20.8 C
Zacatecas
sábado, 24 septiembre, 2022
spot_img

La suerte electoral de las izquierdas en 2015

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAYMUNDO CÁRDENAS HERNÁNDEZ •

Las izquierdas de México participarán en el proceso electoral federal que está iniciando atomizadas en cuatro organizaciones; tres de ellas son parte del sistema de partidos con años de experiencia electoral: el PRD nació en 1989, el PT en 1990, y el Movimiento Ciudadano nació en 2011 por la decisión de transformarse del partido Convergencia que tenía una década de antigüedad, y Morena que participará por primera ocasión, habiendo nacido el año pasado por iniciativa de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y de un grupo de mexicanos notables. Los partidos mencionados se disputarán alrededor de un tercio del total de la lista nominal de electores, porcentaje que ha votado por AMLO en las elecciones de Presidente de la República en 2006 y en 2012.

- Publicidad -

Un análisis detallado del escenario concreto permite adelantar que el PT tendrá dificultades para mantener su registro superando el 3 por ciento de la votación nacional, y que MC estaría en la misma situación si no fuera porque gobierna Oaxaca y por su acertada estrategia de lanzar muy buenos candidatos para algunas elecciones locales que se celebrarán el mismo día, como Enrique Alfaro que puede ganar el municipio de Guadalajara y jalar a sus compañeros en otros municipios y distritos de Jalisco, lo que llevará cientos de miles de votos al partido que lidera desde su fundación el ex gobernador de Veracruz, Dante Delgado Renauro. En cuanto a la suerte del PRD sólo existe una duda: ¿Qué tan fuerte será el derrumbe? La pregunta es pertinente si recordamos que en las elecciones federales intermedias siempre ha disminuido su votación, pero ahora existen tres cuestiones que operarán en su contra: la ruptura con ese partido de sus únicos dos candidatos presidenciales, AMLO y Cuauhtémoc Cárdenas, cuyo carisma ha sido el factor decisivo para que el PRD lograra ser una fuerza competitiva en el plano nacional; la decisión de firmar el Pacto por México con el PRI y el PAN, y la tragedia de Iguala, sumada a la percepción de que los gobiernos del estado de origen perredista de Michoacán y Guerrero no son ajenos a diversos tratos con el crimen organizado.

A lo anterior se podría agregar que ninguno de los dirigentes de las corrientes que comparten el mando del partido, los Chuchos, Hector Bautista y René Bejarano, ejercen liderazgos de masas de la dimensión que hoy necesitan; no se ve cómo generarán el entusiasmo que se requiere para lograr que millones de electores se mantengan fieles. También se podría pensar en que los gobernadores en funciones aportarán una cantidad muy importante de votos, pero si nos atenemos a las encuestas conocidas de la Ciudad de México y de Tabasco, veremos que no será tan fácil por la presencia que ya logró Morena en esas entidades. Tampoco se ven condiciones para que el PRD logre buenos resultados en Guerrero.

En cuanto a Morena podemos señalar que hoy nadie sabe la magnitud que alcanzará su corriente electoral, aunque una encuesta de la empresa Parametría publicada ayer ya le asigna un 10 por ciento, prácticamente en empate con el PRD. Desde mi punto de vista existen tres variables claves: la calidad de sus candidaturas, la fuerza de los llamados a la abstención que están haciendo desde Guerrero algunas fuerzas, y la capacidad del nuevo partido para transmitir al electorado su identidad con AMLO. Lo empezaremos a ver en las próximas semanas. A final de cuentas la votación que logre Morena también será resultado de su capacidad para presentarse como una nueva opción evitando que el electorado lo meta en el mismo saco junto con todo el sistema. Si tiene éxito en esa tarea estará en condiciones de atraer a millones de mexicanos, especialmente jóvenes que están muy irritados por la tragedia de Iguala, por la corrupción sistémica y por la incapacidad gubernamental para garantizar los derechos más elementales. Se puede afirmar que todos ellos oscilarán entre el abstencionismo o el voto por Morena.

En relación a lo que las izquierdas pueden esperar en Zacatecas, habría que decir que el monrealismo se expresará llamando a votar por dos de las opciones mencionadas, lo que generará, cuando menos, desconcierto en su base social y un debilitamiento de sus relaciones con los dirigentes nacionales, que se sentirán defraudados al no obtener todos los votos monrealistas. Sobre lo que le espera al PRD todo indica que no tiene los candidatos para contrarrestar los efectos de las condiciones nacionales examinadas líneas arriba, ni los recursos económicos de que antes disponía para sostener la lealtad de sus clientelas locales, por lo que sería una hazaña que mantuvieran su votación pasada.

Por último, creo que está por verse si la población premia los esfuerzos de los dirigentes locales de Morena por darle al nuevo partido una identidad propia, diferente a la de ser una franquicia más al servicio del monrealismo; si ello ocurre puede entusiasmar a un gran número de ciudadanos de izquierda que hoy se mantienen pasivos por diferentes razones, y resultar la gran sorpresa del proceso electoral.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias