14.7 C
Zacatecas
lunes, 24 junio, 2024
spot_img

■ Jornada electoral ofrece sólo dos opciones: neoliberalismo asistencialista y salvaje, señala

Elecciones, oportunidad para que la BUAZ proponga alternativas para la entidad y el país: García Zamora

■ Considera que se requiere de una muestra de madurez política de las dirigencias de esos grupos

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARTÍN CATALÁN LERMA •

Rodolfo García Zamora, investigador de la Unidad Académica de Estudios del Desarrollo de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), afirmó que la jornada electoral del 2 de junio ofrece solo dos opciones: neoliberalismo asistencialista y neoliberalismo salvaje, oportunidad para la máxima casa de estudios de la entidad proponga y construya alternativas para la entidad y el país.

- Publicidad -

“No hemos estado a la altura histórica para estremecer a esta clase política esclerótica en todas sus instituciones, pero al mismo tiempo nos genera una oportunidad, pues tenemos en Zacatecas un estado sin proyecto, caracterizado por lo que llaman oficialmente “la herencia maldita” y con el aporte del cártel en el poder de ‘la incapacidad maldita’, como si ni hubiera la capacidad de generar un proyecto alternativo”, dijo.

En ese sentido, señaló que los profesores y autoridades de la BUAZ deben cuestionarse por qué no han tenido capacidad para integrar el conocimiento colectivo adquirido durante 50 años y retomar el discurso de los 70s de transformar la propia universidad y el estado de Zacatecas.

Recordó que en la década de los 70 del siglo pasado los universitarios decidieron que era necesaria una universidad crítica, democrática y popular y donde todos los jóvenes pudieran estudiar, ser profesionistas y tener un futuro mejor, de forma que se planteó que la BUAZ ayudara a transformar los problemas del estado.

García Zamora expuso que 20 años después se realizó un proceso de reforma universitaria que obedeció a que había una estructura académica obsoleta y ello generó como resultado una propuesta que pretendió ser diferente, pero que terminó en un modelo híbrido y una nueva propuesta financiera que no salió adelante.

“A partir de ahí tenemos 24 años donde la universidad ha estado creciendo de una manera pragmática, caótica, sin ningún proyecto estratégico, sin ninguna propuesta colectiva, y lo que tenemos es una legalidad muy cuestionada y entonces nos enfrentamos a una triple crisis que pega a todas las universidades públicas de México: de hegemonía, de legitimidad e institucional”, expresó.

Como consecuencia, consideró que en la BUAZ hay exceso de docencia, poca investigación, poca vinculación y servicio social sin ningún impacto, lo que significa que el potencial de la institución en esos aspectos ha sido desaprovechado.

También refirió que la universidad ha tenido crisis financiera durante los últimos 30 años y en ese periodo los rectores se han convertido en expertos en administrar la crisis, posponer la crisis y administrar los conflictos con el SPAUAZ y en las unidades académicas, al grado de que ha habido rectores expertos en el manejo de crisis en las escuelas y de manejo de conflictos con el sindicato

De acuerdo con García Zamora, en este momento hay una coyuntura compleja al interior de la universidad y “de repente uno escucha los noticieros y parece que estamos a punto de una guerra civil por las elecciones en septiembre, enero o marzo y da la impresión de que la universidad se está cayendo, pero quienes somos más veteranos sabemos que ha habido crisis más profundas que hemos tenido la capacidad para salir adelante”.

Mencionó que, en Italia, en un momento de crisis económica, política y de violencia, la clase política fue capaz de un acuerdo político, mientras que en España también hubo un acuerdo para sacar adelante el país y en Sudáfrica la población negra negoció con quienes habían sido sus represores.

Por tanto, manifestó que en la BUAZ debe hacerse un ejercicio de negociación porque “yo veo que hay un fondo ideológico y político en la dirigencia de dos grupos que aparecen como protagónicos y creo que la mayoría de los universitarios no se adscriben como parte de esos dos grupos, sino que se adscriben como universitarios comprometidos con la institución”.

Desde su perspectiva, solamente se requiere de una muestra de madurez política de las dirigencias de esos grupos, sobre todo en este momento en el que “tenemos la oportunidad inédita en el sentido de que falta un proyecto integral alternativo para el estado y para el país”.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -