20.3 C
Zacatecas
sábado, 20 julio, 2024
spot_img

■ Lo describieron como “un hombre justo e institucional” en los diversos cargos que ocupó

Académicos de la BUAZ rindieron homenaje a Uriel Márquez Valerio

■ Fue un honor haberle conocido en sus diferentes facetas y aprender de él en vida: Rector

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARTÍN CATALÁN LERMA •

Este viernes, autoridades de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), académicos y familiares, rindieron homenaje, de cuerpo presente, a Uriel Márquez Valerio, a quien describieron como “un hombre justo e institucional” en los diversos cargos que ocupó en los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como promotor incansable de la igualdad y de los derechos.

- Publicidad -

Durante el homenaje realizado en el Teatro Fernando Calderón, la historiadora Mariana Terán Fuentes leyó una semblanza en la que lo describió como “un hombre de Estado, un verdadero estadista, un hombre visionario que tuvo la inteligencia, y alta capacidad, de encontrar el justo medio desde su sabiduría y lo que él llamaba el sentido común. Un estadista que logró equilibrios en medio de borrascas, entendimientos en medio de ausencia de diálogo, contención cuando las fuerzas se desbocaban”.

Expuso que el homenajeado ocupó los más altos cargos en los tres Poderes del Estado de Zacatecas, sin embargo, “todos sabemos que él debió de haber ocupado la Rectoría de la Máxima Casa de Estudios. No fue posible por los propios vaivenes insospechados e injustos de la política”.

Conocedor de todos
los temas, erudito
decimonónico, traspasó
el siglo 19 para
convertirse en el sabio
lector del siglo 20: Terán

También comentó que Uriel Márquez Valerio tuvo una obsesión: “llenar todos los retículos de todos los libros, de toda la literatura, de toda la historia, de toda la jurisprudencia. Un lector incansable porque el mundo no se le presentó en una sola bocanada; el mundo, su mundo, se manifestó en historias, narraciones, interpretaciones en distintos tiempos, y con diferentes vocaciones. Conocedor de todos los temas, erudito decimonónico, traspasó el siglo 19 para convertirse en el sabio lector del siglo 20”.

Finalmente, Terán Fuentes expresó que, este 19 de mayo, se honra “a un hombre que pensó en la complejidad de la relación entre derecho y justicia; en la inextricable relación entre historia y literatura; en la ferviente y amorosa manera de concebirse universitario y, al mismo tiempo, hombre de Estado”.

Por su parte, el Rector Rubén Ibarra Reyes afirmó que Márquez Valerio fue “un hombre recto digno de admiración, un gran padre, hermano, abuelo y esposo, que tuvo la dicha de no sólo tener realizaciones en el sentido familiar, sino que fue un gran universitario y un ser que se desempeñó como funcionario de los tres órganos de gobierno y quien trasciende dejando un importante legado”.

Dejó este mundo con
una sonrisa, tranquilidad,
y de la mano de su
compañera de vida,
su esposa

“Mis más grandes condolencias con respeto, en estos tristes momentos, a toda su familia, a sus hijos, nietos y seres queridos, los acompaño en estos momentos complicados. Tenemos tanto que decir de don Uriel, pues se marcó un antes y un después en la Universidad, en el estado y en México, que se quedan en la memoria de quienes tuvimos la oportunidad de tenerlo como amigo; recordamos y rendimos homenaje al gran docente, funcionario y amigo que fue Uriel Márquez Valerio, fue un honor haberle conocido en sus diferentes facetas y aprender de él en vida, deja huella en la Unidad Académica de Derecho y Economía, siendo director y, de esta última, fundador”.

Además, dijo que fue un luchador que tuvo la visión de llevar la educación a la juventud, además de que fue un promotor incansable de la igualdad y la defensa de los derechos, de forma que la vida y obra de Uriel Márquez Valerio se expresa en su legado, que se queda en todos los que tuvieron la dicha de ser sus alumnos, afirmó el Rector. 

A nombre de la familia intervino su hijo, Uriel Márquez Cristerna, quien agradeció a la Universidad por reconocer la obra y legado de quien, en vida, fuera su más grande guía en todos los rubros.

Indicó que la muerte de su padre fue inesperada, pues días antes realizó sus actividades cotidianas con normalidad, pero en sus últimos momentos se mantuvo tranquilo e incluso bromeando: dejó este mundo con una sonrisa, tranquilidad, y de la mano de su compañera de vida, su esposa”.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -