14.2 C
Zacatecas
domingo, 29 enero, 2023
spot_img

Buenas noticias para la República desde la SCJN

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Carlos Eduardo Torres Muñoz •

Parafraseo al Maestro José Roldán Xolpa en el título de este artículo, refiriéndome, como él, a la elección de la ministra Norma Lucía Piña Hernández como primera mujer que preside la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Y aunque el solo hecho de lo que acabamos de referir es una buena noticia por su significado mismo, también lo es el perfil público de la hoy presidenta del máximo tribunal del país. La jueza Piña Hernández llega a la cúspide de una carrera judicial que ha desarrollado por décadas, lo que a su vez la dota de la experiencia que significa la toma de decisiones desde su campo, un campo, que parece minado en estos tiempos, en los que el retorno de un Ejecutivo fuerte, empoderado y popular, pone a los poderes contramayoritarios (el más importante, la propia Suprema Corte de Justicia), en condiciones sumamente complejas para su labor. En tiempos de democracia compleja, desde el servicio público, la solución se encuentra en el profesionalismo, la ética y la experiencia. La larga trayectoria de la primera presidenta de la Corte, nos permite confiar en un cuatrienio que enfrentará el desafío de tomar distancia, como corresponde, del proyecto político gobernante, sin perder en ello la confianza, sino ganándola a través de la práctica del valor que compete por naturaleza misma al Poder Judicial: la imparcialidad e independencia.

- Publicidad -

De esto, y de su experiencia en lo que hace al trabajo en órganos colegiados, habla en su plan de trabajo al exponer que trabajará en la búsqueda de mayorías, dejando de lado su propia visión, así como de la importancia que tiene la independencia del Poder que ahora encabeza para la recuperación de la confianza ciudadana. En su Plan de Trabajo, se puede leer: La independencia judicial permanece en la percepción de gran parte de la ciudadanía como hueca, distante, acotada a una estricta cuestión organizacional, presupuestal y estructural propia de la división de poderes. Para demostrar la importancia de la independencia judicial en la vida de las y los mexicanos es fundamental desintegrar la elaborada construcción que rodea al término. La independencia judicial es indispensable para resolver conflictos entre los poderes públicos. Al mismo tiempo, irradia las relaciones entre particulares, define el ejercicio de nuestros derechos y, sobre todo, contribuye a la pacificación social.  La recuperación de la confianza social en el sistema de impartición de justicia pasa, inevitablemente, por el reposicionamiento de la independencia judicial como la base a partir de la cual las y los jueces damos cumplimiento a las demandas de las personas justiciables. La pérdida de la independencia judicial no sólo afecta a los integrantes de la judicatura, sino que repercute en el equilibrio de los poderes al vulnerar las libertades y los derechos humanos de las personas (1).

En el mismo documento que acabamos de citar, la ministra presidenta, contempla un sendo apartado en lo que se refiere al combate a la corrupción, desde la plena aplicación de los elementos del Sistema Nacional Anticorrupción, abarcando en ello al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, hasta la adecuación del procedimiento de responsabilidades administrativas, pasando por la prevención y un nuevo Código de Ética. 

Hay que decirlo, aunque pareciera obvio: el fortalecimiento del Poder Judicial, a través de la autonomía, independencia, imparcialidad, profesionalismo, capacidad, ética y la transparencia, son sin duda buenas noticias para la república, partiendo por las personas, pero sin lugar a dudas también para los otros actores de la vida constitucional, jurídica y política de nuestro país, desde el Legislativo, hasta las entidades federativas, los órganos autónomos y por supuesto, el propio Poder Ejecutivo, que podrá confiar en que sus proyectos se ajustan a la legalidad y constitucionalidad propias de un Estado de Derecho, sin el cual, otra verdad de Perogrullo necesaria, la justicia no puede ser. El Estado de Derecho y la justicia, nos benefician a todos, pero en un contexto de desigualdad, protegen a los más pobres.

  • Disponible en: https://www.scjn.gob.mx/candidatas-y-candidatos-a-la-presidencia-scjn-cjf/pdf/proyecto-ministra-norma-lucia-pina-hernandez.pdf

@CarlosETorres_ 

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img