16.8 C
Zacatecas
miércoles, 10 agosto, 2022
spot_img

García Luna se presenta como «heroico» combatiente antinarcóticos

Más Leídas

- Publicidad -

Por: La Jornada •

Nueva York. Los abogados defensores de Genaro García Luna solicitaron que el juez rechace evidencia “irrelevante” y sin credibilidad de dos testigos – un informante en la misma prisión y una periodista mexicana – que los fiscales desean incluir en un eventual juicio del ex secretario de Seguridad Pública de México programado para octubre.

- Publicidad -

El equipo de abogados defensores encabezados por César de Castro argumentan que permitir esta evidencia en el juicio tendría un “impacto de prejuicio” entre el jurado ya que “su único propósito es intentar demostrar el carácter malo del señor García Luna”.

Al refutar la credibilidad de lo que los fiscales presentaron como un “informante” dentro de la prisión sin identificarlo que podía demostrar que García Luna estaba interesado en aceptar la ayuda de integrantes de la mafia rusa para intimidar a posibles testigos en su contra, los abogados defensores revelan que se trata de un tal Ruslan Mirvi quien estaba encarcelado en la celda adjunta por ser un pornógrafo infantil.

Según la defensa, Mirvi ofreció colaborar con los fiscales en obtener evidencia de que García Luna era capaz de buscar intimidar a testigos potenciales a cambio de una reducción de la larga condena que le esperaba. El gobierno le puso un micrófono oculto que grabó mas de 500 horas de conversaciones entre los dos reos, pero la defensa argumenta que sólo hay dos minutos donde parece que Mirvi logra que García Luna hiciera algún comentario con que se incrimine, y que ese fragmento no contiene evidencia de que su cliente tenia la intención de buscar apoyo para intimidar a testigos.

En torno a la evidencia de una segunda testigo no identificada que los fiscales desean usar para demostrar que Garcia Luna tiene un historial de amenazar a periodistas, la defensa supone que se trata de Anabel Hernández, cuya acusación de que fue amenazada por alguien a nombre de García Luna “ha sido investigada y descartada como no creíble”.

En la petición al juez, la defensa acusa que Hernandez empezó a escribir sobre García Luna en un libro en el 2007 y “ha continuado su vendetta personal en la prensa durante años”. Agrega que Hernández “ha estado acusando a los líderes del gobierno mexicano de trabajar por los cárteles durante múltiples administraciones” hasta hoy día.

Escriben que “despues de que Hernández afirmó que el actual presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido están apoyando al Cartel de Sinaloa, la senadora mexicana Citlalli Hernández describió el trabajo de Anabel Hernández como ‘escribiendo chismes sin rigor’”.

Más aun, acusan que la integridad del trabajo de Hernández ha sido cuestionado múltiples veces, incluso en demandas por difamación (citan una nota de La Jornada informando de la denuncia contra la periodista por Jorge Carpizo en 2012) y que esta periodista ha usado la supuesta amenaza para promocionar sus libros tanto en México como en el extranjero.

En conclusión, la defensa afirma que las acusaciones de los fiscales “de intimidación de testigos y amenazas contra Hernández carecen de sustancia, no son creíbles, y son intentos transparentes del gobierno para perjudicar al jurado en contra del señor García Luna”, y por lo tanto deben ser descartados por el juez federal Brian Cogan, encargado del caso contra García Luna.

Héroe y aliado estadunidense

Como parte de su respuesta en el documento presentado ante el tribunal, la defensa incluyó lo que seguramente será parte de su narrativa en un eventual juicio ofreciendo una biografía de la supuesta carrera estelar y sin manchas de su cliente como funcionario publico dedicado a la seguridad pública desde 1989 a 2012, resaltando su relación amplia y de alto nivel con contrapartes y políticos estadunidenses.

Informaron que como secretario de Seguridad Pública, García Luna fue brindado apoyo personal y elogios de algunos de los mas altos funcionarios estadunidenses y también prominentes legisladores, algunos de los cuales fueron a México para reunirse con el, entre ellos Hillary Clinton, Robert Muller (jefe del FBI), Eric Holder (Procurador General), entre otros.

“El Sr. García Luna se volvió la cara de la guerra” antinarcóticos lanzada por Felipe Calderón, escriben, y con asistencia de Estados Unidos, el acusado encabezo el combate contra los carteles, y en particular El Chapo. Subrayan que fue durante este tiempo que fue arrestado y extraditado a Estados Unidos Jesús Zambada, quien califican como el “principal testigo” de los fiscales estadunidenses en el caso actual contra García Luna.

Garcia Luna fue arrestado en Dallas y trasladado a Nueva York en diciembre del 2019 acusado por las autoridades estadunidenses de que entre el 2001 y el 2012 brindo asistencia al Cártel de Sinaloa a cambio de sobornos de decenas de millones de dólares. Su juicio está programado para el 24 de octubre ante el Tribunal Federal de Distrito del Este en Brooklyn, Nueva York – el mismo lugar y juez donde se realizó el juicio de El Chapo.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias