31.4 C
Zacatecas
miércoles, 22 mayo, 2024
spot_img

 El filósofo y el eclipse

Más Leídas

- Publicidad -

Por: DAVID VALERIO MIRANDA •

La Gualdra 617 / Eclipses/ Filosofía

- Publicidad -

 

El eclipse solar que se suscitó el pasado 8 de abril fue un evento natural que alcanzó escalas mediáticas nacionales e internacionales. El hecho de que en nuestro país no se hubiera visto un fenómeno similar desde hace poco más de treinta años incentivó la curiosidad, la cobertura y hasta el júbilo por la admiración de esta manifestación natural. La cobertura por medio de las redes sociales también fue inédita y a la vez permitió constatar cómo se vivió en los diferentes lugares que se pudo apreciar; flujo de información que enriqueció más el ambiente para los amantes de la astronomía, como para los curiosos y las personas comunes que decidieron darse el tiempo para disfrutar del espectacular hecho histórico, en algunos casos hubo quienes hasta se tomaron el día del trabajo y de las escuelas.

La experiencia se percibió de diferentes maneras aun con la cercanía geográfica de algunos lugares, por ejemplo, no fue lo mismo como lo apreciamos aquí en Zacatecas que como se vivió en Durango, donde la gente concentrada en el centro histórico gritó en conjunto jubilosa por la admiración y emoción de presenciar el clímax del fenómeno; o en Mazatlán, Sinaloa, donde la belleza de la penumbra inundó la playa oscureciendo en su totalidad el día, ofreciendo así un maravilloso e inigualable espectáculo.

Todo esto me hizo recordar un vínculo, que pareciera inexistente, entre la filosofía y los eclipses en general. Heródoto de Halicarnaso (484 a. C.- 425 a. C) considerado el primer historiador o el padre de la historia en su obra Los nueve libros de Historia, en el libro primero, párrafo LXXIV, habla sobre la guerra entre dos pueblos griegos, los lidios y los medos, y de las diferentes batallas que se dieron refiriendo una en particular cuando “en el año sexto de la guerra en que ambas naciones proseguían con igual suceso, en medio de la batalla misma se les convirtió el día repentinamente en noche; mutación que Tales de Mileto había predicho a los jonios, fijando el término de ella [la guerra], en aquel mismo año que sucedió”. 

Heródoto refiere una de las predicciones más antiguas sobre un eclipse en la historia occidental, cálculo que fue hecho por el que también se considera el primer filósofo o el padre de la filosofía: Tales de Mileto (624 a.- 546 a. C). En los antiguos filósofos la capacidad de admiración era fundamental para la búsqueda de la sabiduría, su curiosidad era tan vívida que desarrollaron diferentes campos del saber como la astronomía, las matemáticas, la biología, por mencionar algunos. En el contexto capitalista moderno actual la capacidad de asombro parece mermar y cubrirse mediante el velo de la ignorancia o la indiferencia, no obstante, la congregación ante el eclipse de este año y esta anécdota nos invitan a reivindicar dicha capacidad de asombro tan propia del ser humano como la que tuvo el filósofo Tales de Mileto y su predicción del eclipse.

 

Twitter: @ValerioMirand 

 

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -