21.8 C
Zacatecas
domingo, 2 octubre, 2022
spot_img

Derechos y libertades de las mujeres: el déficit civilizatorio

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAYMUNDO CÁRDENAS VARGAS •

Los temas de género han ido creciendo y complejizándose. Al inicio las preocupaciones de la explotación laboral y el derecho fundamental a obtener educación, fueron las banderas básicas. Pero después de ciertos avances, las banderas se multiplicaron: todas las libertades políticas, los derechos sociales y los reiterados fenómenos de discriminación. Una primerísima libertad es el derecho de ser dueñas de su propio cuerpo, lo cual levantó la exigencia al derecho de interrumpir el embarazo (antes de las 12 semanas), pero que sólo en el (ex) Distrito Federal se ha establecido. En el resto del país se vive el atraso absoluto en esta materia legislativa. En la Ciudad de México se practican aproximadamente 150 mil interrupciones que ya gozan de las garantías sanitarias para que las mujeres no pongan su vida en riesgo al hacerlo en forma oculta.

- Publicidad -

Otro tema delicado en la agenda de género es la violencia contra la mujer. La violencia ejercida contra la mujer se refiere a todo acto, acción o conducta de maltrato física, simbólica o psicológica. Y está en todas las dimensiones vitales: en el hogar y la vida íntima, los espacios laborales o escolares, en el noviazgo, en toda relación donde existan dispositivos de poder de por medio, y los casos extremos de violencia criminal por motivos de género (feminicidio). Gracias a la acción decidida de las organizaciones de mujeres se ha logrado avanzar en declaraciones y legislación contra todos estos tipos de violencia. Nada ha sido sin lucha y participación. Nada ha sido un regalo, sino que se ha tratado de verdaderas conquistas. Hasta aspectos de la vida íntima que parecía que eran inabordables, como el caso de violación dentro del matrimonio, se han logrado visibilizar.

El caso de la violencia económica manifiesta la naturaleza de todas las violencias: actos de dominación. La ENDIREH nos dice que  en el estado de Zacatecas el 60.0 por ciento de las casadas o unidas han vivido algún episodio de violencia económica. Y de la emocional, la misma fuente reporta que 88 por ciento de las mujeres casadas la han recibido; y el 18 por ciento ha recibido agresiones de extrema gravedad. Los estudios han arrojado que hay factores asociados a la violencia, y por tanto, ahí están las claves para evitar su ocurrencia: educación e ingresos de la mujer. Es decir, una mujer con ingresos propios y educada es menos susceptible de ser objeto de violencias que una mujer dependiente y con baja escolaridad. Luego entonces, la universalización de los derechos sociales para las mujeres que las haga independientes y educadas es una manera efectiva de resolver efectivamente esa lacra de las violencias. Las organizaciones feministas y de derechos humanos, aparte de visibilizar toda esta problemática, deben activar la consciencia de toda la sociedad para obligar al Estado a generar políticas públicas para sentar las condiciones sociales que son, al mismo tiempo, los factores de riesgo de violencia y dominación contra las mujeres. Sin erradicar estos trastornos, no podemos llamarnos civilizados.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias