13.8 C
Zacatecas
lunes, 15 agosto, 2022
spot_img

B.P.C.E. Mauricio Magdaleno: 30 años de historias (a mí me han tocado 25)

Más Leídas

- Publicidad -

Por: EDUARDO CAMPECH MIRANDA* •

[Primera parte]

- Publicidad -

¿Qué más guardan las bibliotecas además de libros? Sin duda también un gran acervo de vivencias, anécdotas, encuentros y desencuentros, amores, rupturas, decisiones tomadas con el hígado, gente que no toma decisiones y más, mucho más. Para el caso de la Biblioteca Pública Central Estatal “Mauricio Magdaleno”, bien podríamos escribir varios tomos de las voces de sus lectores, sus trabajadores, de quienes –de una u otra manera- le han dado vida (y también muerte). Dicho recinto cumple tres décadas de existencia. Treinta años y una oportunidad para recapitular todos los episodios que ahí acontecieron, pero también para delinear el futuro de la misma.

Por su estantería pasaron sus manos y su mirada, pero sobre todo su atención, chicos que iniciaban la licenciatura y hoy son reconocidos como autoridades en su materia. Más aún: algunos de ellos con galardones nacionales e internacionales. Otros, combinan el currículum anterior con labores docentes universitarias. Unos más, profesionistas y profesionales en su área de estudio. Caso curioso: ninguno de ellos ha llegado (y dudo que lo hagan) a la cabeza de las bibliotecas públicas en la entidad zacatecana. Pero sin duda, la biblioteca coadyuvó en la formación de esos seres humanos.

Hay muchos más que se perdieron en la masa. Una gran proporción acudían contra su voluntad. En un cuarto de siglo que he pasado en sus muros he visto llegar solamente a tres mandatarios estatales: Genaro Borrego Estrada, Ricardo Monreal Ávila y Amalia Dolores García Medina. El primero ingresó en la antigua sede. Era un martes o jueves (había tertulias literarias). El responsable de la recepción y guardarropa era un joven, de nombre Leopoldo, recién llegado de la Ciudad de México y que cumplía con un interinato. Ya sea por su celo hacia el deber, ya porque desconociera al licenciado Borrego, el joven pidió al ejecutivo que volviera a registrarse. Así lo hizo para posteriormente compartir con los asistentes a la tertulia.

Ricardo Monreal fue en dos ocasiones. La primera, en la antigua Alhóndiga –hoy Casa Municipal de Cultura-, para una celebración del Día de Muertos. Ingresó sonriente (él no se registró), pero apenas se había aproximado a la Sala General, cuando de un pilar surgió La Llorona, la cual le propició tremendo susto al emitir el conocido lamento. Estuvo unos minutos conversando con el Coordinador Estatal y se retiró. La segunda, en la inauguración del edificio que alberga actualmente a la biblioteca. No estuve presente y poco puedo decir.

La gobernadora García Medina, visitó “la Mauricio” en tres ocasiones, al menos: durante la entrega de equipo de cómputo a las bibliotecas municipales y un par de eventos más. La última de sus visitas, la maestra Mary Contreras la conminó a registrarse, como le sucedió a Borrego. Ni el actual gobernador, ni Romo Gutiérrez, ni quien sucedió a Borrego (de cuyo nombre no me acuerdo) cuando éste se fue al IMSS, se dignaron a pisar la biblioteca.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias