10.2 C
Zacatecas
jueves, 9 diciembre, 2021

Las dos Morenas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: GABRIEL CONTRERAS VELÁZQUEZ •

Los “viejos agravios” guían la vida de la Regeneración Nacional. Concluido el proceso electoral de julio del 2018 las divisiones internas regresaron a la lógica de camarillas. Existen muchas Morenas en la Cuarta Transformación, y cada una crea su propia nomenclatura y se enfrenta a las otras para obtener la hegemonía del movimiento.
Andrés Manuel López Obrador es un testigo silencioso, pero no por ello menos activo. Observa los desplazamientos y los lances entre unos y otros. Los deja correr en carriles paralelos y estira las ligas sin tensarlas demasiado. Hace constantes llamados a la unidad y reconoce que incluso dentro de su gobierno existen fuertes diferencias.
Dentro del clima electoral en la elección a gobernador en el estado de Puebla, las prioridades del presidente son latentes: llevar a Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta al gobierno “usurpado” por la expareja Rafael Moreno Valle Rosas – Martha Erika Alonso Hidalgo. La excepción: no romper con el senador Alejandro Armenta Mier, que ha amenazado llevarse sus votos al PAN.
Alentado por el coordinador de la bancada de Morena en la Cámara Alta, Armenta Mier entró a la disputa de la candidatura oficialista exigiendo careos en encuestas, como forma de combatir el dedazo desde Palacio Nacional. En el partido de López Obrador accedieron a los sondeos y mostraron que los números, únicamente en nivel de conocimiento, daban ventaja a Barbosa.
Las mismas condiciones de ruptura prevalecieron en la elección de candidatura la alcaldía de Tijuana, donde Jaime Martínez Veloz primero promovió un procedimiento interno en la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia en Morena, y luego ante el tribunal electoral federal, por considerar que el mecanismo de selección de aspirantes estaba sesgado.
En Aguascalientes el panorama no fue menor. Con fe de erratas de por medio, el Grupo Zacatecas logró que la Comisión Nacional de Elecciones incluyera a Eulogio Monreal Ávila en la contienda por la capital hidrocálida. No es el único favorito de entre la familia fresnillense, el empresario Arturo Ávila Anaya (dueño de IBN Industrias Militares) se apunta como el caballo negro de los Monreal.
Esta lucha por definir quiénes ostentan el poder del partido del presidente, y quiénes desafían al Ejecutivo desde su propio partido, reedita el distanciamiento entre Ricardo Monreal Ávila y el círculo rojo de López Obrador después de que el exgobernador de Zacatecas intentara, sin éxito, abandonar el proyecto de la Cuarta Transformación al negársele la candidatura al gobierno de la Ciudad de México.
Ese es el agravio medular y el que motiva el quiebre temprano en las filas morenistas. Claudia Sheinbaum Pardo y Marcelo Luis Ebrard Casaubón viven a la sombra del caudillo, amparo con el que no cuenta Ricardo Monreal, razón por la cual el fresnillense se ha lanzado en una campaña temprana por dividir a la Regeneración Nacional en dos grandes frentes: el dogmático y el pragmático.
La naturaleza política de “El Chamuco” lo lleva a encabezar la corriente pragmática o de “los sabandijas/chapulines”, mientras que el gusto por el control absoluto -ese que nunca cuestionó Ricardo, pues López Obrador no representaba un obstáculo en sus aspiraciones- permanece del lado de “los estalinistas” conducidos por el presidente de la república a través de Yeidckol Polevnsky.
Con el disfraz de una “rebelión” que busca lograr controles más laxos en Morena, abrir las puertas del partido y abogar por la inclusión (siempre y cuando obedezca a la causa de Ricardo al 2024), en los hechos el coordinador de senadores dinamita parte del futuro político de la Cuarta Transformación en contra del propio Andrés Manuel López Obrador.
El fresnillense mira con detenimiento el número de frentes que ha abierto el presidente en apenas unos meses del mandato. Debido a que la nomenclatura cercana a López no ofrece salidas plausibles a las decisiones a raja tabla del Ejecutivo, Ricardo busca apropiarse del papel de conciliador (excepto con los banqueros, donde su apuesta fue la desestabilización temprana).
La “mano suave” de la Cuarta Transformación en cada decisión mira por la sucesión presidencial de donde fue excluido. En este espacio se ha insistido que una supuesta reelección de López Obrador tendría que pasar primero por el tamiz de la Regeneración Nacional. Efectivamente, Ricardo Monreal sería el primer anticuerpo en atacar, por interés propio, la intentona.
La lucha por el poder en Morena se ha extendido a la renovación de la dirigencia nacional y local. En ambas, Ricardo busca llevar a sus alfiles Eldaa Catalina Monreal Pérez y Alejandro Rojas Díaz Durán a las posiciones que disputen el control absoluto de López Obrador y den paso al poder mayoritario del fresnillense.
¿De qué manera el forcejeo frontal entre Ricardo y Yeidckol haría daño a la campaña de David Monreal Ávila? Recordemos que el candidato derrotado arriba a la Coordinación de Ganadería como negociación secundaria. La titularidad de la Secretaría de Agricultura que pedía David a Andrés Manuel nunca llegó.

- Publicidad -

Twitter: @GabrielConV

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias

Quiero suscribirme
1
Recibe las noticias en Whatsapp
Hola 👋
Recuerda que ahora puedes suscribirte para recibir las noticias más destacadas en tu Whatsapp