista Magdalena Velarde, están dando a conocer la Sentencia Mariana Lima Buendía para juzgar las muertes violentas de mujeres con perspectiva de género, Irinea Buendía se apoderó del foyer del teatro Fernando Calderón, en la capital zacatecana, para compartir su testimonio y la lucha que, entre otros frutos, ha logrado que el asesino de su hija haya sido sentenciado a 70 años de cárcel por el delito de feminicidio. 

“Estamos en una emergencia nacional. Nosotros estamos viviendo la realidad. México está a punto de arder y autoridades y sociedad civil lo sabemos; está pintado de rojo de la sangre derramada por esos sujetos asesinos feminicidas que les quitan la vida a nuestras hijas. Por donde quiera vemos violencia, a mí solamente me toca hablar de los feminicidios, pero sabemos cómo está el país y necesitamos, la sociedad civil junto con las autoridades, unirnos, porque de otra forma nos van a acabar a ese 52 por ciento de la población que somos. Los feminicidios son una realidad, no sé si ustedes lo ignoran o no sé si solamente nosotras como madres de víctimas lo veamos”. 

Las palabras firmes de Irinea martillan la conciencia. Éstas vienen luego de que, con lujo de detalle y una cronología precisa, con fechas y nombres pronunciados de memoria, cuenta todo el proceso que ha vivido, desde el asesinato de su hija en 2010, hasta el inicio de la caravana que emprendió en noviembre de 2022 para dar a conocer, en los 32 estados de la República, la Sentencia Mariana Lima Buendía para juzgar con perspectiva de género, rasgo fundamental con el que se logró que Julio César Hernández, policía judicial del Estado de México, fuera sentenciado a 70 años de prisión. 

“Todos los días, a partir de que este sujeto asesino feminicida mató con violencia a mi hija, yo doblaba mis rodillas y le pedía a Dios justicia y justicia. Todos los días, en la intimidad de mi recámara, yo lo hacía y yo considero que Dios fue el que movió la sensibilidad del juez que advirtió que no había en la averiguación previa perspectiva de género”, dijo luego de narrar y enumerar el cúmulo de anomalías en la investigación de su hija, de quien, incluso, se dijo que se había suicidado. 

“TODOS LOS SUJETOS ASESINOS FEMINICIDAS
Y TODOS LOS DELINCUENTES TIENEN SUS
DERECHOS HUMANOS A BUEN RESGUARDO”

Por eso la sentencia que emitió la Corte, señaló, lleva el nombre de su hija, en honor a su memoria y a petición de sus padres, porque luego de la orden del juez, se conformó un grupo multidisciplinario con perspectiva de género que exhumó el cuerpo cinco años después del asesinato y con la ayuda de médicos forenses determinaron que Mariana fue estrangulada por su pareja. Pero fue hasta 2023, trece años después, que se le dictó sentencia al asesino que aún tiene ocho años para apelar la sentencia. “Todos los sujetos asesinos feminicidas y todos los delincuentes tienen sus derechos humanos a buen resguardo y el Poder Judicial les da todavía ocho años para llevársela en amparos, pero tenemos confianza que la sentencia sea firme”. 

“No vengo a quererles causar compasión, vengo a ponerlas ante la realidad de los hechos, de lo que hemos vivido, porque era sentarnos a llorar o levantarnos a exigir justicia porque si nosotros no correteamos a las autoridades no se hace nada… Es una vergüenza que estamos ante una emergencia nacional y el presidente diga que tiene otros datos, desapareciendo a desaparecidos; son miles y miles de muertes violentas en el país. Necesitamos unirnos, por eso estamos aquí, porque de otra manera las cifras van a seguir aumentando y las mujeres no somos cifras, números, somos personas con derechos porque los hemos ganado a costa de la vida, hemos ganado leyes que están sobre la mesa, pero no se cumplen solas… Hasta que yo tenga vida voy a seguir luchando por que la justicia se cumpla”, sentenció. 

Irinea Buendía estuvo acompañada por Magdalena Velarde, madre de Fernanda Sánchez Velarde, asesinada en el Estado de México también por su pareja en 2014 y de quien dijeron, también, que había cometido suicidio. Eso que despertó también la lucha de su madre, a quien, para callarla, le mataron a dos hijos, igualmente. Con la misma fuerza que Buendía, Magdalena cuenta su historia que se ha arrastrado también por 10 años, pues apenas el 10 de enero pasado sentenciaron al feminicida de su hija a 69 años de cárcel con tres meses, pero la lucha sigue.  

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img