9.2 C
Zacatecas
jueves, 8 diciembre, 2022
spot_img

The Batman, de Matt Reeves

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ADOLFO NÚÑEZ J. •

La Gualdra 518 / Cine

- Publicidad -

No es nada nuevo señalar que, en el cine comercial moderno, las películas más populares y rentables son las de superhéroes. Todos los años se estrenan distintas producciones de grandes estudios con un conjunto de personajes de características heroicas que forman parte de un universo fílmico enorme que crece con cada nueva cinta.

Estas superproducciones han logrado capturar el gusto de las grandes audiencias, por su contenido ligero, entretenido y accesible. Si bien dichos filmes cumplen con tener buenos valores de producción, en la mayoría de los casos son proyectos que carecen de algún tipo de innovación u originalidad dentro del medio cinematográfico, al seguir siempre la misma fórmula narrativa y de tono.

En años recientes han sido muy pocas las películas que han logrado distanciarse de este subgénero con audacia y originalidad. Cintas como Logan (2017), o Spider-Man: Into the Spider-Verse (2018), son ejemplos de producciones en las que sus realizadores consiguieron plasmar sus respectivas visiones con creatividad e ingenio. 

A este tipo de anomalías se puede sumar el caso de The Batman (2022), la nueva película del cineasta Matt Reeves (Cloverfield, 2008; War for the Planet of the Apes, 2017) y la más reciente adaptación al cine del icónico justiciero de DC Comics, creado por Bob Kane. Mientras que otras producciones de este subgénero enfocan su atención en una maraña de personajes y referencias de una misma franquicia, la cinta de Reeves tiene una mirada individual y autosuficiente, que surge a partir del interés del director hacia otros géneros, ligados a las historias de misterio y detectives.

Esta nueva aventura del hombre murciélago se encuentra más en la vena del cine negro, con claras influencias de películas de crimen clásicas como The French Connection (1971) de William Friedkin, Chinatown (1974) de Roman Polanski, y hasta Taxi Driver (1976), de Martin Scorsese. 

También cuenta con elementos del thriller policial cercanos a la obra de David Fincher, en específico de cintas como Se7en (1995) y Zodiac (2007). Reeves no imita estas obras ni elabora pastiches baratos de ellas, únicamente toma elementos de estas para enriquecer su propio filme de manera auténtica.

En el plano actoral destacan dos interpretaciones: por un lado, el interesante trabajo de Robert Pattinson en el papel protagónico, otorgando un Batman sumamente oscuro, violento y más humano que los anteriores. En contraparte, el rol antagónico corre a cargo de Paul Dano como El Acertijo, en la versión más psicótica y peligrosa del personaje hasta el momento.

La cinta también brilla por el estupendo trabajo de fotografía de Greig Fraser, cuyas composiciones y su juego de claroscuros, además de enriquecer la trama, también le aportan una estética única. Algo similar ocurre con la maravillosa banda sonora de Michael Giacchino, repleta de inquietantes y novedosas composiciones que van acordes a la nueva identidad del personaje.

Dentro de toda su innovación y propuesta, The Batman es una cinta que no evita las temáticas sobre actos inspiradores, tan recurrentes en el subgénero, ni sus arquetipos sobre el heroísmo. Lo interesante aquí es notar cómo se van desarrollando dentro del arco del protagonista, siempre de manera orgánica, sin grandilocuencias ni sentimentalismos. Al final, la obra de Matt Reeves es la ambiciosa y creativa prueba de que aún puede haber otro tipo de películas de superhéroes, que no tienen por qué sentirse sin alma ni hechas casi por automático.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la-gualdra-518

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img