20.8 C
Zacatecas
sábado, 24 septiembre, 2022
spot_img

La Escuela Preparatoria de la UAZ, breves de la historia 8

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Juan Manuel Rivera Juárez •

Concluido el Foro de Reforma de 1971, la Escuela Preparatoria de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), a través de su Director, el Lic. Lázaro Rivera Hernández y su Concejo Técnico, presentaron al Honorable Consejo Universitario (HCU) un anteproyecto de Plan de Estudios para el segundo y tercer semestre del Bachillerato Único de dos años (cuatro semestres), con materias optativas. La propuesta se estructuró partiendo de la consideración básica de que dicho ciclo no era simplemente una extensión de la formación Secundaria, sino que tenía finalidades muy distintas, especialmente formativas de la personalidad, así como algunas específicas para la preparación de ingreso a una carrera profesional. El bachillerato se consideró “Único” para cumplir con la idea fundamental del espíritu universitario; así como para evitar la repulsión que, desde temprana edad, el profesionista en embrión sentía por aquellos que no seguían y no ejercían la misma ocupación. Así mismo, para lograr que el estudiante de preparatoria obtuviera los conceptos universales que lo prepararan para conducirse como ser humano, en plenitud del significado, en el entendido de que una educación integral básica no excluía preferencias tempranas o inclinaciones intuitivas que debían asignarse a materias de carácter optativo. Los argumentos expuestos fueron ampliamente discutidos en el Primer Simposium Sobre Reforma Universitaria.

- Publicidad -

La comunidad preparatoriana estaba convencida de que un plan de estudios consistente requería que las y los estudiantes cursaran las asignaturas básicas para poder formarse plenamente y alcanzar la madurez y estabilidad que les permitieran optar en definitiva por una profesión determinada, lo que se podría alcanzar sólo si se contaba con un preciso conocimiento de los diversos aspectos de la ciencia. En el análisis se consideró que se impartían asignaturas de corte enciclopedista que, más que contribuir al desarrollo integral, lo frenaban y distorsionaban, oscureciendo y minimizando las materias básicas que eran relegadas a una especialización prematura que mutilaba al bachiller. Se pensó que las materias para la conformación de una personalidad plena eran aquellas que se estimaban como centrales, que contribuían a la formación de una visión completa del medio en que habrían de desenvolverse los futuros profesionales, por lo que eran consideradas esenciales y se hacía necesario prescindir de adornos propios del culteranismo y cientificismo.

Con base en estas ideas se estimó que un bachillerato “Único” con esas características no postergaría la incorporación de los estudiantes a las carreras profesionales so pena de atentar contra los requerimientos del desarrollo del país y desalentar la incorporación a la educación superior de los jóvenes de bajos recursos, lo que le daría a la enseñanza universitaria un estatus de exclusividad, contraviniendo los más profundos anhelos democráticos. Al margen de las conclusiones del Simposium, la Escuela Preparatoria en consideración a los acuerdos de Villahermosa, suscritos por las Universidades e Institutos de Educación Superior del país, propuso la creación de salidas laterales exclusivamente en un quinto y sexto semestre. De no realizarlo de esa manera se tendrían que impartir en el tercero y cuarto semestre las salidas laterales con la respectiva saturación en el estudiante en cuanto a tiempo y estudio, proporcionándoles lo mínimo en enseñanza técnica; la otra opción era alargar el bachillerato a tres años, cosa que ya había rechazado el HCU. Al destinar dos semestres para las salidas laterales, se prepararía mejor al estudiante que se decidiera por esa opción y, por otra parte, no se desvirtuaría el espíritu de la enseñanza universitaria.

El plan de estudios propuesto para el primero y segundo semestre fue el siguiente:

Primer semestre: Biología I, Física I, Matemáticas I, Metodología de la Ciencia I, Introducción a las Ciencias Sociales I, Taller de Lectura y Redacción I y Laboratorio de Lengua Extranjera I (inglés o francés).

Segundo semestre: Química I, Física II, Matemáticas II, Metodología de la Ciencia II, Laboratorio de Lengua Extranjera II (inglés o francés).

Se incluían actividades comunes a los dos primeros semestres en orientación vocacional, servicio social y promoción deportiva.

Los últimos semestres se conformaron de cuatro materias generales y dos materias de especialización, de tal manera que las y los estudiantes, como alumnas y alumnos de tiempo completo, ocuparan solamente seis horas de clase aula. Para proporcionar una gama más amplia de posibilidades, se les daba la opción de cursar hasta ocho materias como máximo para cubrir más de un área, siempre y cuando fueran alumnas o alumnos regulares. Por ejemplo: en las áreas de físico-matemáticas y químico-biológicas, la química era común para tres conjuntos de carreras y la física para dos. Entonces el alumno que tomara Medicina Preventiva y Salud Pública, como una materia más, acogiéndose a la opción indicada, contaría con los elementos necesarios para ingresar a las carreras que ofrecían las escuelas de Ingeniería, Ciencias Química, Medicina Humana, Medicina Veterinaria y Odontología.

Tercer semestre:

Materias Generales: Matemáticas III, Problemas Socioeconómicos y Políticos de México, Seminario de Literatura y Sociología.

Materias con Especialización: 

Ciencias Sociales: Introducción a la Economía, Introducción a las Ciencias Jurídicas.

Ciencias Económicas – Administrativas: Introducción a la Economía, Geografía Económica e Introducción a la Administración.

Ciencias Físico – Matemáticas: Física III, Química II.

Ciencias Químico – Biológicas: Física III. Química II, Medicina Preventiva y Salud Pública.

Cuarto semestre:

Materias Generales: Probabilidad y Estadística, Psicología, Ética, Seminario de la Revolución Mexicana.

Materias con Especialización 

Ciencias Sociales: Etimologías Grecolatinas, Geopolítica.

Ciencias Económicas – Administrativas: Matemáticas IV, Geopolítica, Matemáticas Financieras y Prácticas Administrativas.

Ciencias Físico – Matemáticas: Matemáticas IV, Geología y Mineralogía.

Ciencias Químico – Biológicas: Matemáticas IV, Bioquímica y Anatomía y Fisiología. 

Al concluir sus estudios preparatorianos la alumna o alumno podrían obtener el Título de Bachiller o Título de Tecnólogo (salida lateral quinto y sexto semetre).

Sé parte de la Unidad Académica de Ciencia y Tecnología de la Luz y la Materia (LUMAT). Informes: http://lumat.uaz.edu.mx/; https://www.facebook.com/LUMAT.UAZ; https://twitter.com/LumatUaz.

*Docente Investigador de la Unidad Académica 

de Ciencia y Tecnología de la Luz y la Materia. LUMAT

[email protected]

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias